domingo, 6 de julio de 2008

Toledo en la Pre-Guerra Civil

En otras entradas os he hablado de los días durísimos que Toledo vivió en la Guerra Civil, por ello creo interesante mostraros un breve resumen fotográfico del Toledo de los años inmediatamente anteriores, que servirá para comprender y conocer mejor todos aquellos lamentables episodios fratricidas.
La Guerra Civil fue el final de una serie de años de gran tensión, de complejísimo análisis político y social (lejos de las absurdas simplificaciones que a menudo hoy se siguen escuchando) y que fue precedida de años de intensa actividad política.
En Toledo, como no podía ser menos se sucedieron multitud de actos propagandísticos, con el Teatro de Rojas como protagonista.
En estas imágenes podéis ver las imágenes de un acto de la C.E.D.A. con Gil Robles (al que denominaban "El Jefe") a la cabeza:
Acto de la C.E.D.A. en el teatro de Rojas de Toledo en febrero de 1936. Fotografía Rodríguez
Acto de la C.E.D.A. con Gil Robles en el teatro de Rojas de Toledo en febrero de 1936. Fotografía Rodríguez

En estas otras imágenes podréis ver actos del Frente Popular, con Azaña y Largo Caballero al frente de alocuciones presididas por retratos de Lenin y Pablo Iglesias.
Acto del Frente Popular con Azaña en el Teatro de Rojas, Toledo. Fotografía Rodríguez
Acto del Frente Popular en el Teatro de Rojas, Toledo. Fotografía Rodríguez
Acto de Largo Caballero en el Teatro de Rojas de Toledo.Fotografía Rodríguez

En esta imagen aparece una figura clave en el desarrollo de los acontecimientos: José Calvo Sotelo, unos meses antes de su asesinato (que para muchos es el detonante de la Guerra) dando un discurso en el Rojas al frente del partido Renovación Española integrado en el Frente Nacional Contrarevolucionario.
Acto de José Calvo Sotelo en el Teatro de Rojas de Toledo. Fotografía Rodríguez

En esas elecciones de 1936 el despliegue de cartelería electoral por parte de los partidos fue máximo, como demuestra esta foto en la Plaza de San Nicolás:
Carteles electorales en la Plaza de San Nicolás, Toledo. Fotografía Rodríguez

Los acontecimientos se suceden vertiginosamente tras el asesinato de Calvo Sotelo y a las 7 de la mañana del 21 de Julio de 1936, el Capitán Vela-Hidalgo lee la declaración del Estado de Guerra, primero en el Alcázar y luego en Zocodover:
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez
Declaración del estado de Guerra en Toledo, 21 de Julio de 1936. Fotografía Rodríguez

Al poco de comenzar la contienda, y ante el marcado anticlericalismo que a muchos de los milicianos les llevaba a destruir todo lo relacionado con la Iglesia, se procedió por parte del Comité de Defensa de Monumentos Artísticos del Frente Popular a proteger algunos elementos del patrimonio religioso que consideraban intocables. Uno de ellos fue el cuadro de El Greco, "El entierro del Conde de Orgaz" que fue protegido toscamente con sacos terreros en la propia iglesia de Santo Tomé ante la inminencia de los bombardeos contra la ciudad.
'El
'El
'Mensaje

No corrieron la misma suerte ni el cristo de la calle Santo Tomé ni algunas figuras del Museo de Santa Cruz, entre otras muchas obras de arte religioso salvajemente destruidas. En estas imágenes podéis ver el acto de reposición y desagravio del cristo mencionado al poco de acabar el conflicto así como una fotografía de milicianos en Santa Cruz con una figura decapitada al fondo.
Acto de desagravio al Cristo de Santo Tomé, Toledo. Fotografía Rodríguez
Milicianos en el Museo de Santa Cruz de Toledo. Foto Vincent  Doherty

Otras muestras de destrucción de arte y edificios religiosos en Toledo en 1936 son, por este orden, la profanación de tumbas y esparcimiento de restos en la Iglesia de San Miguel, el incendio del Convento de San Juan de la Penitencia, la destrucción de imágenes en el Convento de Santa Isabel o la rotura de lienzos de gran valor como por ejemplo de Van der Weyden.
Tumbas profanadas y restos humanos esparcidos en la Iglesia de San Miguel de Toledo durante la Guerra Civil
Convento de San Juan de la Penitencia tras ser incenciado en la Guerra Civil
Imágenes destrozadas en la Guerra Civil en el Convento de Santa Isabel, Toledo
lienzo de Van der Weyden destrozado en la Guerra Civil en el Museo provincial de Toledo

Este anticlericalismo tuvo años atrás un curioso encuentro en Toledo ("meeting anticlerical") en 1910 con Alejandro Lerroux y Salillas al frente.
Meeting anticlerical en Toledo, 1910

El caso es que los bombardeos llegaron finalmemente como ya todos sabéis.
Plaza de Zocodover destruída por los bombardeos republicanos de 1936, Toledo. Foto Vincent  Doherty.
Milicianos en la Calle Horno de Los Bizcochos, Toledo, en 1936. Foto Vincent Doherty
Milicianos en el Convento de Santa Fe de Toledo. Foto Vincent Doherty

Al poco de comenzar la guerra se ofrecía información del avance del conflicto "en directo". En estas fotos podéis ver al General Yagüe dirigiéndose a la masa en Zocodover y al requeté carlista de Toledo informar de la toma de todo un bastión para ellos como era Bilbao.
El General Yagüe en un discurso en Zocodover, Toledo. Fotografía Rodríguez
El Requeté de Toledo anuncia la toma de Bilbao. Fotografía Rodríguez

Del mismo modo se sucedían las muestras de apoyo al bando que había ya dominado la ciudad en 1937.
Acto profascista en Toledo, Plaza del Ayuntamiento. Fotografía Rodríguez

En fin, como siempre que publico entradas referentes a la Guerra Civil, espero que este trabajo sirva para que todo el mundo comprenda el sinsentido que supone una guerra entre hermanos.

16 comentarios

Anónimo dijo...

Para los seguidores de este blog que tengan algún interés en identificar presencias y ausencias significativas en estas fotos de los días inmediatamente anteriores a la Guerra Civil, comparen las fotos nº 3 y nº 5 de los mítines en el Teatro de Rojas. En la primera, en el mitin de Azaña, podemos ver en lugar destacado, nada menos que en la mesa de presidencia, al novelista navarro afincado en Toledo, Félix Urabayen. En la segunda, en el mitin de Largo Caballero, la ausencia del escritor es elemento notable, siendo ambos actos políticos mítines de partidos coaligados en el Frente Popular. Sin embargo, en el mitin socialista, el escritor Urabayen no aparece. Me pregunto: ¿Era una ausencia significativa?

Alatriste dijo...

Muy buena observación la tuya. De todas formas hay que recordar que Largo Caballero representaba una facción dura dentro del mismo PSOE.

jmcollado dijo...

me parece un blog extraordinario de gran calidad. Toledo, al igual que castilla la Mancha, duerme sin prisas por despertar con el mismo miedo de antaño y los palios de entonces

Anónimo dijo...

¡¡CLARO, CLARO, POR SUPUESTO!! (¿¿??)

Anónimo dijo...

¡La gallina!

Anónimo dijo...

¿Comorr???

Anónimo dijo...

Pues está muy claro lo de los miedos y los palios. Como si no fuerais toledanos: mutismo y clerecía.

Anónimo dijo...

¡CLARISIMO, CLARISIMO! ¡Y NO NOS OLVIDEMOS NUNCA DEL MARCADO CARACTER ICONOCLASTA DE CIERTAS ESPECIES DIPTEROCARPACEAS!

Anónimo dijo...

Las dipterocarpáceas son un arbusto invasor de selvas húmedas que llegan a constituir un problema en el sudeste asiático. Difícilmente pueden tener carácter iconoclasta o iconódulo...

Ahora bien, como dice Mateo es mas fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al Reino de los Cielos o a que determinadas actitudes y creencias cambien en esta ciudad.

Una de ellas es la de los privilegios clericales y otra la del pensamiento acomodaticio: leed entre líneas en la ciudad y todavía encontraréis una historia de buenos y malos que persiguen a los niños o que no tienen más remedio que levantarse en defensa del orden.

Todo ello con determinadas bendiciones, claro.

romania dijo...

Yo creo que ante todo somos hermanos, españoles, toledanos. No se trata de seguir alimentando el odio, sino de convivir pacíficamente. Intento comprender a los que destruyeron iglesias, conventos e imágenes por su falta de cultura. Hoy no se haría eso. Además, intentar destruir a la Iglesia no lleva a ninguna parte. Si aceptamos a los musulmanes, ¿por qué no aceptar a los católicos? Creo que la convivencia es posible, pero si antes se ha olvidado la barbarie cometida por izquierdas y derechas. No merece la pena gastar energías en destruirse unos a otros. Eso no lleva a la paz, sino a la crispación. Cada uno podemos tener nuestras ideas, pero respetándonos mutuamente. Que no vuelva a haber otra confrontación entre hermanos, vecinos, amigos, por motivos políticos.

Anónimo dijo...

Así sea

Jose Antonio B. dijo...

Felicidades por el blog.
26-V-09
Jose Antonio B

Anónimo dijo...

El comentario sobre la presencia o ausencia de Urabayen no lo veo del todo acertado. Urabayen era el principal líder de Izquierda Republicana en Toledo, además de amigo personal de Azaña, y como tal líder presidía la mesa principal de un acto de su partido, ya que no era un acto del conjunto de la coalición. Es muy posible que Urabayen asistiera también al mitin de Caballero, que tampoco era un mitin de la coalición, sino del PSOE, pero en ningún caso hubiera presidido un estrado que correspondía a los dirigentes locales del PSOE de Toledo y de estar estaría entre el público asistente. Por cierto, en la ciudad de Toledo el Frente Popular ganó holgadamente las elecciones, con un 10 % de votos más que la derecha. ¿Os habéis fijado en la vestimenta de los asistentes al mitin de Gil Robles? Con esa tropa no es de extrañar que en Toledo ciudad no ganaran.

Por último, siempre hablando de los malos milicianos y los objetos religiosos, pero quien dañó en tran medida la tumba del cardenal Tavera fueron los moros del general Valera, los mismos que des-truyeron las imágenes del monasterio de Bernardas de Talavera y esto sistemáticamente se oculta.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

Al menos en este blog nunca se ha ocultado que el rostro del cardenal Tavera fue destrozado durante la ocupación nacional del Hospital.
Basta con leer la entrada de "Pérdidas de Patrimonio durante la Guerra Civil"

Luis dijo...

Por si interesa, creo reconocer, a la izquierda de la imagen (sobre la sílaba "FA-" de "Falange") del discurso de Yagüe, al Teniente Coronel Guillermo Emperador, comandante militar de Toledo en 1937.

Un saludo, y enhorabuena por el magnífico blog,

Luis.

Anónimo dijo...

curioso...imagenes salvajemente destruidas y blablabla blabla. Curioso que para los asesinatos de personas, que los que iniciaron la guerra, cometieron, no lo califiques del mismo modo...cuanto tufillo rancio.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall