lunes, 5 de octubre de 2009

Las Torres de la Reina

Corría el año 1139 cuando el rey Alfonso VII de Castilla decidió cercar el Castillo de Oreja (fotos aquí) en Ontígola con un ejército tan numeroso que obligó a que los gobernadores almorávides de Córdoba, Sevilla y Valencia acudieran con sus tropas a defender este importante enclave musulmán. Los almorávides, además, en una inteligente maniobra militar de disuasión, mandaron un importante contingente a asediar Toledo, sede regia, con el objetivo de distraer la atención del emperador Alfonso y lograr que el Castillo de Oreja quedase libre del cerco castellano.
No contaban los musulmanes, sin embargo, con la bravura que la esposa del rey, Berenguela de Barcelona, demostró en la defensa de Toledo sin que fuese necesaria la venida de su esposo con las tropas. Así, tras reprochar a los almorávides que tuvieran la cobardía de atacar una ciudad defendida por la reina y sus damas en ausencia del rey y sus mejores tropas, Berenguela consiguió que la ciudad resistiera sin necesidad de abandonar el sitio de Oreja, que tras varios meses de resistencia sarracena, cayó finalmente a manos castellanas el 31 de octubre de ese año. De este modo, Oreja se convirtió en un bastión cristiano y dejó de ser una amenaza contra la repoblación de la comarca como había sucedido hasta entonces, consolidándose así por tanto la Reconquista del valle del Tajo.
Pues bien, al parecer, esta feroz resistencia de la joven Berenguela, de tan sólo 23 años, se produjo en una zona de la muralla que desde entonces, y en su honor, es conocida como las Torres de la Reina.
Son una sucesión de cubos y torres, tanto cuadrados como semicilíndricos, que se sitúan entre la Puerta de Bisagra y la denominada Torre de la Almofala y que delimitaban el antiguamente conocido como arrabal de San Isidoro.
Fueron fotografiadas desde muy temprano por su belleza al ser el tramo de la muralla que se conserva con mayor pendiente, lo que hace que sus perspectivas sean muy vistosas. Aquí os dejo una buena muestra de imágenes antiguas de las Torres de la Reina desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX:
Torres de la Reina de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Torres de la Reina entre el 24 y el 26 de septiembre de 1899. Fotografía de Petit. Société Française d'Archéologie et Ministère de la Culture (France), Médiathèque de l'architecture et du patrimoine (archives photographiques) diffusion RMN
Torres de la Reina a inicios del siglo XX. Foto Alsina
Torres de la Reina a finales del siglo XIX
Torres de la Reina, Toledo, hacia 1900
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX. Foto Linares
Torres de la Reina a inicios del siglo XX. Fototipia Thomas hacia 1910
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina hacia 1925
Restauración de la Muralla junto a las Torres de la Reina. Foto Rodríguez
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torre de la Reina. Foto Rodríguez
Torres de la Reina, Toledo, a inicios del siglo XX
Torres de la Reina, Toledo, a inicios del siglo XX
Torres de la Reina, Toledo, hacia 1922. Foto Clavería
Torres de la Reina, Toledo, a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina en los años 60
Torres de la Reina, Toledo, en 1973. Foto de Alwin Nöller
Torres de la Reina con su primera iluminación. Años 60

De inicios de siglo data este curioso intento de fotocomposición que no fue demasiado exitoso pues se saltó algún tramo de muralla por lo que daba la impresión de que la muralla se había derrumbado. Os pongo primero el original y a continuación la poco afortunada fotocomposición:
Torres de la Reina a inicios del siglo XX
Torres de la Reina a inicios del siglo XX. Fotomontaje con errores

En 1922, el gran Santiago Camarasa publicó en la revista "La Esfera" un pequeño artículo de elogio a la gesta de Berenguela que os pongo a continuación:

"De entre todas las murallas de esta ciudad museo, imperial siempre, gloria de España, ninguna como éstas, tan bellas, tan gallardas, tan bien conservadas.
¡Son las Torres de la Reina!
Son las venerables piedras sobre las que vivió una mujer, - doblemente interesante por ser mujer hermosa y por ser Reina de Toledo- sus horas más sentidas: su vida toda consagrada holocaustamente a la ciudad que defendía, a la ciudad toledana.
Son las torres sobre las que, en horas de calma, de paz augusta, ella, la reina, recreábase contemplando los alrededores, los cigarrales, la Vega, el potente Tajo: todo el paisaje castellano.
Respetables piedras milenarias, tenéis el mayor tesoro, el valor inapreciable de haber sentido, de haber recogido en vuestro regazo lágrimas y risas de la mujer más interesante, de la más brava reina de Toledo.
Victoriosas torres, que conserváis todavía la mayor belleza, la más soberana galanura, la fortaleza más bravía, ¿qué poder mágico os domina?
¿Cuál es vuestro secreto?
¿Por qué vuestro dominio sobre todas?
¿Por qué?
Por ella, porque fuisteis sus miradores famosos, históricos; porque tras estos muros obscuros y férreos pero limpios y severos, estuvo ella…, y aún sigue, dominándoles, imponiéndoles su yo excepcional y grandioso.
Aquí está su alma, el espíritu admirable de aquella gran mujer, que es todo el secreto de la recia hermosura que las distingue aún y las distinguirá siempre.
¡Son las torres de la Reina! Torres femeniles, pero bravas, altivas como ningunas, dominadoras.
Recias piedras toledanas, sobre las que una mujer, la más excelsa alma femenina, vivió y vive exquisitamente…Sí. De noche, en las noches misteriosas del Toledo magistral, cuando el pueblo duerme y la ciudad vive sus horas más sublimes, una sombra blanca asómase entre sus almenas y las contempla con amor…
"


Artículo  de Santiago Camarasa sobre las Torres de la Reina en la revista La Esfera en 1922

Quisiera aprovechar esta entrada para solicitar un mayor esmero en la iluminación de esta parte de la muralla así como en el cuidado de sus jardines y parterres adyacentes, que llevan ya demasiados años sin reforma ni replantación alguna.

Las Torres de la Reina en Google Maps:

Ver Toledo Olvidado en un mapa más grande

9 comentarios

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Son muy bonitas, las he pintado en varias ocasiones, gracias por esta entrada donde se las puede ver en todo su esplendor.
Me he permitido poner un enlace a esta entrada en mi blog, espero que no te importe.
Un cordial saludo.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Cómo me va a importar José Antonio!
Gracias.

Alatriste dijo...

Qué gratos recuerdos me traen estas torres, cuantas subidas y bajadas...en fin.

Muy interesante el apartado histórico con referencias al derruido castillo de Oreja.

Un saludo Eduardo

El Profeta dijo...

El artículo referente a estas torres me ha traído a la memoria imágenes de mi niñez (principios de los 90), cuando desgraciadamente todos los días que transitaba la calle de la Carrera desde o hacia el puente de Azarquiel contemplaba anonadado como en una ciudad de la riqueza de Toledo se podía tolerar la existencia de las ruinosas y cochambrosas chabolas que sobrevivían a los pies de este tramo de muralla y que afortunadamente pasaron a mejor vida....¿cómo pudieron llegar a formarse y tolerarse esas pequeñas chabolas en dicho entorno?...espero que alguien pueda ilustrarme respecto este punto.

Un abrazo y enhorabuena Eduardo por el blog, es sencillamente espectacular y un auténtico disfrute para la vista.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

De este episodio de la Reconquista del que, con motivo de este excelente reportaje fotográfico de las Torres de la Reina, nos hace Eduardo un breve bosquejo histórico, siempre nos quedará la duda sobre cuál fuera la intensidad y dureza de la resistencia que la brava e intrépida doña Berenguela presentara al ataque sarraceno. Desde la versión menos optimista que situara el asedio en los límites de la estricta crueldad de un episodio bélico con todas sus consecuencias hasta la idílica imagen, poco menos que caballeresca, de unos asaltantes rendidos a la persuasión de una hermosa y joven reina cristiana, mermadas sus defensas, carente en semejante trance del auxilio de su esposo el Emperador, queda todo ese espacio libre que, en tantas ocasiones en nuestra ciudad, ha permitido tejer una más de las sugestivas leyendas toledanas. Así, el ilustre medievalista don Claudio Sánchez-Albornoz, en su "España musulmana", se inclina por esta versión, casi romántica, de unos invasores cuyos correligionarios, bien cerca de allí, en el asalto al estratégico Castillo de Oreja, (Aurelia), no estaban siendo tratados por el Emperador con excesivas contemplaciones. En todo caso, y aparte disquisiciones históricas, otra extraordinaria entrega de "Toledo Olvidado"

El Profeta dijo...

alguien q sepa algo d las chabolas q menciono mas arriba?????????

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

Bueno, esas chabolas yo las recuerdo de pequeño, por lo que debieron demolerse hacia 1985 o así. Era muy habitual en una época eso de adosar casas a las murallas...se ahorraban un buen muro.
Se paciente y tendrás más información cuando aborde una entrada sobre la Torre de la Almofala.
Abrazos.

Kunzuilh dijo...

Otra estupenda entrada. Además, esta parte de la muralla siempre me ha gustado mucho.
¿La historia de Berenguela es realmente hsitórica? Siempre lo había tenido por una leyenda... aunque la verdad es que me gustaría que hubiese sido cierta...

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

La historia es verídica. Aunque claro, supongo que algún toque épico extra se le habrá dado a lo largo de la historia.
Abrazos.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall