martes, 13 de mayo de 2008

Guerra y Paz

El 20 y 21 de Septiembre de 1936, en pleno asedio republicano al Alcázar, el piloto sudafricano Vincent Doherty tomó unas impresionantes fotografías que han estado olvidadas desde entonces. Ha sido el empeño de su nieta Annya el que las ha rescatado posibilitando que estén disponibles para todo el mundo en el archivo municipal en este enlace. Son actualmente propiedad del Archivo Comarcal del Alto Penedés (Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès, en catalán).
Han pasado casi 72 años desde entonces, pero los lugares son perfectamente reconocibles en muchos casos. Personalmente, y como ya publiqué en esta otra entrada del blog, las estampas de la Guerra Civil en Toledo me sobrecogen al ser lugares que recorro a diario en nuestra plácida vida de 2008. Por eso, uilizando el título de la novela de León Tolstói, Guerra y Paz, os traigo una comparativa de las imágenes de Doherty y las que se pueden tomar un día cualquiera de 2008, con el solo objetivo de ayudar a valorar lo que hoy tenemos (la paz, el mayor de los tesoros) y a conocer un pasado no tan lejano del que debemos huir y avergonzarnos.

En esta primera pareja de imágenes podéis ver el final de la Cuesta de las Armas junto a Zocodover, llena de sacos terreros desde los que disparaban las milicias republicanas. En 2008 ya no quedan estererías, pero a lo mejor en Adolfo Domínguez nos cobran 100 euros por unas sandalias de esparto.
Plaza de Zocodover, cuesta de las Armas, Toledo en plena guerra civil, septiembre de 1936. Foto Vincent Doherty. Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès
Plaza de Zocodover, cuesta de las Armas, Toledo. 2008

Esta otra estampa nos muestra soldados posando en Zocodover, al inicio de la Calle Ancha, donde hoy se sitúa la Caja Rural.
Plaza de Zocodover, Toledo en plena guerra civil, septiembre de 1936. Foto Vincent Doherty. Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès
Plaza de Zocodover, Toledo. 2008

En este caso se trata de la Plaza de la Magdalena, con el Casino al fondo, que aún hoy conserva los balazos recibidos aquellos días como muestra de la barbarie. En 2008 la escena es contemplada a partes iguales por turistas y lugareños.
Plaza de la Magdalena, Toledo en plena guerra civil, septiembre de 1936. Foto Vincent Doherty. Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès
Plaza de la Magdalena, Toledo. 2008

Esta otra pareja de imágenes, tal vez la más llamativa, muestra lo que era el Café Español en Zocodover, lleno de sacos terreros con soldados abrigados al amanecer justo donde hoy podemos tomar tranquilmente una horchata.
Plaza de Zocodover, Toledo en plena guerra civil, septiembre de 1936. Foto Vincent Doherty. Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès
Plaza de Zocodover, Toledo. 2008

Ya os mostré en su día cómo quedó Zocodover de devastado. En esta foto de Doherty podemos apreciar cómo sólo el Arco de la Sangre estaba en pie y cuán destruído estaba el Alcázar.
Plaza de Zocodover, Toledo en plena guerra civil, septiembre de 1936. Foto Vincent Doherty. Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès
Plaza de Zocodover, Toledo. 2008

Estas otras dos comparativas de Zocodover muestran edificios que son perfectamente reconocibles ayer y hoy en el entorno de Santa Fe. Cambia, y mucho, el ambiente que los rodea.
Plaza de Zocodover, Toledo en plena guerra civil, septiembre de 1936. Foto Vincent Doherty. Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès
Plaza de Zocodover, Toledo. 2008

Para terminar, y gracias a los enlaces que me ha pasado Tomás Recio, os pongo dos sobrecogedores vídeos en los que podréis ver imágenes de Toledo en los combates.
A mí me ponen la piel de gallina y sólo pido que no se repita.


Actualización (23-05-08): Según parece no fue Doherty quien tomó las fotografías sino que debió hacerlo algún fotógrafo profesional británico o estadounidense aunque sí acabaron en sus manos y más tarde quedaron olvidadas en un cajón de su casa. La historia es algo rocambolesca, digna de una novela:
Todo empezó cuando a Carles Querol, historiador catalán, le encargaron que fotografiara la misma zona del Alto Penedés que el mítico fotógrafo Robert Capa había inmortalizado con su cámara en 1939. El trabajo de Querol se exhibió en una exposición en Londres para la que necesitó la colaboración de Annya Doherty y ahí surgió todo. Por casualidad, la nieta del aviador (traductora) le comentó que aún conservaba en su casa un álbum familiar con fotos de su abuelo en Toledo durante los primeros meses de la Guerra Civil, todo un tesoro documental que hizo brillar los ojos de Querol. La vida de Doherty, como os digo, parece sacada de una novela: se había alistado en 1932 en la Royal Air Force británica. Cuatro años después llegó a Toledo a la edad de 26 años junto a un grupo de brigadistas ingleses para luchar contra las tropas rebeldes, después de que la RAF lo hubiera destinado a Singapur y más tarde al aeródromo republicano de Getafe. En abril de 1937 abandonó España y después participó en la Segunda Guerra Mundial. Más tarde trabajó para la aviación civil en África, continente en el que falleció en 1967 sin conocer a su nieta Annya y con sus fotos de Toledo a miles de kilómetros de distancia.Su vida fue más propia de un aventurero que de un militar tradicional y algún historiador sugiere que su presencia en España se debió a su posible trabajo como espía para las Fuerzas Aéreas Británicas ya que a éstas les interesaba conocer con todo detalle cómo eran y actuaban los aviones alemanes e italianos que luchaban al lado del bando nacional. Lo cierto es que este brigadista internacional o audaz espía conservó esta importante colección de fotografías que ahora nos muestra nuevos detalles de cómo fue el asedio al Alcázar. (Fuentes: Diario Hoy y El País)
Vincent Doherty en Toledo

7 comentarios

Ignacio dijo...

PODEIS ENCONTRAR MAS IMAGENES DEL ASEDIO DEL ALCAZAR (ALGUNAS REALMENTE IMPRESIONANTES)EN LA PELICULA DEL ITALIANO A. GENINA "SIN NOVEDAD EN EL ALCAZAR", Y ASI COMPROBAR COMO LAS GASTABAN "LOS BUENOS", SEGUN PROPAGANDA DEL ACTUAL REGIMEN.

Alatriste dijo...

Sobre la película Sin novedad...
leer http://www.plataforma2003.org/hemos_leido/146.htm

Muy buenas fotos una vez más, aunque no estoy muy seguro de si la estereia correspondería con el actual A. Dominguez parece ser más del nº5.

Por cierto, con referencia al comentario de Ignacio, el RÉGIMEN ACTUAL es una monarquía parlamentaria y una democracia representativa amparada en la constitución de 1978, tal vez Ignacio prefiera la propaganda más fiable del anterior régimen.

Ignacio dijo...

Para entender el sarcasmo hace falta un mínimo de inteligencia. Como te veo algo limitado en este aspecto, creo que es necesario que te aclare que la intención de mis palabras era equiparar el franquismo con esta “monarquía parlamentaria y democracia representabla-bla-bla-zzzzzzz, etc, etc.” que tanto te gusta, pues en el tratamiento de la información Y DE LA HISTORIA, ninguno de ambos ha mostrado un ápice de independencia e imparcialidad. Esto –aunque nunca deseable-, es algo lógico en una dictadura, pero si se hace en una democracia, esta queda al mismo nivel que una dictadura. Así está ocurriendo actualmente. Si tienes alguna duda, echa un vistazo a programación de T.V. de ciertas cadenas, a ciertos periódicos y a documentales y publicaciones de periodistas e “historiadores” comprometidos con el gobierno actual, y compáralos con la propaganda de cualquier dictadura. Asombroso parecido, ¿verdad?. Pues por eso llamo REGIMEN al actual gobierno. ¿Lo has entendido ahora?

Alatriste dijo...

Lo entiendo perfectamente, y lamento que te aburra la actual democracia representablablabla...

Si quieres mezclar churras con merinas pues muy bien, adelante, pero desde luego en el anterior Régimen uno no tenía opción de ver o escuchar más propaganda que la oficial y hacer lo contrario suponía jugarse el tipo.

Tampoco creo que tengas que poner el grito en el cielo – a menos que seas un bisoño idealista- porque hayas descubierto que los medios de comunicación no son objetivos.

Los medios de comunicación nunca serán objetivos, y entre sus funciones además de estar la de informan también se encuentra la de formar, es decir, expresan su punto de vista sobre una noticia para ayudar a su emisor a formarse una idea. Da igual radio, televisión o prensa, todos hacen lo mismo y aquí se trata de saber elegir cual comulga mejor con tus ideas.

Que la TVE no es imparcial ya lo sabemos todos, si te creíste lo del famoso "comité de sabios" allá tú, siento que te encuentres decepcionado. Con los historiadores sucede lo mismo, pero como en todo puedes elegir, puedes optar por Miqel Mir en lugar de por Julián Casanova o elegir para tu estantería los libros de Cesar Vidal en lugar de los de Preston.

Por otro lado quiero recordar que según avanzan los años van apareciendo multitud de medios de comunicación de diferentes tendencias y gracias a internet se ha producido un salto cualitativo al dar voz a ideas políticas o sociales que anteriormente y por la vía convencional tenían mucho más limitada su difusión. En nuestro actual Régimen y hoy mejor que nunca tienes la oportunidad de escoger los medios que mejor se adapten a tu conciencia sin tener que soportar la propaganda del partido de turno en el poder, no creo que nadie en tu casa te obligue a ver la TVE o a escuchar la SER.

Siento haberme extendido tanto pero quería que quedaran las cosas claras, de la misma forma que no creo en las dictaduras democráticas tampoco creo en la imparcialidad de los medios, y por muchos cuentos chinos que nos quiera contar el partido de turno en el poder, los medios de comunicación pública siempre barrerán para casa. Pero a pesar de todo comparar a un sistema democrático como el actual -con todas las imperfecciones que tenga- con una dictadura militar me parece un despropósito y no creo que se deba banalizar con ello.

Ignacio dijo...

¿Banalizar? Nada más lejos de mi intención, pues soportar a diario la mentira institucionalizada, me crea un malestar poco dado a la broma. Tan insufrible me resulta Moa como Vilar. ¿De verdad que es tanto pedir que un historiador sea imparcial y objetivo? Yo quiero que me informen, no que me moldeen; que me cuenten los hechos, que yo sacaré mis conclusiones ¿Soy por ello un bisoño idealista? Probablemente, pero creo que esto es mejor que conformarse y resignarse a recibir una información (y/o formación) sectaria y sesgada, que tú, por tu cultura, sí sabes que lo es, pero la inmensa mayoría del pueblo –premeditadamente poco formado y educado, pues así es mas manipulable-, no lo sabe, y la toma como objetiva y veraz. Así pues, gracias a la democracia, cualquier patraña puede convertirse en axioma, y si la mayoría dice que 2+2=5, hay que aceptarlo, ¿no?
Entiendo que la democracia es el sistema más justo, pero cuando la soberanía la ejerce un pueblo inculto, entonces es un sistema peligrosísimo.
También entiendo que nada es malo o bueno por definición. Oficialmente, lo de Chávez en Venezuela es una democracia, y lo de Primo de Rivera entre 1923 y 1930 fue una dictadura. Compara cotas de libertad y prosperidad entre una y otra y dime con que te quedas.
Lamento el rollo. Además, este debe ser un foro de Toledo y sus fotografías. Y como yo no te voy a convencer a ti ni tú a mi, solo me queda desearte un buen día.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

Tan sólo escribo para agradeceros a los dos vuestro impecable, educado y respetuoso intercambio de opiniones en un tema tan escabroso y en el que es muy habitual encontrar discusiones en las que la educación, la gramática correcta y el respeto brillan por su ausencia. La discrepancia no está reñida con la educación. Lo dicho, enhorabuena. Así da gusto gestionar un blog.
Un abrazo a los dos.

Irnomen dijo...

Estoy de acuerdo con el autor que las maneras de periodismo mercenario se asemejan a muchas dictaduras y que en una democracia no es en absoluto tolerable, y aunque con razón un compañero habla de la diversidad de medios he de afirmar rotundamente que siguen estando afiliados y financiados directa o indirectamente por ideologías políticas que nublan las realidades aunque he de achacar mi crítica no a estos listillos y escoria, echándole la culpa de la pobreza intelectual y la alienación al pueblo, responsable de esta nefasta situación por pura comodidad intelectual ¿Cuantos son capaces de leer un libro?

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall