sábado, 2 de febrero de 2019

Nahum Sokolow, una figura clave del mundo judío que fotografió Toledo hacia 1910

Toledo se ha comportado históricamente como una ciudad magnética, capaz de atraer a personas de todo el mundo por múltiples razones. Esta atracción ha sido, si cabe, más intensa para ciertos grupos o colectivos para los que Toledo representa realmente un lugar absolutamente esencial en su forma de entender el mundo.
Uno de estos grupos a los que me refiero son los judíos, especialmente los sefarditas y sus descendientes. Por ello es para mi un placer poder ofreceros hoy esta entrada dedicada a una de las personas más importantes para el pueblo judío en el siglo XX. Me refiero a Nahum Sokolow, histórico líder sionista, escritor, traductor y periodista, nacido en 1859 en la localidad polaca de Wyszogrod en el seno de una familia rabínica. Con tres años ya era alumno de un jéder (escuela tradicional que enseña a los niños las bases del judaísmo y del idioma hebreo) y a los 10 años de edad ya era un niño destacado con cierto renombre en la escuela. Siendo aún un adolescente, cuando apenas contaba con 17 años de edad, Sokolow ya escribía en periódicos locales hebreos. Un año más tarde, con solo 18 años, contrajo matrimonio y se trasladó a Makov donde se convirtió en un comerciante de lana. Con 20 años se mudó a Varsovia, donde empezó a colaborar regularmente con el influyente periódico hebreo Ha-Tzefirah. La calidad y compromiso de sus escritos le hizo rápidamente obtener un gran número de seguidores que no eran solo judíos polacos sino, también, intelectuales laicos. Sokolow terminó por convertirse en el principal editor de periódicos hebreos en toda Polonia.
Su liderazgo e influencia en el mundo judío fue creciendo hasta que en el año 1906 se le solicitó que asumiera nada más y nada menos que el cargo de Secretario General de la Organización Sionista Mundial. Nahum Sokolow aceptó el reto y ello le llevó, en los años sucesivos, a recorrer buena parte de Europa y América del Norte con el objetivo primordial de promover la causa sionista.
Nahum Sokolow
Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, se trasladó a Londres junto al también destacado sionista Chaim Weizmann. En la capital británica defendió con decisión la Declaración Balfour de 1917, en la que el gobierno británico declaró su apoyo a un «hogar nacional» o patria judía en Palestina, lo que fue el germen de la futura creación del Estado de Israel. Para ello Sokolow mantuvo fructíferas negociaciones no solo con Gran Bretaña sino también con Francia y el Vaticano.
En 1931, Sokolow fue elegido presidente de la Organización Sionista Mundial, ostentando este cargo hasta 1935 en que fue sucedido por Chaim Weizmann. También fue el presidente de la Agencia Judía para Palestina entre 1931 y 1933.
Sokolow fue un escritor muy prolífico y un traductor muy activo. Fue el primero en traducir al hebreo el famoso libro Altneuland del considerado padre del Estado Judío, Theodor Herzl, dándole el nombre de Tel Aviv (con el significado de "Antigua colina de la primavera"). En 1909, este nombre de Tel Aviv fue utilizado para nombrar la primera ciudad moderna de habla hebrea.
Nahum Sokolow murió en Londres en 1936.
Atraído por el enorme peso de Toledo en la historia del pueblo judío como ciudad clave en Sefarad, Sokolow estuvo en nuestra ciudad alrededor de 1910 en el periodo de su vida en que desempeñó el cargo de Secretario General de la Organización Sionista Mundial. He tenido acceso a las dos fotografías que se conservan que el propio Sokolow obtuvo con su cámara. La más destacada es esta en la que vemos una animada escena en la fuente de Cabrahigos, probablemente la fuente toledana cuyas aguas eran de mayor calidad, por lo que era habitual ver colas de gente en ella. Es probable que Sokolow llegara en tren a Toledo, por lo que esta fuente apareció en su camino desde la estación hasta la ciudad:
Fuente de Cabrahigos entre 1900 y 1910. Foto de Nahum Sokolow. © Central Zionist Archives / Harvard University, Judaica Division. Widener Library. Harvard College Library, W727805_3

Es una gozada admirar los detalles de la fotografía y deleitarnos en los rostros de las personas (hombres, mujeres y niños) que nos miran más de un siglo después a través del objetivo de este destacado líder sionista:
Fuente de Cabrahigos entre 1900 y 1910. Foto de Nahum Sokolow. © Central Zionist Archives / Harvard University, Judaica Division. Widener Library. Harvard College Library, W727805_3 (detalle)

Este es un detalle de la histórica fuente:
Fuente de Cabrahigos entre 1900 y 1910. Foto de Nahum Sokolow. © Central Zionist Archives / Harvard University, Judaica Division. Widener Library. Harvard College Library, W727805_3 (detalle)

La otra imagen nos deja ver el Puente de Alcántara desde la orilla derecha del Tajo, con la visión al otro lado de los humildes comienzos de la edificación que con el tiempo se convirtió en el Restaurante La Cubana. Al fondo, en lo alto del cerro, el Castillo de San Servando preside la escena:
Castillo de San Servando entre 1900 y 1910. Foto de Nahum Sokolow. entre 1900 y 1910. Foto de Nahum Sokolow. © Central Zionist Archives / Harvard University, Judaica Division. Widener Library. Harvard College Library, W727805_14

Esperando que estas fotografías muy desconocidas de un personaje clave de la historia de Israel os hayan gustado, me despido dedicando la entrada a José Manuel Quirós Castaños, buen amigo y mecenas de Toledo Olvidado, quien falleció ayer dejándonos un enorme vacío. Su impresionante memoria de los duros años de guerra y posguerra, absolutamente lúcida pero carente de cualquier rencor han sido para mi estos años una gran fuente de información y de inspiración. Descansa en paz amigo, y cuida de tu querida Toledo desde allí arriba.

sábado, 19 de enero de 2019

Toledo en un desconocido álbum militar hacia 1890

Es una creencia común entre quienes se acercan por primera vez al increíble mundo de la fotografía histórica el pensar que ya es prácticamente imposible localizar fotos desconocidas que sean de mucha antigüedad, especialmente del siglo XIX.
Sin embargo, ello está muy lejos de ser cierto. Afortunadamente, aún queda mucho material fotográfico por aflorar, en una situación que yo a menudo comparo con el famoso ejemplo del iceberg, en el que la gran parte de su masa se encuentra sumergida y solo una pequeña porción ha emergido a la vista de todos.
Hoy traeré una muestra más de ello, con unas fotos tremendamente desconocidas conservadas en la fabulosa fototeca del Museo del Ejército que tenemos la suerte de tener en Toledo.
Se trata de un álbum de temática. como es lógico, principalmente militar. Sin embargo, se encuentran entre sus páginas algunas otras fotografías de temática diversa, desde arqueológica a paisajística, que confieren al grupo de imágenes un valor muy elevado.
Las fotos se pueden datar hacia 1890, principalmente por el estado que muestra el Alcázar, desmochado por el incendio de enero de 1887 y aún no reconstruido.
Comenzaré por ofreceros la fotografía más bella de todas, que además puede considerarse histórica por otro motivo: probablemente se trate de la fotografía más antigua de la ciudad en la que aparezca una persona montando en bicicleta. El protagonista es un hombre con bombín paseando en bici por el Paseo de Merchán o de la Vega, con el Hospital Tavera Al fondo. Es una imagen sencillamente deliciosa:
Un hombre en bicicleta en el Paseo de Merchán. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Merece la pena ampliar la imagen:
Un hombre en bicicleta en el Paseo de Merchán (detalle). Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Como decía, la datación alrededor de 1890 es posible por el estado del Alcázar tras el fuego de 1887. Aquí lo vemos en una gran imagen tomada desde la torre de la Catedral:
Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Esta vista está tomada desde la torre de la Iglesia de San Bartolomé o sus inmediaciones:
Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

El patio del Alcázar presentaba este estado. Se observan ya maderas apiladas, lo que hace pensar en los comienzos de la restauración del edificio tras la catástrofe de 1887:
Patio del Alcázar. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Esta es una preciosa vista del barrio de las Covachuelas y la Antequeruela, con el Hospital Tavera al fondo:
Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Aquí aparece el río Tajo y los molinos de Saelices, en una gran foto tomada casi desde la orilla:
Molinos de Saelices y Río Tajo. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Esta imagen es de una biblioteca, ¿tal vez la del Alcázar?
Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Hay bastantes fotos de una salida de los militares al campo en las cercanías de la ciudad:
Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Soldados de maniobras en el campo cerca de Toledo. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Soldados descansan en el campo cerca de Toledo. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Campamento en los Alijares. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Soldados en una salida al campo. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Soldados en una salida al campo. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Soldados en una salida a campo. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Soldados en una salida al campo. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Un grupo de imágenes muestran unos restos arqueológicos muy curiosos, con inscripciones árabes, que estoy pendiente de poder identificar. Tal vez pudieran ser restos aparecidos en alguna estancia militar en las reformas que se hicieron en diferentes edificios históricos para albergar al varias secciones del ejército:
Restos islámicos con decoración cúfica. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Restos islámicos con decoración cúfica. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Restos islámicos con decoración cúfica. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Estas curiosas imágenes religiosas no las he logrado identificar con certeza (se agradecen sugerencias):
Imagen religiosa sin identificar. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Pinturas sin identificar. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Esta imagen incluida en el álbum juraría que no fue tomada en Toledo. Se ve una fiesta con gigantones:
Un fiesta en lugar desconocido. Álbum con fotografías hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Esta es la portada (preciosa) del álbum y la primera página. Aparece el sello de Juan López Soler, probable propietario (¿y autor?) de las fotos:
Portada del Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476
Sello de Juan López Soler. Álbum con fotografías de Toledo hacia 1890. Fototeca del Museo del Ejército, signatura MUE 120476

Esperando que os haya gustado este viaje al Toledo de hace casi 130 años, me despido agradeciendo al Museo del Ejército la cesión de estas fotos y al coronel José Luis Isabel el ponerme sobre la pista.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall