sábado, 17 de enero de 2009

La Iglesia de El Salvador

Alrededor de 1145 una tremenda tormenta pilló por sorpresa a la reina Doña Berenguela de Barcelona, esposa del rey Alfonso VII de Castilla, por las calles de Toledo. La tempestad arreciaba tanto que hubo de guarecerse en la que entonces era la principal mezquita de Toledo (tras la conversión de la mezquita mayor en catedral tras la conquista de Alfonso VI), y, presa del pánico, allí se encomendó a Dios, cesando rápidamente la tormenta. Por esta razón propuso al rey convertir la mezquita en iglesia bajo la advocación de El Salvador.
Esto es al menos lo que la tradición oral y escrita ha transmitido de generación en generación, y parece que puede tener muchos visos de verosimilitud tras el hallazgo que en 1893 hiciera Don Francisco de Codera y Zaidín al traducir una inscripción aparecida al restaurar la Capilla de Santa Catalina de esta iglesia, propiedad del Conde de Cedillo, y que según él decía:

«En el nombre de Alá, el clemente, el misericordioso, se levantó este palacio (ó galería) con la alabanza y protección de Alá? bajo la dirección? de los dos empleados de la obra pía (de los legados piadosos), los dos directores, Abderrahmán ben Mohamad ben Alberola y Káçim ben Cahlán en el mes de racheb del año 432 (11 de Septiembre de 1040 á 30 de Agosto de 1041); compadézcase Alá del legatario (del que destina esto á usos piadosos), del que cuide ó tome parte en su obra, del que en él haga la oración y del que lea en él: amen, oh señor del universo: y bendiga Alá á Mahoma, el último de los profetas, y concéda(le la paz).»


Inscripción árabe de la iglesia de El Salvador a inicios del siglo XX

Este hallazgo confirmaba que el edificio fue mezquita antes que iglesia según decía esa tradición, y si a ello se le suma el dato documental de 1159 (10 años después de la muerte de Berenguela) que dice que "prisieron christianos la Eglesia de San Salvador de moros el día de San Juan Baptista", pues parece posible que esa tradición sea verdadera, máxime teniendo en cuenta la poca pasión que Berenguela sentía por los musulmanes tras el ataque almorávide a Toledo en 1139 que la obligó a situarse con sus damas en la muralla, desde donde reprochó a los musulmanes atacar una ciudad defendida por mujeres cuando los hombres habían marchado a la batalla que almorávides y cristianos libraban en el Castillo de Oreja. Desde entonces, esta parte de la muralla, situada junto a la Puerta de Bisagra es conocida como Torres de la Reina en honor a este valeroso gesto de la joven reina (23 años).
Pero volviendo a la Iglesia de El Salvador, decir que son otros muchos restos los que indican su pasado islámico y, aún más, visigodo e incluso tardorromano. En ella se encuentran bellísmimos restos, especialmente visigóticos, entre los que destaca una maravillosa pilastra labrada y varias cenefas de adornos que los musulmanes colocaron en el alminar de la mezquita.
Tras la transformación en iglesia se construyeron varias capillas, si bien el incendio declarado en 1822 destruyó gran parte del templo, quedando sin afectar demasiado tan solo la mencionada capilla de Santa Catalina, construida en 1498.
En época barroca se añadió la terminación de la torre y se procedió al enfoscado de la base de la misma, ocultando los restos visigóticos. Así es como fue fotografiada por los primeros fotógrafos:
Iglesia de El Salvador a inicios del Siglo XX. Foto Alsina
Iglesia de El Salvador de Toledo a principios del siglo XX
Iglesia de El Salvador de Toledo a principios del siglo XX.
Iglesia de El Salvador de Toledo hacia 1927. Foto Grafos

Como véis, en la torre figuraba una lápida de homenaje a Francisco de Rojas Zorrilla, bautizado allí:
Placa a Rojas en la Iglesia de El Salvador a principios del siglo XX. Archivo Rodríguez
Iglesia de El Salvador (Toledo) a principios del siglo XX. Archivo Rodríguez

Dicha lápida fue colocada el 4 de octubre de 1907, siendo alcalde don José Benegas. Las siguientes fotografías muestran aquel acontecimiento:
Acto de homenaje a Francisco Rojas Zorrilla el 4 de octubre de 1907 en la Iglesia de El Salvador. Foto Blanco y Negro (13-10-1907)
Descubrimiento de la placa en honor a Francisco Rojas Zorrilla el 4 de octubre de 1907 en la Iglesia de El Salvador. Foto Blanco y Negro (13-10-1907)
Descubrimiento de la placa en honor a Francisco Rojas Zorrilla el 4 de octubre de 1907 en la Iglesia de El Salvador. Foto Blanco y Negro (13-10-1907)

El interior de la iglesia también fue pronto fotografiado:
Interior de la Iglesia de El Salvador de Toledo a principios del siglo XX. Archivo Rodríguez
Capilla de Santa Catalina de la Iglesia de El Salvador de Toledo. Foto Hauser y Menet
Capilla de Santa Catalina de la Iglesia de El Salvador a inicios del siglo XX
Cuadro de Correa de Vivar de la Capilla de Santa Catalina de la Iglesia de El Salvador a inicios del siglo XX. Ateneo de Madrid
Capilla de Santa Catalina de la Iglesia de El Salvador de Toledo a principios del siglo XX
Pilastra visigótica de la Iglesia de El Salvador de Toledo a principios del siglo XX. Archivo Rodríguez
Iglesia de El Salvador de Toledo hacia 1918. Foto Thomas
Patio de la Iglesia de El Salvador en 1905

Estas imágenes corresponden al exterior de la Capilla de Santa Catalina:
Iglesia de El Salvador (Capilla de Santa Catalina) a principios del siglo XX. Archivo Rodríguez
Iglesia de El Salvador (Toledo) a principios del siglo XX. Fotografía de Loty

Cómo no, mi abuelo Eduardo Butragueño Bueno también la fotografió:
El Salvador y San Marcos (1-12-69). Fotografía de Eduardo Butragueño Bueno

Pero esta iglesia sigue en pleno siglo XXI deparándonos agradables sorpresas: las obras de rehabilitación que está efectuando el Consorcio han permitido liberar un flanco del antiguo alminar tapado por las reformas medievales y barrocas, y tal como era previsible han aparecido bellísimos restos visigóticos que completan la cenefa del flanco que da a la plaza. Tras cientos de años ocultos, hoy tenemos el privilegio de volver a verlos:
Torre de la Iglesia de El Salvador de Toledo tras las obras que han liberado un flanco con restos visigóticos
Torre de la Iglesia de El Salvador de Toledo tras las obras que han liberado un flanco con restos visigóticos.

Esperemos que estos venerables restos puedan ser contemplados por muchas generaciones de ahora en adelante.

Enlaces interesantes para saber más:
- Descubrimiento de la inscripción árabe en 1893
- La ornamentación de la Mezquita de El Salvador, por Miguel Gómez García de Marina y Julián García Sánchez de Pedro
- El homenaje de Toledo a Rojas Zorrilla por Antonio Pareja

La Iglesia de El Salvador en Google Maps:

Ver mapa más grande

16 comentarios

Pedro Liñán de Riaza dijo...

Magnifica entrada Eduardo. Esta iglesia es una de mis obsesiones toledanas. No sabes lo que te agradezco estas fotos, muchas de las cuales no conocía y que me apresuro a copiar.

Hay dos postales antiguas de Toledo que me gustan especialmente. Una es un patio de la calle de la Lechuga donde se supone que vivieron unas semanas los hermanos Bécquer. La otra es la de ediciones Menor que has puesto en esta entrada, el patio de la Mezquita del Salvador. Uno de los monumentos menos conocidos por los toledanos. Todos conocen la iglesia, pero este patio, pese a estar en una de las rutas gratuitas del consorcio es muy desconocido. Tienen en común estas dos postales que fotografían al que fue director del Instituto de Toledo (actual palacio Lorenzana) Ventura Reyes, personaje poco conocido actualmente y que necesita una reivindicación. Te dejo aquí por si es de tu interés una fotografía de ese patio en 1905 http://farm4.static.flickr.com/3513/3204997654_5e41ff4c0f_o.jpg

Pedro Liñán de Riaza dijo...

Sobre esta mezquita se puede descargar un artículo bastante interesante.
La ornamentación de la mezquita de El Salvador
Autores: Miguel Gómez García de Marina, Julián García Sánchez de Pedro
Revista Tulaytula: Revista de la Asociación de Amigos del Toledo Islámico, ISSN 1575-653X, Nº. 12, 2005 , pags. 71-91

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2482071

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Mil gracias Pedro!
Incorporada queda

Pedro Liñán de Riaza dijo...

Fotografías del descubrimiento de la placa dedicada Rojas Zorrilla en 1907:

http://www.ayto-toledo.org/archivo/revista/as3/09.pdf

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

No sé cómo agradecerte las aportaciones Pedro...¡eres un crack!
Han quedado debidamente incorporadas. Además ese artículo de Pareja responde una de mis dudas, que se relacionaba con el paradero de la lápida...
Parece ser que pasó a mejor vida...y es una pena. Toledo debe ir saldando muchas deudas con muchos personajes históricos (Urabáyen, Alguacil, Rilke, Juan de Padilla, María Pacheco, Edmundo de Amicis, Juanelo Turriano...la lista es larga). Con Rojas se cumplió temporalmente mientras duró lalápida, aunque también es uno de los mejor parados al tener el principal teatro dedicado a él.
Muchas gracias.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Mi estimado amigo D.Pedro Liñán de Riaza: Es un privilegio contar con comentaristas del blog de Eduardo como usted. A la calidad de cada entrada, para incrementarla más aún, vienen a añadirse los que podríamos llamar "efectos colaterales": Ellos enriquecen cada entrega y van construyendo en torno a cada reportaje fotográfico un microcosmos, como pinceladas de detalle, de ese "toledo olvidado". En esta ocasión es la mención que usted hace a D. Ventura Reyes Prósper, personaje figurante, casi protagonista, en una de esas postales del patio de la Iglesia de San Salvador. No podía pasarme desapercibida esta mención. Era don Ventura, prototipo galdosiano donde los haya, la persona que guió los primeros pasos de mi libro "De árboles en Toledo". Se daba, en efecto, la circunstancia de que un artículo suyo publicado en la Revista Semanal de Arte, "Toledo", con el título "Los viejos árboles de la vetusta Toledo", era la primera y acaso única referencia hasta entonces del asunto en el que yo estaba ya embarcado. Con tal motivo era obligado y de justicia incorporar a mi texto, por breve que fuera, una semblanza biográfica de don Ventura, matemático insigne, naturalista polifacético, catedrático del Instituto toledano, coetáneo de Félix Urabayen y hasta probablemente colega de pupilaje en esa pensión toledana de la Calle de la Lechuga. Así lo hice, y en las páginas 75 a 77 del citado libro se contiene una sucinta reseña de la persona, obra y vivencia toledana de tan singular profesor como persona revestida de extraordinarios valores morales e intelectuales, amén de una peculiar idiosincrasia individual. Tal vez mi modesta aportación de esas páginas fuera el preludio de esa merecida reivindicación que usted, mi buen amigo don Pedro, reclama con toda justicia para el profesor Reyes Prósper. Hay que significar, no obstante, que ya, entre otras, existe una excelente biografía suya, obra del historiador toledano don Jesús Cobos y, por otro lado, que en el ámbito de la cultura extremeña, en razón de su pueblo de origen, (aunque bastante circunstancial, Castuera, Badajoz),ese reconocimiento público de su valor ya le ha sido en cierto modo dispensado. Sería Toledo, con frecuencia tan ingrata en todo, tan tardía en rendir homenajes merecidos, quién estaría cayendo en defecto con uno de sus más ilustres afincados de aquellos años.
Con todo, cuando el olvido todo lo empequeñece y adelgaza,tiene un innegable valor de símbolo su oronda presencia en la postal del patio de la iglesia de El Salvador.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

En mi comentario anterior se ha deslizado un error, corregido en la segunda mención, al referirme a la Iglesia de El Salvador como "Iglesia de San Salvador". Desde luego, a Quien se encomendó Doña Berenguela, aterrorizada en medio de aquella tormenta, era bastante más que santo. De manera que, perdón por el lapsus.

Pedro Liñán de Riaza dijo...

Estimado D. Ricardo, el privilegio es leerle a Vd.

Paseadoras nº: 1, 2, 3 y 4 dijo...

genial blog

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

A propósito de la lápida que conmemoraba el bautismo en esta iglesia del dramaturgo Rojas Zorrilla, viene también a cuento preguntarnos si también recibió aquí las aguas bautismales la reina Juana I de Castilla, Juana la Loca, nacida en nuestra ciudad. A muchas generaciones de toledanos, en ese límite difuso entre la historia y la leyenda, se nos aseguró como cierto este hecho, pero ignoro si la exacta veracidad del mismo cuenta ya con alguna certeza documental y con el visto bueno de los investigadores. Por mucha - y, por supuesto, presunta - que fuera la simpatía de la Reina por la derrotada causa comunera y, en otro sentido, el mérito literario de Rojas Zorrilla para hacerse acreedor al homenaje lapidario, cuesta trabajo pensar que para uno la ciudad recordara su bautismo en esta iglesia y no lo hiciera con Juana I de Castilla.
Seguro que algún sabio de este blog nos aporta alguna explicación.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

Una buena noticia: según me comenta el amigo Luis Cardeña, la placa a Rojas Zorrilla está en el zaguán de la iglesia, aunque más austera, sin el marco que podéis ver an las potografías antiguas.
Algo es algo.

Anónimo dijo...

Hola! Muchas gracias por poner todas estas fotos de San Salvador... Me estaba volviendo loca para encontrarlas y al fin las he conseguido! MUCHAS GRACIAS

Anonimo3 dijo...

Podrían explicarme por que la capilla de santa Catalina está siempre cerrada y no se puede visitar su interior.
¿Existe alguna foto del interior?
Les felicito por el foro

Anónimo dijo...

I seldom leave comments on blog, but I have been to this post which was recommend by my friend, lots of valuable details, thanks again.

aprendiz dijo...

Quizá llegue tarde pero quisiera decir a "Anónimo3 que la capilla de Santa catalina se puede visitar. Para ello hay que ponerse en contacto con los Condes de Cedillo o hablar con las monjas del convento de Santa Úrsula que tienen la llave. Están encantados de enseñarla.

Por cierto: Mi reconocimiento y admiración a D. Eduardo por el maravilloso blog y la oportunidad que nos brinda a los que queremos conocer Toledo, de poderlo hacer.

Carmen C. dijo...

"Pero esta iglesia sigue en pleno siglo XXI deparándonos agradables sorpresas: las obras de rehabilitación que está efectuando el Consorcio han permitido liberar un flanco del antiguo alminar tapado por las reformas medievales y barrocas, y tal como era previsible han aparecido bellísimos restos visigóticos que completan la cenefa del flanco que da a la plaza. Tras cientos de años ocultos, hoy tenemos el privilegio de volver a verlos"

Que desafortunado comentario... Si nos dedicamos a quitar capas a la historia para que salga a la luz lo más antiguo, podríamos quitar la mayoría de coros barrocos de todas las catedrales españolas, porque es un añadido posterior que nos impide visualizar realmente cómo era una catedral gótica en la Edad Media... O quizás podríamos comenzar levantar niveles de la ciudad de Toledo y descubrir el empedrado romano... sólo costaría cargárselo todo.

La historia de un lugar muchas veces está contenida y no visible. Pero si para descubrir un aspecto anterior, ¿se supone que hay que eliminar una etapa del edificio de un plumazo?

¿qué es lo que hace tan inválido al barroco o a las reformas medievales? ¿Qué son más modernos?

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall