sábado, 15 de enero de 2022

La transición entre el siglo XIX y el XX en Toledo fotografiada por Gustave Gillman

Gustave Gillman Bovet fue un auténtico personaje polifacético y erudito: músico, ingeniero, pintor, políglota (hablaba 11 idiomas), fotógrafo, empresario, guitarrista, astrónomo, historiador y metalúrgico. Como se puede comprobar, su actividad fue intensa en muchos campos, pero es en la fotografía donde nos ha dejado un inmenso y valioso legado. En una época en la que ser fotógrafo era algo realmente complejo y bastante engorroso, Gustave Gillman fue capaz de ser autosuficiente en todas las fases del proceso, desde la toma de la imagen hasta la obtención de las copias, en lo que sin duda debió invertir mucho tiempo a lo largo de su vida.
Gustave Gillman nació el 15 de junio de 1856 en Londres, en Warwick Street, en el céntrico barrio de Westminster. Hijo de Robert Gillman y de la suiza Caroline Bovet, fue el menor de cuatro hijos. El mismo año de su nacimiento, la familia Gillman se mudó a Victoria Street, también en Westminster. Con solo dos años, Gustave comenzó a aprender a tocar la corneta, descubriendo una pasión por la música que nunca abandonó. A los cinco años se mudó a la casa de su familia materna en Fleurier (Suiza) pero pronto regresó a Westminster en 1861. En el otoño de 1862 inició sus estudios en el Miss Leach College donde permaneció hasta 1866. Durante este período, pasó sus vacaciones de verano en Fleurier, donde aprendió alemán. En aquellos años, también, el joven Gustave sufrió fiebre tifoidea, lo que requería que pasara parte de su período escolar en Knightsbridge. Desde 1866 pasó un tiempo en Brighton, en el Miss Jane Smith College. En 1868 se mudó al Mr. Jos Hutton College y la Old Hove House School. Toda esa itinerancia sin duda marcó el carácter de Gillman de por vida, que se caracterizó por ser un incansable viajero con multitud de lugares de residencia.
1870 fue un mal año para la familia Gillman Bovet: su madre murió a los cincuenta años y su padre se rompió una pierna en un accidente del que nunca se recuperó. Gustave en ese momento tenía 14 años. Ese mismo año aprobó sus exámenes de ingreso en Cambridge.
En 1871, a la edad de 17 años, Gustave viajó mucho desde Kensington a Exeter y Southsea, donde vivía parte de su familia paterna. En junio de aquel año, su padre le animó a viajar al sur de España donde vivía su hermano Fritz (Federico). Llegó a bordo del barco Britannia a Gibraltar, viajó a Málaga y luego a Granada donde inmortalizó sus visiones del paisaje a través de acuarelas. Más tarde viajó a Darro y a Jaén donde por fin se encontró con Federico. La Navidad de 1871 transcurre con los dos hermanos en Jerez de la Frontera. En 1872 Gustave pasó la mayor parte del año en Madrid experimentado los efectos de la Tercera Guerra Carlista que convulsionaba España en ese momento.
Aunque sus padres priorizaron su educación en lingüística y música, los hermanos se interesaron en la ingeniería como resultado de su agilidad mental. Ambos hermanos desarrollaron un gran interés por la ingeniería minera.
Gustave Gillman. Fuente: gssr.es En 1873 regresaron a Gran Bretaña pues Gustave comenzó a trabajar en la construcción del Ferrocarril de Londres, Chatham y Dover, hasta 1875, cuando Federico lo llamó de regreso a España, llegando a Granada en marzo de ese año. El 28 de septiembre de 1875 se comprometió con María del Rosario Sirvent de Berganza, una bella joven malagueña, hija de un soldado alicantino llamado Juan Sirvent y Picó, que había combatido en la Guerra Carlista. Después de un largo noviazgo de casi cinco años, se casaron en Gibraltar el 15 de junio de 1881, en el 25 cumpleaños de Gustave. Al año siguiente, la pareja tuvo un hijo que murió el mismo día de su nacimiento. Sin embargo, acabarían teniendo diez hijos más, siete de los cuales sobrevivieron hasta la edad adulta. En la primavera de 1886 la familia se traslada de nuevo a la provincia de Granada para vivir en Darro en un palacete.
Su interés fotográfico no se centró únicamente en los ferrocarriles y las minas, realizó muchas placas fotográficas de edificios de interés arquitectónico pero, probablemente, las más interesantes para nosotros hoy son las de la gente común que vivía de trabajar y cultivar la tierra. Gustave tenía un gran respeto por las clases más humildes y la vida en el campo. A menudo, pintaba cuadros a partir de las fotografías que había tomado, que le servían de modelo e inspiración.
Redes en el puerto de Águilas. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-018_070 En la década de 1880 participó en numerosos proyectos como el desvío del río Genil a Granada mediante un acueducto en el municipio de Güéjar Sierra. En los últimos días del verano de 1889 se alojó temporalmente en Lorca para trabajar en la Great Southern of Spain Railway Company Limited (GSSR). En 1890 se estudia la posibilidad de ejecutar una línea a Vélez Rubio a petición del Departamento de Caminos y Obras de la GSSR. Durante este tiempo estuvo trabajando en Vélez Rubio, Serón y Cantoria en cada uno de los cuales residió entre 1889 y 1894 investigando las mejores rutas para la GSSR. Aunque nunca se han encontrado sus diarios de este período, su registro fotográfico permite saber dónde estuvo en ese tiempo con gran precisión.
Las primeras líneas que se inauguraron fueron las que unen Jaravía y Pulpí el 1 de abril de 1890, tras las cuales se abrieron tramos en un tiempo increíblemente breve, inaugurándose la línea a Baza el 27 de diciembre de 1894. Toda la línea, estaciones, puentes, desmontes, terraplenes y alcantarillas fueron ejecutados en solo en siete años, algo absolutamente sorprendente en esa época. Posteriormente se construyó la vía de Baza a Guadix en 1907, y aunque la GSSR ya había vendido la concesión a 'The Granada Railway Company Limited', se cree que Gustave estuvo involucrado de alguna manera en la construcción de este tramo y que el proyecto se diseñó antes de la citada venta.
Aunque todas estas obras debían ser complejísimas, encontrándose Gustave con dificultades para el transporte de materiales ya que había muy pocas carreteras transitables en la zona montañosa en ese momento y los suministros se importaban en buena medida del Reino Unido hasta los puertos del Mediterráneo, este genial y polifacético personaje aún tuvo tiempo de tomar maravillosas fotografías de la zona y sus gentes, por quienes sentía una verdadera afinidad y respeto.
Mujeres en burro en un camino en Águilas. . Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-102_016 En 1897, fruto de su enorme esfuerzo y éxitos, la GSSR le nombró 'Director de Ferrocarriles y de la Compañía en España', centrándose en hacer rentable la empresa para lo que estuvo tres meses en Inglaterra tratando de influir en los inversores sobre la posibilidad de extraer minerales de las montañas alrededor de Bacares (Almería) y la zona de los Montes Filabres por tratarse de un área considerada como una veta madre de metales y siendo Gillman consciente de que el ferrocarril pasaba cerca de las famosas canteras de mármol de Macael y de las fábricas de mármol de Olula del Río. En paralelo, continuó desarrollando las instalaciones para el transporte de mineral así como de esparto y de pasajeros, construyendo cargadores como el de Los Caños así como el muelle de carga 'El Hornillo' en Águilas (Murcia) en 1903, considerada hoy la obra de un auténtico visionario.
Durante estas décadas, Gustave aumentó su conocimiento viajando por todo el mundo estudiando la topografía de las áreas productoras de minerales y conociendo de primera mano avances como el teleférico.
En 1908, Gustave y Federico viajaron a Sicilia para estudiar el método de producción de azufre para poder construir nuevos hornos de este material en Arcos de la Frontera de los que eran propietarios, donde creían que no estaban produciendo la cantidad de azufre que podían. Allí localizaron a un experto en azufre llamado 'Januzzo' que consiguió construir un horno a pleno funcionamiento en Arcos de la Frontera.
Durante sus numerosos viajes, Gustave siempre anotaba exhaustivamente en sus diarios cada detalle de sus actividades, información que nos ha llegado, descubriéndonos a todo un hombre renacentista interesado en casi cualquier disciplina técnica o artística.
Gustave Gillman. Fuente: gssr.es Dichos diarios reflejan su frenética vida de viajes por el mundo, que en aquella época se realizaban con medios de transporte muy diferentes, siendo por ejemplo un visitante habitual de Madrid y Londres. En mayo de 1913 llega a un acuerdo con empresas británicas que tenían intereses en la construcción de vías férreas en Brasil. El 31 de julio llega a Recife y desde allí viajó a Petrópolis, donde tendría su sede, dejando a su esposa y familia en España. En abril de 1915 volvió a cruzar el Atlántico para regresar a Londres, donde tenía pensado organizar una exposición de las pinturas que había realizado durante su estancia en Brasil, aunque las pinturas se perdieron en el viaje. Tras ello viajó a Manchester donde su hijo Gustavo estudiaba ingeniería y posteriormente se dirigió a España para estar con su familia, tras lo que regresó finalmente para proseguir su trabajo en Brasil.
En 1922, finalizada la construcción del ferrocarril en Brasil, Gustave estaba organizando su regreso definitivo a Águilas cuando sufrió un accidente del que nunca se recuperó y, pocos días antes de emprender su viaje a España, enfermó y el 28 de febrero de 1922 falleció a los 66 años de edad de tuberculosis pulmonar en su casa de Petrópolis, en cuyo cementerio descansa. Su esposa María, falleció en Águilas en 1944.
Una vez resumida su apasionante vida, me centraré en sus imágenes tomadas en Toledo a finales del XIX y comienzos del XX en varias estancias en la ciudad. Se trata de parte del material que se conserva en el excelente Archivo General de la Región de Murcia gracias a las donaciones realizadas entre 2009 y 2020 tanto por Gabriel Folqués como por la familia Van der Heijden y Gustavo Gillman Mellado, ambos estos últimos bisnietos del autor, y que se completa con copias digitales de fotografías conservadas por la familia y en instituciones como el Archivo Municipal de Águilas.
Las fotografías más antiguas de Toledo tomadas por Gillman datan de los últimos años del siglo XIX y se conservan mayoritariamente en un álbum:
Un carro de mulas en el puente de San Martín hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_009 Puerta de Bisagra hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_010 Puente de Alcántara hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_008 Sinagoga de Santa María la Blanca hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_006 Puente de Alcántara hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_002 Puente de Alcántara hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_003 Puente de San Martín hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_004 Claustro de San Juan de los Reyes hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_005 Puente de Alcántara hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_007 Puerta del Sol hacia 1900. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FR-GG-017_011 Sin embargo, las más bellas las tomó ya en los primeros años del siglo XX. Hablan de un fotógrafo experimentado y sensible, con un amplio registro, capaz de obtener imágenes muy diversas pero casi todas ellas técnicamente impecables. Comencemos por la maravillosa calle de santo Tomé.
Calle de Santo Tomé el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-109_002 ¿No os parece sencillamente deliciosa esta vista de Zocodover?
Plaza de Zocodover el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-109_001 El 24 de junio de 1901 aún Benito Pérez Galdós frecuentaba la ciudad, concretamente a menudo se alojaba en la fonda de las hermanas Figueroa que es el edificio que vemos a la izquierda de esta vista. ¿No os parece alucinante pensar que tras esas ventanas pudiera estar asomado discretamente el genial escritor canario?
Calle de Santa Isabel con la torre de la Catedral al fondo el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108__050 Mirad qué maravillosas vistas del Baño de la Cava:
Baño de la Cava  en los primeros años del siglo XX, entre 1900 y 1908. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-102_001 Baño de la Cava hacia 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-101_060 No podía faltar la calle Ancha:
Calle Comercio o calle Ancha el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_048 La Catedral y la Plaza del Ayuntamiento:
Catedral y Plaza del Ayuntamiento en los primeros años del siglo XX, antes de 1908. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-102_022 El Puente de Alcántara:
Mujeres con cántaros en el Puente de Alcántara y al fondo el Castillo de San Servando  en los primeros años del siglo XX, entre 1900 y 1908. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-101_056 Un carruaje en el Puente de Alcántara el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_045 Puente de Alcántara desde la Cuesta de Doce Cantos en 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-126_001 Puerta exterior del Puente de Alcántara el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_046 Puente de Alcántara hacia 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-101_053 Puente de Alcántara hacia 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-126_003 El Puente de San Martín:
Puente de San Martín  en 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-126_005 Un arriero en burro y unas mujeres en el Puente de San Martín el 23 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_044 Una mujer y un burro salen por el Puente de San Martín el 23 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_043 La Puerta de Valmardón, pudiéndose ver al fondo que la Mequita del Cristo de la Luz aún estaba semioculta por los muros de la casa del santero:
Puerta de Valmardón el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-109_004 El conocido como Palacio del Rey Don Pedro en la Plaza de Santa Isabel, cuando albergaba una escuela de niñas:
El conocido como Palacio de Pedro el Cruel en la Plaza de Santa Isabel el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-109_003 Cerca de allí, sin salir de la misma plaza, el Palacio de Inés de Ayala:
Puerta del Palacio de Inés de Ayala en la Plaza de Santa Isabel el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_049 La casa que años después acogió el Museo del Greco:
Patio de la casa que luego se convirtió en el Museo del Greco  en los primeros años del siglo XX, entre 1900 y 1905. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-102_023 Vistas panorámicas de gran belleza tampoco podían faltar:
Río Tajo, huerta del Granadal y Hospital Tavera el 24 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_047 Vista general de Toledo desde el Valle el 23 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_042 El Castillo de San Servando:
Castillo de San Servando antes de 1908. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-101_055 Castillo de san Servando y río Tajo  en los primeros años del siglo XX, entre 1900 y 1908. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-101_057 Los molinos de San Servando:
Río Tajo y Molinos de San Servando hacia 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-101_054 La Sinagoga de Santa María la Blanca:
Sinagoga de Santa María la Blanca en 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-124_004 Sinagoga de Santa María la Blanca el 23 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_039 El monasterio de San Juan de los Reyes:
Claustro de San Juan de los Reyes en 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-124_005 Claustro de San Juan de los Reyes el 23 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_041 Claustro de San Juan de los Reyes el 23 de junio de 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-108_040 La preciosa Puerta del Sol:
Puerta del Sol en 1901. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-125_002 Puerta del Sol antes de 1908. Fotografía de Gustavo Gillman Bovet © Archivo General de la Región de Murcia, signatura FOT_NEG-102_024 En definitiva, se trata de un completísimo repaso al Toledo de entresiglos, de la mano de una persona absolutamente inquieta y polifacética que modernizó buena parte del sureste español y además nos dejó un espléndido legado fotográfico. No quiero terminar sin agradecer al Archivo General de la Región de Murcia la cesión de estas fotos y su excelente labor preservadora y divulgadora.
Para saber más:
- Vida de Gustave Gillman en GSSR.es
- Documentación del fondo Gillman en el Archivo General de la Región de Murcia

2 comentarios

José Luis Cadenasx dijo...

Magnifico reportaje, impresionantes fotografías. muchas gracias.

Racomu dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario anterior. Gustave Gillman personaje digno de Galdós en todos los sentidos, ilustre y muy conocido en Águilas (Murcia). Toledo sigue ahí, pero sin añorar la locomoción que se nos muestra, y tan campante del mogollón turístico que cada día la visita.
Gracias por el reportaje.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall