domingo, 16 de septiembre de 2018

La Guerra Civil en Toledo fotografiada por Léon de Poncins

Si ya tenéis una cierta edad, estoy seguro de que habréis escuchado alguna vez la expresión "contubernio judeomasónico". Pues bien, este concepto fue creado por el protagonista de las fotografías que hoy os traigo: el vizconde francés Léon de Poncins.
Léon de Poncins
Su nombre completo era Gabriel Léon Marie Pierre de Montaigne de Poncins y nació el 3 de noviembre de 1897 en la localidad francesa de Civens y falleció en Toulon el 18 de diciembre de 1975.
Descendiente de una familia de nobles, Léon de Poncins fue un periodista y escritor muy marcado por su carácter de católico devoto. Muy activo en la década de 1930, sus obras fueron traducidas al inglés, italiano y español. En sus libros sostenía la teoría de que la mayoría de las convulsiones políticas y revolucionarias sucedidas en la edad moderna provenían de la influencia o acción directa de ciertas sociedades secretas opuestas, según él, a la fe católica, como la masonería, el sionismo o el comunismo, librando una "guerra secreta" dirigida por una "fe" de naturaleza diabólica. En sus libros habla de conspiraciones masónicas, de los vínculos entre la masonería y la Revolución Francesa, de la Liga de las Naciones o de la influencia judía en los asuntos católicos. Para él, estos asuntos se convirtieron casi en una obsesión hasta el punto de ser considerado, como os decía al comienzo, el creador del término "contubernio judeomasónico", que viene a ser un resumen de lo ya expuesto: la influencia que a su juicio ejercían tanto los judíos como los masones (o ambos juntos) contra la fe católica. Según Poncins, durante la Primera Guerra Mundial tuvo lugar un acuerdo con el lobby sionista para la creación de un futuro estado judío en Palestina a través de la manipulación de alianzas diplomáticas y oposiciones entre países, con la participación de Estados Unidos y Gran Bretaña a través de la Triple Entente.
Léon de Poncins colaboró ​​con numerosos periódicos como Le Jour, Le Figaro, L'Ami du Peuple y Le Nouvelliste y dirigió la revista Contre-Révolution de 1937 a 1939.
Manifiestamente contrario a las reformas que la Iglesia abordó en el Concilio Vaticano II, el 20 de noviembre 1964, en la sesión III de dicho concilio, los obispos y cardenales debían votar la aprobación del nuevo esquema que trataba la posición de la Iglesia frente el judaí­smo. Entonces, Léon de Poncins se apresuró a redactar un folleto titulado “el Problema Judí­o frente al Concilio” en el que el autor lamenta "de parte de los Padres conciliares una ignorancia profunda de la esencia del judaí­smo", con la intención de influir en la decisión final.
Estamos, por tanto, ante un autor bastante polémico pero no por ello carente de interés para los historiadores, pues llegó a ser ciertamente influyente.
Hasta la fecha, sin embargo, era menos conocida su faceta fotográfica, que será en la que hoy intentaré centrarme con motivo de su estancia en Toledo a finales de septiembre y comienzos de octubre de 1936.
Hace unos meses adquirí el número 4885 de la revista L´Illustration, publicado el 17 de octubre de 1936, con la esperanza de encontrar en él imágenes del final del asedio del Alcázar de Toledo, pues fue un evento muy seguido por la prensa internacional. Cuando recibí el paquete en casa y comencé a ojear la revista, comprobé con alegría que, en efecto, había fotos de Toledo. Enseguida la vista se me fue a varias imágenes que ya conocía, y que además había publicado en el primer y segundo libros de "Toledo Olvidado", pero de las que desconocía el autor hasta el momento. Son de esas fotos que no se olvidan, pues no es fácil borrar de la mente la crudeza que muestran: varios milicianos muertos junto al Alcázar y también cadáveres siendo recogidos en Zocodover para ser cargados en una camioneta.
Cadáveres de republicanos junto al Alcázar de Toledo a comienzos de octubre de 1936
Recogiendo cadáveres en Zocodover a finales de septiembre de 1936. Fotografía de Léon de Poncins.

Ahí estaban, en la revista que tenía en mis manos. Identificadas y firmadas por Léon de Poncins:
Cadáveres de milicianos republicanos junto al Alcázar  a finales de septiembre de 1936. Fotografía de Léon de Poncins publicada en L´Illustration el 17 de octubre de 1936
Recogida de cadáveres en Zocodover a finales de septiembre de 1936. Fotografía de Léon de Poncins publicada en L´Illustration el 17 de octubre de 1936

Junto a ellas, aparecían varias más. Todas ellas reflejan la crudeza de la presencia de cadáveres, tanto en Zocodover como en el Alcázar:
Recogida de cadáveres en Zocodover a finales de septiembre de 1936. Fotografía de Léon de Poncins publicada en L´Illustration el 17 de octubre de 1936
Cadáveres de milicianos republicanos junto al Alcázar  a finales de septiembre de 1936. Fotografía de Léon de Poncins publicada en L´Illustration el 17 de octubre de 1936
Cadáveres de milicianos republicanos junto al Alcázar  a finales de septiembre de 1936. Fotografía de Léon de Poncins publicada en L´Illustration el 17 de octubre de 1936

Es prácticamente seguro que los cuerpos que aparecen en el Alcázar sean los de milicianos muertos en los últimos ataques justo antes de la llegada de las tropas franquistas del general Varela. Dichos cadáveres fueron arrojados poco después al gran boquete de una de las minas con las que los republicanos quisieron volar el Alcázar. En concreto en el cráter generado junto a lo que fue el torreón noreste:
Cadáveres de republicanos en un cráter de las minas colocadas para volar el Alcázar de Toledo en 1936. Foto Erich Andres. Archivo General de la Administración

La autoría de estas fotos por parte de Léon de Poncins parece indicar que el francés accedió a la ciudad dentro del grupo de periodistas que acompañaba el avance de las tropas del bando sublevado hacia Toledo. La faceta fotográfica de Poncins era hasta la fecha bastante desconocida, ensombrecida por el peso de su obra escrita, muy ligada como indicaba al comienzo a su obsesión judeomasónica. Esperando que este pequeño hallazgo haya sido de vuestro interés, solo me queda recordar la lección que estas imágenes suponen: nada hay peor que una guerra entre hermanos. Es responsabilidad de todos no volver a repetirla.

sábado, 1 de septiembre de 2018

Un maravilloso viaje al Toledo de 1963

Siempre digo a los que me conocen bien que una de las mejores cosas que me han sucedido desde que empecé el proyecto "Toledo Olvidado", hace ya más de diez años, ha sido poder conocer a cientos de personas con un profundo amor a Toledo. Me emociono a menudo con los correos que recibo hablando del blog, con las llamadas que me hacen personas que se han esforzado en contactar conmigo para comentarme algún detalle, o gente que tras alguna charla o conferencia se queda para conversar conmigo sobre alguna imagen.
De entre esas numerosas personas, de toda clase, edad y condición, siempre destaco a los que generosamente y de manera totalmente altruista me ceden sus fondos para poderlos divulgar en este blog y así hacer partícipes a todos los amantes de la fotografía histórica de Toledo de ese inmenso legado conservado no solo en museos de todo el mundo sino en las miles de casas que componen nuestro entramado urbano.
Hoy tengo el privilegio y el enorme placer de ofreceros una extensa entrada compuesta por más de sesenta fotografías tomadas en abril de 1963 cedidas por la familia Burgos (millones de gracias, de todo corazón).
Vais a disfrutar de un verdadero viaje en el tiempo hasta el Toledo de hace ya más de 55 años de la mano de una colección de diapositivas con una calidad fotográfica excepcional, absolutamente inédita pues forma parte de la colección de esta entrañable familia, que las adquirió hace ya unos años.
Cuando hace meses me las cedieron con su proverbial amabilidad, para que las fuese escaneando poco a poco, no podía imaginar el tesoro que me estaban entregando. Se trata de una serie soberbia de fotos tomadas por algún experimentado fotógrafo del que no sabemos absolutamente nada. Las imágenes, en formato de diapositivas de la célebre marca Kodachrome (la película de Kodak de la que ha os he hablado en otras entradas, capaz de conseguir unos colores que personalmente me fascinan), retratan la vida cotidiana y los paisajes de aquel Toledo, tan reconocible pero a la vez tan lejano, de la primavera de 1963, cuando aún la vida era muy similar a la de siglos y siglos atrás, pues apenas eren perceptibles unos pocos cambios tecnológicos en la vida del día a día de los toledanos. Comenzaré por ofreceros una serie de estampas tomadas en la calle Descalzos que dan buena fe de lo que hablaba: una tahona de pan tradicional que aún repartía diariamente su producción en borricos, como se hizo siempre, antes de la implantación de los vehículos a motor. Como veis, son imágenes bellísimas:
Panadero con burro en la calle Descalzos de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Panadero con burro en la calle Descalzos de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Un poco más arriba, en la misma calle, un grupo de guardias civiles con sus largas capas verdes:
Guardias civiles en la Calle Descalzos de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Guardias civiles en la Calle Descalzos de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

La vida cotidiana de la ciudad, como vemos, estaba dominada aún por la presencia masiva de burros, algo que pocos años después dejaría progresivamente de ser habitual. El fotógrafo tomó preciosas estampas de borricos en diferentes puntos de Toledo:
Convento de Jerónimas de la Visitación, o de la Reina, en el Corralillo de San Bartolomé de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Convento de Jerónimas de la Visitación, o de la Reina en el Corralillo de San Bartolomé de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Puente de San Martín de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Puente y Puerta de San Martín en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Puente de San Martín de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Burros en el Palacio de los condes de Maqueda en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Se atisbaban, sin embargo, ciertos indicios de los enormes cambios tecnológicos y sociales que vendrían poco después. Sirva de ejemplo esta portentosa foto tomada en el Paseo de Merchán o de La Vega, donde vemos las flamantes motos de la guardia civil y, al fondo, un precioso camión de reparto de las galletas Gullón de Aguilar de Campoo:
Guardias civiles y camión de Galletas Gullón en el Paseo de Merchán de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Es simplemente sensacional esta vista de la Iglesia de San Cipriano:
Iglesia de San Cipriano de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Los cambios en la transición de burros a coches en Toledo trajeron poco después la necesidad de construir aparcamientos para los vehículos. Uno de los más grandes se levantó en la calle Santa Úrsula, donde hoy podemos verlo (garaje "Santo Tomé"). En esta imagen sorprende aún ver dicha calle con su aspecto previo a la ejecución de este aparcamiento, aunque ya asoma al fondo un Seat 600, avanzadilla de la transformación que estaba ya a la vuelta de la esquina:
Calle Santa Úrsula de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Esta es una portentosa vista de la Plaza de la Magdalena, donde ya asoma el Bar Ludeña y a la derecha la castiza oficina de transportes "El Veloz":
Plaza de la Magdalena en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

¿Qué me decís de estas preciosas tomas de la Catedral con el color rojo de los jerséis y abrigos destacando cromáticamente?
Catedral de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Catedral de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Catedral de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

En la misma plaza, frente al ayuntamiento, los coches se contaban con los dedos de una mano:
Ayuntamiento de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Así de bello lucía San Juan de los Reyes:
San Juan de los Reyes en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.San Juan de los Reyes en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
San Juan de los Reyes en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
San Juan de los Reyes y Puente de San Martín en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Aquí vemos un grupo de militares en Zocodover:
Militares en la plaza de Zocodover de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Este es el Hospital Tavera:
Hospital Tavera de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Hospital Tavera de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

La vista de Toledo desde el Valle ya contaba con el precursor del actual Kiosko Base:
Terraza en el mirador del Valle en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
El mirador del Valle en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

El aspecto general de la ciudad desde el Valle era precioso. Destaca el Alcázar que veía ya muy cercana su reconstrucción total, así como un Tajo caudaloso y sin contaminación:
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Aquí vemos otras panorámicas de la ciudad tomadas desde diferentes puntos:
Torre de Alfarach y vista de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Alcázar de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Alcázar de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Playa de Safont y Huerta del Granadal en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Arrabal de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Alcázar de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Alcázar de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Convento de San Gil en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Un detalle de la Puerta de Bisagra en su zona interior:
Puerta de Bisagra de Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Un bello mirador...
Un mirador en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Algunas vistas de típicas calles:
Calle de la Ciudad en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Santa María la Blanca:
Sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

El Palacio de los Condes de Maqueda:
Palacio de los Condes de Maqueda en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

El Castillo de San Servando:
Castillo de San Servando en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Esta es una bella vista de una anciana cruzando junto al Puente de San Martín:
Puente de San Martín en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

El Puente de Alcántara y sus murallas aledañas:
Puente y Puerta de Alcántara en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Puente de Alcántara en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.
Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

La Iglesia del Salvador:
Iglesia del Salvador en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

La majestuosidad del Puente de San Martín:
Puente de San Martín en Toledo en abril de 1963. Película Kodachrome. Donación de la familia Burgos.

Como veis, se trata de una colección de imágenes verdaderamente notable que nos transporta en el tiempo una vez más hasta aquel Toledo de mediados del siglo XX. Agradeciendo una vez más a la familia Burgos la cesión de estas imágenes, espero que hayáis disfrutado con ellas tanto como yo.
© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall