sábado, 16 de enero de 2021

Cuando el Tajo era un río de cine: el rodaje de Orgullo y Pasión con Sophia Loren, Cary Grant y Frank Sinatra en 1956

¿Podría alguien imaginar hoy en día que las grandes estrellas del cine de Hollywood se bañaran en el Tajo para rodar escenas de una superproducción? O, yendo más allá, ¿sería hoy posible que algún director de fama internacional pensara que el río Tajo es un escenario idóneo para rodar buena parte de las escenas de acción de su última película? Estas preguntas, que por desgracia hoy se responden solas, tenían en 1956 poco sentido, pues por entonces la situación del Tajo era aún la de un río sin problemas de contaminación en el que el baño era una práctica habitual. Sus aguas, aún limpias y abundantes, sin los fantasmas de los resíduos ni del trasvase que hoy lo maltratan, eran un escenario perfecto para rodar escenas cinematográficas bellas y vistosas para las mejores películas del momento.
Así lo entendió el director Stanley Kramer cuando en el verano de 1956 rodó en el Tajo en Toledo muchas partes de la película The pride and the passion, traducida al castellano como Orgullo y pasión. Fue una de las películas más caras jamás rodadas hasta entonces, con un presupuesto millonario y un reparto de lujo protagonizado por Sophia Loren, Cary Grant y Frank Sinatra. Ahí es nada.
Como se han escrito ríos de tinta sobre esta película, sobre las las peripecias de los actores en aquellos meses, sobre la opinión que Sinatra expresó tanto de aquella España como de su experiencia como actor... no me extenderé en esta entrada en todo ello y os animo a indagar porque encontraréis información realmente interesante sin demasiada dificultad. Lo que sí voy a hacer es mostraros las escenas más toledanas de la película, algo en lo que aún no se ha profundizado y sobre lo que no se ha publicado apenas nada. El protagonista de las escenas de la película rodadas en Toledo y en sus alrededores es sin lugar a dudas el río Tajo. En especial, el río cobra protagonismo tanto en las secuencias en las que el famoso cañón de la película "navega" por sus aguas, como en la célebre escena de la voladura de un pontón que, según el guión de la película, las tropas francesas habían construido.
Hasta la fecha, si bien se sabía que la comitiva de la película con toda su parafernalia había rodado en Toledo e incluso se conocían algunos de los lugares donde pasaron muchas horas (como por ejemplo las casas de la finca Los Lavaderos de Rojas), no se habían identificado en la ciudad los lugares concretos donde se rodaron las escenas. Eso es lo que hoy intentaré en la medida de lo posible aclarar con imágenes de mucha fuerza y belleza que espero que os gusten.
Comenzaré con las fotografías que me cedió mi añorado y querido maestro en la recopilación fotográfica, Luis Alba González, que han sido el principal motivo de esta investigación. Recuerdo, en las largas tardes que pasaba con él viendo fotos, cómo a los dos nos encantaba mirar las fotografías en las que las estrellas de Hollywood de aquel entonces aparecían en escenas o en momentos del rodaje pero de las que no conocíamos la ubicación concreta. Me maravillaba verles ahí, en el agua del Tajo, con la certeza de que era Toledo (así figura en los créditos de las fotos y por ello el gran Luis las compró) y a ambos nos producían una nostalgia infinita: a él porque conoció aquella época y a mí porque sueño con poder volver a ver el Tajo con aguas limpias. Estas son las fotos de las que os hablo:
Sophia Loren y Frank Sinatra en el río Tajo. Colección Personal de Luis Alba Cary Grant en las aguas del Tajo en Toledo en 1957 durante el rodaje de Orgullo y Pasión. Colección Personal de Luis Alba Cary Grant en las aguas del Tajo en Toledo en 1956 durante el rodaje de Orgullo y Pasión. Colección Personal de Luis Alba Movido, como os decía, por esa curiosidad de conocer los emplazamientos concretos del rodaje, me he dedicado a ratos sueltos en los últimos meses a repasar archivos y a mirar con detenimiento la película. Por suerte, dí con algunas escenas en las que, al fondo, pude reconocer la silueta de la ciudad. Fue una gran alegría porque era la prueba de que el rodaje se había desarrollado en Toledo y porque al fin, aunque fuera a lo lejos, el perfil de la vieja urbe castellana podía ya asociarse con la mítica película de Kramer. Estas primeras localizaciones en las que identifiqué la ciudad se corresponden con la secuencia en la que un gran cañón flota en el río:
Cañón en el río Tajo con Toledo al fondo. Fotograma de Orgullo y Pasión. (Rodado en 1956) Cañón en el Tajo con Toledo al fondo. Fotograma de Orgullo y Pasión (rodada en 1956) Como veis, se identifica con claridad que estas escenas fueron rodadas junto a la carretera de La Puebla de Montalbán, aguas abajo de la ciudad. Ello concuerda con los datos que hablaban de la estancia de los protagonistas en la finca de Los Lavaderos, muy próxima a ese lugar. Aunque en el cine no se puede asegurar nada, porque las escenas cambian de ubicación sin que el espectador se dé cuenta, parece claro que estas otras escenas, así como las fotos de la colección de Luis Alba no debieron tomarse muy lejos de ese lugar. La verdad es que fueron cientos los extras contratados para la película y muchos de ellos aún vivirán, por lo que sería genial si alguno de ellos pudiera confirmar la ubicación exacta de estas tomas:
Cary Grant junto al Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión (rodada en 1956) Cary Grant en el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión. Cary Grant en el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión (rodado en 1956) Por suerte, entre el numerosísimo equipo de Stanley Kramer se encontraba un técnico que era un consumado fotógrafo. Me refiero a Ken Danvers, cuyo archivo ayuda también mucho a poder confirmar que Toledo fue el escenario de esas escenas:
Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena un cañón en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Fue el propio Ken Danvers el autor de una serie impagable de fotos en las que se reconoce la ciudad de Toledo a la perfección desde ese mismo emplazamiento junto a la carretera de La Puebla. El valor de estas fotos, además de su belleza, es probar dicha ubicación, pues en la película estas escenas fueron oscurecidas para dar la sensación de ser nocturnas, aunque en realidad se grabaron a plena luz del día en el mes de junio de 1956. Se corresponden con un alarde de efectos especiales en el que Stanley Kramer voló con dinamita real un pontón real construido sobre el Tajo, que ocasionó escenas -también reales- de cierto peligro para los extras, para los actores y para los caballos que participaban en el rodaje. Danvers obtuvo estas fotos que demuestran lo espectacular del despliegue y los efectos de la dinamita:
Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Rodaje de Orgullo y Pasión. Escena de voladura de un puente en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. En la película aparece también un jovencísimo Carlos Larrañaga, que fue fotografiado junto con algunos extras en Toledo por el propio Ken Danvers:
Carlos Larrañaga en el rodaje de Orgullo y Pasión en el Tajo muy cerca de Toledo. Foto de Ken Danvers. Como antes indicaba, la escena de la voladura se oscureció para dar sensación de nocturnidad. Aquí os dejo algunos fotogramas de la película oscurecidos:
Puente sobre el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión. Puente sobre el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión (rodado en 1956) Cary Grant y Carlos Larrañaga. Fotograma de Orgullo y Pasión. Voladura del puente sobre el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión. Puente sobre el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión. Puente sobre el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión. Puente sobre el Tajo. Fotograma de Orgullo y Pasión. Tanto por la belleza del río como por el empleo de dinamita real tengo la impresión de que son escenas sin duda espectaculares e inimaginables hoy en día, ¿verdad?
Durante el rodaje se desplazaron a Toledo y al resto de lugares del rodaje (casi siempre castellanos: Ávila, Oropesa, El Escorial, Chinchón...) algunos de los mejores fotógrafos del momento como Giancolombo, Ernst Haas, Federico Patellani y Ron Harvey. Todos tomaron fotos preciosas de Sophia Loren, y la ubicación de estas fotos (salvo la de Giancolombo en el río, que está confirmado que es Toledo) aún me genera algunas dudas, no siendo seguro que el emplazamiento sea Toledo. ¿Qué os parecen a vosotros, creeis que es Toledo?
Giancolombo retrata a Sophia Loren en el Tajo en Toledo durante el rodaje de Orgullo y pasión en 1956 Orgullo y Pasión. Sophia Loren bebe de un botijo. Foto de Federico Patellani en julio de 1956. Sophia Loren fotografiada por Ron Harvey en 1956 en Toledo ? en el rodaje de Orgullo y Pasión Orgullo y Pasión. Sophia Loren se limpia con el agua de un  botijo. Foto de Federico Patellani en julio de 1956. Orgullo y Pasión. (Foto de Ernst Haas) Extras posan con Sophia Loren. Orgullo y Pasión. Foto de Ernst Haas. Extras posan con Sophia Loren. Orgullo y Pasión. Foto de Ernst Haas. Sophia Loren en una azotea de Toledo durante el rodaje de Orgullo y Pasión en 1956 Sophia Loren en una azotea de Toledo durante el rodaje de Orgullo y Pasión en 1956 Ojalá alguna vez el Tajo pueda volver a acoger el rodaje de una gran película, así como a permitir el baño en sus aguas. Hoy por hoy solo nos da para un filme de terror o para un documental apocalíptico. Para finalizar, os dejo un genial vídeo con escenas del rodaje así como con localizaciones tan toledanas como el Cigarral de Monterrey que es una verdadera delicia:

viernes, 25 de diciembre de 2020

Toledo en la Navidad de 1977 fotografiado por Peter Laurence

El 30 de diciembre de 1977 Peter Laurence conducía de vuelta desde tierras del sur hacia su casa en Alemania cuando decidió detenerse en Toledo para pasar un día en ella, reponer fuerzas y cargarse de esa energía positiva que solo unas pocas ciudades en el mundo son capaces de transmitir.
Han pasado 43 años desde entonces y creo que hoy, día de Navidad de 2020 es el mejor momento para enseñároslas. En esta Navidad tan extraña, tan diferente y tan inconcebible hace solo unos meses, ver estas fotografías me produce una gran emoción personal. A ello también ayuda el hecho de ser 1977 el año en que yo nací, lo que me lleva a pensar que esas estampas navideñas son las primeras que mis ojos vieron con solo 9 meses de vida. Me imagino en un carrito paseando con mis padres y hermanos, con mis abuelos y tíos, en esas mismas calles -hoy semidesiertas- que desde entonces son mi ecosistema vital.
El Toledo de 1977, a la vista de las imágenes, tenía grandes retos por delante. Los edificios del centro presentaban una degradación mucho mayor que la actual (valoremos todo lo conseguido desde entonces) y estaba inmerso en un despoblamiento hacia las nuevas barriadas a un ritmo vertiginoso (por mucho que algunos digan que el turismo es quien ha expulsado a más habitantes del centro, lo cierto es que fue la búsqueda de tipologías de vivienda distintas a las que ofrecía la ciudad medieval lo que provocó ese éxodo) que también por suerte se ha contenido en las últimas décadas. El tráfico en las estrechas calles era bastante caótico y requería guardias urbanos en muchos de los cruces del centro histórico y no era fácil caminar pues los aparcamientos indiscriminados apenas respetaban aceras y espacios mínimos para el peatón.
El repaso al reportaje de Peter Laurence lo voy a comenzar por las escenas más navideñas, como por ejemplo el belén de la Plaza de Zocodover con su árbol de Navidad que se solía colocar junto a él:
Belén en la Plaza de Zocodover de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Belén en la Plaza de Zocodover en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Las fachadas de la Plaza, grises y llenas de desconchones, daban un aspecto un tanto triste al lugar, aunque la presencia todavía del Café Español en la esquina con la calle Ancha proporcionaba vida y señorío a la plaza (pueden intuirse sus luces interiores):
Plaza de Zocodover en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence El estado de conservación de las viviendas en la zona de la Puerta del Cambrón era así de degradado, en contraste con su aspecto actual:
Calle Reyes Católicos junto a la Puerta del Cambrón de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Cerca de allí, el entorno del Monasterio de San Juan de los Reyes presentaba todas las aceras llenas de vehículos aparcados sin control:
Monasterio de San Juan de los Reyes en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence La calle Cervantes -por entonces de subida para los coches- no tenía apenas espacio para los peatones y cualquier esquina se aprovechaba para aparcar:
Calle Cervantes en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence La esquina entre Arco de Palacio y la calle Trinidad, cerca también de Hombre de Palo y Nuncio Viejo, era un lugar tan conflictivo para el tráfico que requería la presencia de un guardia urbano:
Guardia de tráfico en la esquina entre calle Trinidad y Arco de Palacio en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence La enorme iglesia de San Marcos presentaba este triste aspecto, tras la demolición de las casas adosadas a ella, cuando se generó la plaza. En la actualidad es un lugar que acoge el Archivo Municipal y un amplio espacio peatonal:
Iglesia de San Marcos en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Una preciosa vista de la calle Taller del Moro con la Iglesia del Salvador y San Marcos al fondo:
Calle Taller del Moro en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence En esta vista desde la Plaza del Salvador intuimos al fondo en Santo Tomé la masiva presencia de coches, tanto aparcados como circulando:
Calle de Santo Tomé y Plaza del Salvador en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Santo Tomé era, es y será la calle más bonita de la ciudad, aunque reconozco que en este juicio no soy nada imparcial...
Calle de santo Tomé en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Las tiendas de damasquinos y artesanía del barrio fueron visitadas por Laurence y su familia:
Tienda de damasquinos en la Plaza del Conde de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Tienda de artesanía y recuerdos de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Damasquinador trabajando en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Tienda de damasquinos en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Damasquinos en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Espadas de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Aquí vemos un Renault 12 subiendo por la calle Pozo Amargo hacia el ayuntamiento:
Calle del Pozo Amargo en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence El Castillo de San Servando con el Restaurante La Cubana a sus pies:
Castillo de san Servando en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence El Paseo de Recaredo, en una estampa muy bella, poco después de haberse ejecutado la obra que suprimió el paso superior, con túnel bajo él, enfrente de la Puerta Vieja de Bisagra:
Paseo de Recaredo  en Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Algunas estampas en el acceso a la ciudad por la carretera de Madrid:
Entrada a Toledo por la carretera de Madrid el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Carretera de Madrid muy cerca de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence La Academia de Infantería con sus jardines, en los que hoy esos mismos árboles presentan un porte mucho mayor tras 43 años de cuidados:
Academia de Infantería vista desde el Alcázar de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence La Catedral, siempre tan bella:
Catedral de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence El Alcázar:
Alcázar de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Patio del Alcázar de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Patio del Alcázar de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Despacho de Moscardó en el Alcázar de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Alcázar de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Alcázar de Toledo el 30 de diciembre de 1977. Fotografía de Peter Laurence Con mis mejores deseos en estas fechas especiales, con la esperanza de poder superar pronto y juntos esta maldita pandemia, solo me queda agradecer a Peter Laurence la cesión de estas fotos y a Isaac Solano haberme puesto sobre la pista. Cuidaos mucho y cuidad a los vuestros. ¡Feliz Navidad y Feliz 2021!
© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall