sábado, 19 de junio de 2021

Toledo en los años 20 fotografiado por Daniel Dufol Álvarez

El militar Daniel Dufol Álvarez nació en 1881, hijo del también militar Vicente Dufol Navarro y de Francisca Álvarez Royo. Estudió en la Academia Militar de Infantería en Toledo en el año 1900 dentro de la 7ª promoción. No sabemos demasiados detalles sobre su vida personal, salvo que contrajo matrimonio con Virginia Abad Escobar en la Catedral de Jaca en 1911 siendo ya Capitán de Infantería y estando destinado en el "Regimiento de Infantería Galicia" en dicha ciudad. El matrimonio tuvo dos hijos: José y María Concepción. Daniel Dufol estuvo destinado en Mahón y en África. Lo que sí sabemos de Daniel Dufol es que era un gran amante de la fotografía, realizando tanto tomas estereoscópicas en placa de cristal como en otros formatos, centrando la mayoría de su obra en motivos paisajísticos y militares de los sitios donde sucesivamente estuvo viviendo o que visitó: África, Baleares, Zarauz, San Sebastián, Biarritz, Mahón, Zaragoza y Toledo. En estas imágenes Dufol retrató escenas de aviación, barcos, monumentos, armamento y algunos paisajes y escenas cotidianas en playas y lugares de baño.
Era un gran aficionado también a la música clásica y falleció en Zaragoza el 13 de julio de 1961, estando por entonces retirado con el grado de Coronel.
Hoy tengo la suerte, gracias a su nieto Javier Ferrer Dufol -a quien agradezco infinitamente la cesión de las fotografías-, de poder mostraros las imágenes que Daniel Dufol obtuvo en Toledo en la década de los años 20 del siglo pasado, que muestran la ciudad con bastante calidad fotográfica en imágenes que, si bien son clásicas en su estilo y composición, poseen el valor documental de tener ya un siglo -o casi- de antigüedad.
Comenzaré por ofreceros las vistas panorámicas, en las que en muchas de ellas el río Tajo -por entonces limpio y caudaloso, muy diferente del simulacro de río que hoy vemos- es el protagonista:
Molinos de Santa Ana en el río Tajo y al fondo la Ermita de la Cabeza en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Playa con arena fina y blanca junto al Puente de Alcántara y los molinos de San Servando en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puente de Alcántara y Alcázar en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Vista del Alcázar y las Turbinas de Vargas en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Toledo desde las ventanas del Alcázar en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Vista de Toledo desde la zona del Alcázar en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez La Catedral protagoniza varias de las fotos de Dufol:
Torre de la Catedral en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez La Catedral: reja del altar mayor en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Transparente de la Catedral en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Fachada de la Catedral de Toledo en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puerta del Reloj de la Catedral en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puerta de los Leones de la Catedral en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Daniel Dufol Álvarez retrató algunos de los más famosos monumentos de la vieja ciudad castellana:
Entrada al torreón del puente de san Martín en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puente de San Martín en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puente de San Martín en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Sinagoga de Santa María la Blanca en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Sinagoga de Santa María la Blanca en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Interior de san Juan de los Reyes en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puente de Alcántara en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez San Juan de los Reyes, Claustro,  en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Claustro de San Juan de Los Reyes en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Claustro de San Juan de Los Reyes en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puerta del Sol en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puerta del Sol en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Patio del Alcazar en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Fachada Principal del Alcázar en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Patio del Alcázar, estatua de Carlos V, en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Escalera del interior del Alcázar en los años 20, fotografía de Daniel Dufol Álvarez Castillo de San Servando en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puerta del Cambrón con ropa tendida en su interior en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Puerta de Bisagra en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Hospital de Santa Cruz en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Alcázar de Toledo, fachada este, en los años 20. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez El mundo militar, como no podía ser de otro modo, queda representado en varias de las imágenes:
1925: 25 aniversario de la 7ª promoción de infantería. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez 1925: Fiesta del 25 aniversario de la 7ª promoción de infantería. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez 1925: 25 aniversario de la 7ª promociónde Infantería. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez 1925: 25 aniversario de la 7ª promoción de Infantería, patio del Alcázar. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez 1925: 25 aniversario de la 7ª promoción de Infantería en el patio del Alcázar. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez 1925: 25 aniversario de la 7ª promoción de Infantería, patio del Alcázar. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez 1925: 25 aniversario de la 7ª promoción. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Para finalizar, la imagen más bella en mi opinión de toda la serie. Muestra el paso de un pelotón de ciclistas militares en los actos del 25º aniversario de la 7ª promoción a la que Dufol pertenecía. Está tomada en 1925 y nos permite apreciar la grandeza de una escalera muy efímera. Comunicaba la explanada de la fachada norte con la zona este del Alcázar, situada a cota menor. Fue ejecutada en piedra y ladrillo pocos años antes de esta imagen y por desgracia quedó totalmente destruida en los bombardeos al baluarte en 1936 durante la guerra civil. No se reconstruyó en las décadas posteriores, optándose por otra configuración de ese espacio bastante diferente.
1925: 25 aniversario de la 7ª promoción. Desfile de bicicletas ante la escalera exterior del Alcázar. Fotografía de Daniel Dufol Álvarez Agradeciendo de nuevo a Javier Ferrer la cesión de las fotografías de su abuelo y a Félix Peinado por ponernos en contacto, espero que esta serie de fotos del Toledo de hace un siglo os hayan gustado tanto como a mí.

lunes, 31 de mayo de 2021

Toledo hacia 1975 fotografiado por Zsolt Szabóky

El genial fotógrafo y reportero gráfico húngaro Zsolt Szabóky nació en Budapest el 10 de marzo de 1941 y falleció en la misma ciudad el 19 de mayo de 2009. Vino al mundo en el seno de una familia intelectual: su padre, el doctor Imre Szabóky y su madre Klára Oláh le inculcaron desde pequeño la importancia del esfuerzo, tanto a él como a sus dos hermanos menores. En 1957 se graduó como técnico industrial en la especialidad de operador de torno de hierro, pasando en 1958 a trabajar como tornero en la empresa MOM.
Fue a partir de 1959 cuando nuestro protagonista de hoy comenzó a fotografiar, animado por el gran fotógrafo Gyula Ramhab. Se alistó como soldado en 1961, coincidiendo con el momento en el que había tomado fotografías más serias, y su trabajo fue publicado por el Ejército Popular de Hungría y otros periódicos militares. En 1965 se graduó como fotoperiodista en la Escuela de Periodismo en la Magyar Újságírók Országos Szövetségének (MÚOSZ), asociacion nacional de periodistas húngaros, y luego superó un examen profesional para fotógrafo. Entre 1964 y 1966, como autónomo, realizó fotografías para varios periódicos. De 1966 a 1975, trabajó como fotoperiodista senior para el periódico Igaz Szó. A partir de 1969 se le encargó por la la Dirección Central de Museos de Hungría la creación de imágenes e instalaciones fotográficas para exposiciones de diferentes museos. Desde 1972 se convirtió en corresponsal en Hungría de la publicación del Partido Comunista Italiano titulada Vie Nuove. A partir de 1978 fotografió Finlandia con una beca de la editorial Finn Otava, trabajo del que se terminó publicando un libro.
Zsolt Szabóky se instala como fotógrafo autónomo desde 1974, momento en el que realiza diferentes colaboraciones y viajes por varios países.
Zsolt Szabóky © Fotóművészet Szabóky era un fotógrafo original y minucioso, con una concepción de la fotografía centrada en el enfoque que resumió en sus propias palabras: “Creo que el lugar final de la fotografía debería ser una exposición o un libro, por lo que debe estar en una unidad más grande al de una única imagen. En realidad, esto significa crear una imagen visual general, en la que ya no se trata de presentar fotos individuales, sino de dar importancia más bien al enfoque". Su trabajo en exposiciones y museos húngaros le permitió desarrollar e implementar esta visión y plasmarla en su organización y puesta en marcha definitiva. También en el mundo de los libros logró llevar a cabo esta idea, a través de Corvina y otras editoriales, produciendo varios libros con sus magníficas fotos como (títulos traducidos al castellano) Toledo (1975), Dubrovnik (1978), Libro de iconos (1981), Monumentos del condado de Zala (1981), Budapest (1982), Finlandia (1982), Monasterios búlgaros (1983), Makó (1985), Eger (1986), Mira la mente de los carpinteros - Torres de madera, iglesias de madera en Transilvania (1987), Centro (1989), Monasterios griegos (1988), Flores mineras (1989), Castillo de Buda (1990), Budapest (1992), Castillos de la Cuenca de los Cárpatos (1995 y 2004) y Finlandia (2002).
Hoy me centraré en su trabajo en Toledo publicado en un maravilloso librito editado por Corvina en 1975, con textos de Éva Nyerges y titulado Toledo, Müemlék Városk (Toledo, ciudad monumento) en el que nos deja un maravilloso retrato de la vieja ciudad castellana justo en el momento de la transición entre el franquismo y la llegada de la democracia. Son imágenes con una tremenda fuerza, con enfoques y encuadres originales y dignos de un fotógrafo de gran dominio de la técnica y con amplios registros. Comenzaremos por ver las escenas más costumbristas, en las que la ciudad y sus habitantes aparecen en situaciones cotidianas rodeados de la belleza propia de nuestras calles y monumentos:
Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Tiene destacada presencia la Catedral con sus múltiples detalles:
Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky El río Tajo es también protagonista de varias fotos, y en ellas ya se observa un grado de contaminación alarmante en aquel lejano 1975, tres años después de la prohibición oficial del baño y poco antes del comienzo del trasvase Tajo-Segura, que supuso la puntilla para nuestro río:
Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Aquí tenemos algunos de nuestros mejores monumentos fotografiados por Zsolt Szabóky:
Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Hay escenas nocturnas realmente magistrales:
Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Algunos preciosos detalles de la ciudad:
Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky Toledo hacia 1975. Fotografía de Zsolt Szabóky El trabajo realizado por Szabóky dio sus frutos y fue reconocido, y de este modo en 1988 recibió el Premio Béla Balázs y el Premio de Arte Húngaro casi simultáneamente. Formó parte destacada, incluso como directivo, de la Asociación de Fotoperiodistas Húngaros o la Junta de la Asociación de Fotógrafos Húngaros, Miembro del Consejo de Supervisión de HUNGART, miembro de la Asociación Nacional de Artistas Húngaros o jefe del grupo creativo József Pécsi. Asimismo, formó parte de los jurados de bastantes exposiciones y concursos.
Lamentablemente, unas complicaciones de salud derivadas de un accidente provocaron su prematura muerte en mayo de 2009 con solo 68 años, dejando un gran vacío en el mundo fotográfico húngaro.
Zsolt Szabóky © Fotóművészet
© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall