sábado, 23 de junio de 2018

El Palacio de los Condes de Peromoro

Peromoro fue un pequeño núcleo habitado —hoy despoblado— en el término municipal de Camarena, al cual estaba ligado un antiguo señorío convertido en condado en 1910. El primer señor de Peromoro fue Pedro López de Ayala, el Tuerto, hijo segundo de Pedro López de Ayala, Canciller mayor de Castilla, siendo nombrado señor de estas tierras en 1445 por el rey Juan II. El palacio que la familia poseía en Toledo se situaba en la calle del Instituto, siendo fotografiado desde mediados del siglo XIX por la impresionante belleza de su portada gótica y sus ventanas con un pequeño tejaroz de madera y metal, decoradas con los escudos de los Ayala (dos lobos muy característicos). La imagen más antigua es probablemente esta de Jean Laurent tomada hacia 1870 (pongo dos copias diferentes de la misma fotografía):
Palacio de Peromoro en la Calle del Instituto hacia 1870. Fotografía de Jean Laurent.
Portada del Palacio de los Condes de Peromoro en su emplazamiento original en la C/ Instituto hacia 1870. Fotografía de Jean Laurent © Fototeca del IPCE. Archivo Ruiz Vernacci. Signatura VN-03025_P

Pocos años más tarde fue Casiano Alguacil quien fotografió el soberbio trabajo en piedra de la portada:
Palacio de Peromoro hacia 1885 por Casiano Alguacil
Fachada del Palacio de los Señores de Peromoro en su primitivo emplazamiento en la Calle del Instituto. Foto de Casiano Alguacil hacia 1885

En 1900 Enrique Guinea Maquíbar tomó esta excepcional perspectiva del palacio, en la que al ampliar la imagen se pueden observar con claridad los escudos de los Ayala con sus dos lobos. El paradero de estos escudos es hoy en día, al menos para mi, una incógnita:
Palacio de Peromoro en Toledo hacia 1920. Fotografía de Enrique Guinea Maquíbar © Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz
Palacio de los Condes de Peromoro, con los escudos de los Ayala. Fotografía de Enrique Guinea Maquíbar en 1900 (detalle) © Archivo Municipal del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz
Palacio de los Condes de Peromoro, con los escudos de los Ayala. Fotografía de Enrique Guinea Maquíbar en 1900 (detalle) © Archivo Municipal del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

Aquí tenemos la que probablemente es la imagen en la que mejor se aprecia el aspecto general que tenía el edificio:
Palacio de los condes de Peromoro en 1911, situado en la calle del Instituto

Esta es una serie de otras imágenes del palacio, siendo visible en alguna de ellas el cartel que anunciaba la presencia de un negocio de arrendamiento de inmuebles. Se sabe que hacia 1912 se instaló en el edificio la sede de "Banca Castro", una pequeña entidad financiera:
Portada del palacio de los Peromoro en la calle Instituto en 1900. Fotografía de Augusto T. Arcimis © Fototeca del IPCE, MECD. Signatura ARC-0696_P
Portada del Palacio de los Señores de Peromoro en su ubicación primitiva en la Calle del Instituto
Fachada del Palacio de los Señores de Peromoro en su primitivo emplazamiento en la Calle del Instituto. Foto Laurent hacia 1902. Archivo municipal.
Fachada del Palacio de los Señores de Peromoro en su primitivo emplazamiento en la Calle del Instituto.Foto Lacoste hacia 1903. Archivo municipal.
Puerta del Palacio de los Peromoro (hoy en la audiencia) el 11-7-1923. Foto Luis Jiménez Placer. Fototeca de la Universidad de Sevilla

Por desgracia, hoy en día no es posible admirar el palacio tal como era. El desmantelamiento del inmueble debió producirse en los años 50. Esta es una fotografía del derribo del edificio, momento en el que la portada se desmontó de su emplazamiento original:
Demolición del Palacio de Peromoro en la Calle Instituto

Tras la demolición del inmueble, es muy probable que sus partes nobles fuesen seleccionadas para ser salvadas tras la enajenación del mismo, quedándose el ayuntamiento con sus elementos más notables en algún almacén. Ello se deduce del rastreo que he realizado en las hemerotecas, hallando que probablemente la fecha exacta de la recolocación de la portada sea 1958, pues en ese año se publicó esta reseña en la Revista Provincia, si bien se habla de su destino a unas viviendas y no a la audiencia. Tal vez fue una errata o tal vez se decidió a última hora mover unos metros la portada, pues esas viviendas y la audiencia son edificios contiguos. Lo cierto es que la formidable portada fue instalada como acceso principal de la Audiencia Provincial o Palacio de Justicia en la Plaza del Ayuntamiento donde hoy podemos verla.:
Noticia sobre el futuro traslado de la portada del palacio de los condes de Peromoro al edificio de la Audiencia Provincial. 1er trimestre 1958, revista provincia

Así quedó tras ser colocada en la audiencia provincial:
Fachada de la Audiencia de Toledo

En el solar del palacio se ubicó el recordado "Garage Toledo" (recuerdo en mi niñez pasar cientos de veces con mi padre y leer su cartel con la palabra escrita con "g"), espero pronto encontrar fotos de esta etapa.

En los años 90 se reformó el edificio de nuevo y desde entonces alberga un grupo de viviendas:


Para finalizar, dejaré como curiosidad un árbol genealógico de esta rama de los Ayala, señores de Fuensalida y de Cedillo, que fue una de las familias más poderosas de toda Castilla durante varios siglos. Este documento empieza en Pedro de Ayala, señor de Pero Moro y termina en su quinto nieto don Jerónimo de Ayala, hijo del I conde de Cedillo, y se trata de una tabla autógrafa de D. Luis de Salazar conservada en la Real Academia de la Historia dentro de la Colección Salazar y Castro:
Tabla genealógica de la casa de Ayala, señores de Pero Moro. Real Academia de la Historia — Signatura: 9/281, fº 36. — Signatura antigua: D-6, fº 36.
Tabla genealógica de la casa de Ayala, señores de Pero Moro. Real Academia de la Historia — Signatura: 9/281, fº 36. — Signatura antigua: D-6, fº 36.

sábado, 9 de junio de 2018

Toledo en noviembre de 1863 posiblemente fotografiado por Auguste Muriel

Lo he comentado en muchas entradas previas en este blog: nunca debe darse por finalizada la búsqueda de fotografías de Toledo tomadas en los años en los que este arte comenzaba, a mediados del siglo XIX.
Pese al tiempo transcurrido y la gran cantidad de investigadores que han indagado en el pasado fotográfico de la vieja ciudad castellana, Toledo siempre guarda ases en la manga. Joyas que te ponen el vello de punta cuando las ves por primera ocasión. Milagros del destino que se niega a perder para siempre esas coordenadas del espacio-tiempo fijadas a través de la luz en viejos soportes que llamamos fotografías.
Hoy os traigo tres imágenes tomadas en noviembre de 1863 (parémonos a valorar esto: son fotografías tomadas hace 155 años, más de siglo y medio) por un fotógrafo francés.
Dos de ellas fueron editadas por alguien que utilizaba un sello seco con las siglas "H.B.", mientras que la otra no posee ese sello.
En cuanto a la autoría de las fotografías, un buen estudioso amigo mío, el gran Antonio Torres Ochoa, me sugiere la posibilidad (ojo, es aún una hipótesis) de que fuesen tomadas por el célebre Auguste Muriel (1829-1877). Hijo del también mítico pionero Eugène Durieu, de él sabemos que visitó España entre 1863 y 1864, publicando preciosas vistas de otras ciudades castellanas como Ávila, Madrid, Burgos, Valladolid o Medina del Campo, así como de varias ciudades vascas como San Sebastián, Bilbao o Rentería. Algunas de sus mejores imágenes se incluyeron en un delicioso álbum titulado "Chemin de fer du nord de l’Espagne. 30 vues photographiques des principaux points de la ligne", destinado a mostrar al mundo la nueva línea ferroviaria que unía Madrid con el norte de España y con Francia. Muriel regentó un estudio en la parisina rue de Rivoli y trabajó como fotógrafo para diferentes centros de enseñanza de la capital francesa. Pasó a la historia sobre todo gracias a sus fotografías del levantamiento de la Comuna de París en 1871.
Hecho este acercamiento al posible autor de las fotografías, y recalcando que aún se trata solo de una posibilidad, es momento de admirar las imágenes. En primer lugar hay que destacar que se trata de fotografías hasta la fecha muy desconocidas (yo solo conocía una, que incluí en el libro Toledo Olvidado 2, que forma parte de la colección personal de Luis Alba) y de la que no se conocía el autor. Por la época y el estilo barajé la opción de Alfonso Begue, pero hoy queda descartado, pues de lo que no cabe duda es de que su autor fue francés pues los dos nuevos hallazgos son imágenes escritas en el reverso en este idioma, con la fecha de noviembre de 1863 incluida. Veamos esta imagen de la colección Luis Alba, que tiene (ya lo indiqué en su día) el excepcional valor de retratar el primitivo corral de comedias que ocupaba el solar del Teatro de Rojas, erigido muy poco después de ser tomada la imagen en el mismo solar que ocupaba el corral:
Vista del Alcázar desde la Torre de la Catedral hacia 1860. Puede verse el Primitivo Corral de Comedias. Colección Luis Alba
Como se observa, la imagen es estereoscópica, lo cual las diferenciaría de las obtenidas por Muriel con finalidad ferroviaria. Aquí muestro uno de los pares estereoscópicos ampliado, en el que podemos gozar de una estampa gloriosa, con el primer término de la Torre del Reloj de la Catedral antes de su derribo en 1888 y al fondo el Alcázar en ruinas tal como quedó en la guerra de la Independencia. La imagen fue tomada desde la torre de la Catedral:
Vista del Alcázar desde la Torre de la catedral en noviembre de 1863. en primer término se ve la Torre del Reloj. Colección Luis Alba.

Aquí ampliado vemos el primitivo corral de comedias, o "coliseo" como fue conocido hasta el punto de dar nombre a una cercana calle, que desde el Siglo de Oro servía para representar obras teatrales en Toledo. Se le conoció también como "Mesón de la Fruta" por servir de lugar de intercambio de frutas cuando no se representaban obras. Databa de 1576, y fue reconstruido en 1633 bajo las trazas del hijo del Greco y la supervisión de Juan Bautista Monegro:
Detalle del antiguo corral de comedias de Toledo, que estuvo en pie hasta 1865, fecha en la que se demolió para edificar allí el Teatro de Rojas

El hallazgo que en estos días llegó a mi conocimiento es una vista muy similar, indudablemente tomada por el mismo autor el mismo día, pero desde un punto algo inferior de la torre de la Catedral. Muriel (o quien quiera que fuese el autor) debió tomar varias imágenes según subía por la torre del templo primado. Se trata de nuevo de una imagen estereoscópica, pero en esta ocasión con el sello "H.B." en una esquina:
Alcázar de Toledo y Torre del Reloj de la Catedral en noviembre de 1863. Fotografía posiblemente obra de Auguste Muriel.

La otra imagen del mismo autor, con el mismo sello, y tomada el mismo día, es esta vista de la Catedral desde la Plaza del Ayuntamiento:
Catedral de Toledo en noviembre de 1863. Fotografía probablemente obra de Auguste Muriel.

Como podéis ver, estamos ante tres verdaderas joyas de la fotografía. Espero poder en breve ofrecer noticias sobre la confirmación o no de la autoría de Muriel de estas imágenes, pero lo cierto es que tanto por la fecha en que fueron tomadas como por la calidad de las mismas, no es descartable en absoluto que Don Auguste se desplazara a Toledo desde Madrid, pese a que Toledo no se encontraba en el recorrido del ferrocarril para el que le habían encomendado tomar el reportaje.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall