domingo, 21 de febrero de 2010

La Torre de la Almofala y la Puerta del Vado

Separadas escasamente por un tramo de muralla de unos cincuenta metros, la Torre de la Almofala y la Puerta del Vado representan un claro ejemplo de cómo el paso de los siglos a veces casi consigue diluir la verdad y confundir a los historiadores.
El río Tajo circulaba en la Edad Media por este punto con una distribución un tanto diferente a la actual: un brazo de agua se acercaba mucho a la muralla dividiendo en dos el cauce del río que dejaba en la mitad a la famosa Isla de Antolínez. La anchura total del cauce era, pues, muy grande en este punto, lo que derivaba en una profundidad de las aguas muy pequeña. Ello permitía durante muchos meses del año cruzar el río a pie, es decir, vadearlo. Principalmente era debido al cambio brusco de tipo de lecho sobre el que circula el río, que justo después de este vado incurre de modo absolutamente excepcional en terrenos de la denominada Meseta Cristalina abandonando durante unos pocos kilómetros el lecho arcilloso y formando de este modo el meandro rodeado de rocas que circunda Toledo y conocido como Torno del Tajo. Este hecho fue históricamente determinante incluso para la imporancia estratégica de la ciudad, pues era el único punto donde se podía cruzar el río a pie en cientos de kilómetros, situado además junto a un promontorio rocoso rodeado por el río a modo de península. El hecho geológico que aquí sucede es tan extraño y curioso que incluso en ocasiones se ha especulado -sin llegar a ser nunca demostrado- con que el río fuese desviado artificialmente por los primeros pobladores de Toledo en la noche de los tiempos para rodear la ciudad con el río.
El caso es que en época medieval, el hecho de poder cruzar en ese punto el río a pie exigía la presencia de una puerta que controlara el acceso de personas y mercancías a la ciudad desde el vado. Ese es el origen de la conocida en época islámica como Bib al-Mahadat que quiere decir Puerta del Vado.
Con el paso de los siglos sucedió algo muy curioso: el nombre se romanceó pasando a ser Almofala a la par que la Puerta cayó en el olvido, especialmente a partir del siglo XVII cuando comenzaron a arrojarse sobre ella desechos de talleres de alfarería y otros escombros que acabaron por lodarla y cubrirla casi por completo.
De este modo el nombre Almofala comenzó a ser exclusivamente referido a la torre albarrana aneja que debido a situarse en una cota superior no sufrió esa colmatación de escombros.
Así fue como durante siglos existió una gran confusión en torno a la ubicación Puerta del Vado, que en algunas ocasiones fue incluso confundida con la Torre de la Almofala debido al origen del nombre.
De este modo llegamos a la era fotográfica, finales del siglo XIX, época en la que se desconocía que ese saliente de la muralla -situado junto a la abertura de la misma denominada "Puerta Nueva"- era en realidad la parte superior de la Puerta del Vado, que al igual que un iceberg, sólo mostraba una parte de su estructura, sumergida en este caso en escombros. Las mejores fotografías fueron tomadas por todo un genio como Pedro Román Martínez:
Puerta del Vado a comienzos del siglo XX
Jóvenes junto a la Puerta del Vado hacia 1910. Fotografía de Pedro Román Martínez.
Puerta del Vado a principios del siglo XX. Fotografía de Pedro Román Martínez
Hospital Tavera, Puerta del Vado y Muralla a principios de siglo
Puerta del Vado y Torre de la Almofala a principios de siglo

En 1914 Auguste Léon tomó estos maravillosos autocromos de la Puerta del Vado y su entorno:
Vista de la zona de la Puerta del Vado con el Hospital Tavera al fondo entre el 15 y el 17 de junio de 1914. Autocromo de Auguste Léon. © Musée Albert-Kahn - Département des Hauts-de-Seine
Puerta del Vado y Torre de la Almofala entre el 15 y el 17 de junio de 1914. Autocromo de Auguste Léon (detalle). © Musée Albert-Kahn - Département des Hauts-de-Seine

A su lado, considerada erróneamente en aquellos días por algunos autores como la Puerta del Vado, se situaba la Torre de la Almofala. Construida en el siglo XIII, presentaba un aspecto bastante similar al actual a excepeción de las tapias que cubrían sus accesos o las casuchas que se encontraban en sus cercanías pegadas a la muralla.
Torre de la Almofala (Toledo) hacia 1900
Torre de la Almofala a principios del siglo XX.
Torre de la Almofala y murallla a principios del siglo XX. Fotografía de Pedro Román Martínez
Torre de la Almofala a principios del siglo XX. Fotografía de Pedro Román Martínez (detalle)
Torre de la Almofala y Puerta del Vado desde la calle Honda hacia 1900
Torre de la Almofala a principios del siglo XX
Torre de la Almofala a principios del siglo XX. Fotografía de Pedro Román Martínez (detalle)
Joven toledana y al fondo la Torre de la Almofala y el Hospital Tavera a principios del siglo XX. Fotografía de Pedro Román Martínez
Torre de la Almofala a principios del siglo XX
Torre de la Almofala a principios del siglo XX. Foto Grafos
Torre de la Almofala a principios del siglo XX. Foto Grafos
Torre de la Almofala a principios del siglo XX. Foto HAE
Torre de la Almofala a principios del siglo XX
Torre de la Almofala a principios del siglo XX. Foto Castañeira y Álvarez

En esta imagen se observan a la izquierda las casas situadas junto a la torre, aunque ésta no se ve:
Ronda del Granadal hacia 1970

Y así transcurrió todo el siglo XX hasta que a comienzos del siglo XXI se descubrió que ese saliente no era otra cosa que la parte superior de la Puerta del Vado. En las obras de restauración de la muralla se pudo acceder a su interior, que fue desescombrado, descubriéndose que se trata de una puerta casi gemela de la Puerta Vieja de Bisagra o de Alfonso VI y que fue probablemente construida en el siglo XI. Se pudo incluso comprobar que la puerta había sido colmatada sin retirar la puerta de madera que la cerraba pues se conservaban los clavos de la misma dispuestos en el terreno en su lugar original, mientras que la madera se había descompuesto en su mayor parte. En 2002 pudo ser visitado su interior y se tomaron algunas increibles fotografías:
Interior de la Puerta del Vado
Interior de la Puerta del Vado
Puerta del Vado en 2002. Foto ABC

Han pasado unos diez años desde el hallazgo y aún no se ha liberado la Puerta del Vado para poder contemplar su exterior. Me resulta inconcebible que a menudo se gasten grandes sumas de dinero para excavar lugares sin la certeza de descubrir algo valioso y, mientras, no se hayan emprendido aún las obras de liberación de esta puerta cuando se sabe al cien por cien que su resultado será nada menos que un monumento del siglo XI devuelto a la luz. En muchas ciudades la Puerta del Vado sería el mayor monumento y sin embargo en Toledo, tal vez por su increible concentración de patrimonio, aún no ha sido rescatada del olvido.
La expropiación de las viviendas que la rodean -con una compensación adecuada a sus propietarios- y la excavación de los escombros que la ocultan se antojan ya como la mayor asignatura pendiente de Toledo en materia de patrimonio histórico. La categoría del monumento requiere este esfuerzo que, bien vendido, podría dar la vuelta al mundo y ser un atractivo turístico de primer nivel.

La Puerta del Vado y la Torre de la Almofala en Google Maps:

Ver Toledo Olvidado en un mapa más grande

9 comentarios

esaufarelo dijo...

Como siempre, un trabajo increíble. Gracias

Tulaytulah dijo...

Visité la Puerta del Vado este verano y me quedé fascinada. Lástima que no todo el que visita Toledo pueda llevarse esa imagen de recuerdo...

José María Moreno dijo...

Preciosa entrada Eduardo, que enriquece la reciente y extensa publicación de Arturo Ruiz Taboada sobre esta magnífica puerta, hermana de la de Alfonso VI, con inéditas fotografías, al menos para mí. ¡Felicidades!

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

El autor del blog, con su proverbial prudencia, califica de inconcebible el hecho de que la recuperación arqueológica de esta joya del patrimonio toledano, que hace algunos años empezó con muy buen pie al ser parcialmente liberada la Puerta de el Vado, y nos permitió abrigar halagüeñas esperanzas sobre la restauración total del conjunto, esté en la actualidad abandonada y ausente de los presupuestos de los organismos públicos, mientras se están gastando considerables cantidades de recursos en otras excavaciones, (todos sabemos a las que nos referimos), "sin la certeza de descubrir algo valioso". Yo soy algo menos prudente y lo califico de sencillamente escandaloso. Pero más escandaloso todavía que insignes instituciones, (y también todos podemos suponer a las que me refiero), estén presenciando este desatino sin el más mínimo atisbo de corrección o crítica. Muy lamentable todo.

David Utrilla dijo...

Un documento magistral Eduardo, las fotografías impresionantes. Visité la puerta en sus primeras jornadas de visita general y puedo decir que es uno de los monumenos de Toledo que más me fascinan.

Un saludo, y gracias por estár ahí.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el blog, es realemnte increible, te aseguro que me he pasado muchas horas leyendote y viendo las fotos. Felicidades por tu labor.

Tan sólo me gustaría hacer una pequeña anotación, aunque quiero dejar claro que no es un acrítica y no pretendo ni mucho menos empañar tu excelente trabajo. Es sobre la foto que sale la ronda del granadal a principios del siglo XX con unos niños jugando. Esa foto en realidad debe ser fechada en 1970 año arriba o año abajo. Lo digo por que vivo justo ahí y lo conozco, además de otras referencias como las antenas de televisión y el coche que se ve al fondo.

No obstante, te vuelvo a felicitar pro el blog y especiamente por ésta entrada de la puerta del vado por que me ha encantado ver como ha evolucionado la calle en la que llevo toda la vida viviendo.

Un saludo.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Muchas gracias!
Corregido queda.
Abrazos.

Anónimo dijo...

Fantastica recopilaciòn de fotografias, pero no estoy muy deacuerdo en los comentarios sobre expropiaciones y excavaciones en torno a esta puerta. Ya se puede admirar de forma suficiente este monumento y teniendo encuenta la profundidad a la que se cimienta, no es muy viable en conjunto al desarrollo de la ciudad. Y lo que me parece más importante, dudo que usted estubiera deacuerdo a la hora de que le expropiaran su hogar, en la ciudad y el barrio que ha nacido y crecido, a pesar de esas supuestas "compensaciones adecuadas", de las que es sabido que nunca lo son. Toledo debe ser una ciudad viva y que continue desarrollandose, si empezaramos a escabar, quien sabe lo que quedaria, como la mutilación que han realizado en el Cristo de la Luz, hay veces que es mejor no remover el pasado.
Un afectuoso saludo a los blogueros.

Antonio Casado dijo...

Gran reportaje, como todos. Aunque haré una aclaración, la Puerta del Vado y la de Almofala (que viene de Bab al Mojadha, o sea, Puerta del Vado), son la misma. Y la torre albarrana que hay en la esquina a la calle de la Carrera y perpendicular a la muralla, se llama Torre de Antequera, de la cual toma el nombre el barrio de Antequeruela. Ya lo aclaró D. Julio Porres en 1973, pero se insiste en seguir llamándola, erróneamente, con el nombre de la puerta vecina. Como se sigue insistiendo en llamar Puerta de Bisagra Vieja a la de Alfonso VI, otro error recurrente.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall