domingo, 3 de mayo de 2009

El Colegio de Infantes

Siempre lamentaré no haber nacido unos años antes, para haber podido siquiera asistir a las últimas clases impartidas en el antiguo y venerable edificio de mi Colegio Nuestra Señora de Los Infantes. Ese privilegio sí pudo disfrutarlo mi hermano Ricar y siempre que tiene ocasión presume orgulloso de ello. Y no es para menos: desde aquel lejano día en que el colegio se trasladara a los nuevos edificios de la zona baja de la ciudad han pasado ya unos 30 años y desde entonces el antiguo colegio ha permanecido cerrado a cal y canto, pese a los múltiples anuncios de un inminente uso como Centro de Día, lo que finalmente fue descartado. Por fin el 5 de noviembre de 2014 se ha abierto al público reconvertido en el magnífico Museo de Tapices de la Catedral.
El antiguo Colegio de Infantes, situado en la entrañable Plaza de la Bellota, fue construido hacia 1559 bajo la dirección de Francisco de Villalpando, destacando sobremanera la portada de estilo italiano, con dos figuras femeninas o canéforas a ambos lados de la puerta, y presidida en su parte superior, por el escudo del Cardenal Silíceo sostenido por dos putti. Por encima del entablamento, decorado con máscaras, tritones y putti, se instala un tondo con la Virgen y el Niño, de clara influencia italiana. A ambos lados aparecen sedentes las representaciones de la Justicia y de la Fe.
Las primeras imágenes del edificio fueron tomadas por Alfonso Begue, Jean Laurent y Casiano Alguacil a mediados y finales del siglo XIX:
Colegio de Infantes (primer plano) y Alcázar (al fondo) en 1864. Fotografía de Alfonso Begue. Colección personal de Luis Alba.
Toledo- Colegio de Infantes. Laurent. Biblioteca Nacional
Colegio de Infantes (Toledo) a finales del siglo XIX. Fotografía de Casiano Alguacil

En los inicios del siglo XX el Colegio fue algo más fotografiado por diversos autores:
Colegio de Infantes entre el 15 y el 17 de junio de 1914. Autocromo de Auguste Léon. © Musée Albert-Kahn - Département des Hauts-de-Seine
Colegio de Infantes y Plaza de la Bellota a comienzos del siglo XX. Fotografía de D. Pedro Román Martínez. Centro de Estudios Juan de Mariana. Diputación de Toledo
Colegio de Infantes a comienzos del siglo XX
Colegio de Infantes (Toledo) a principios del siglo XX. Archivo Rodríguez
Colegio de Infantes (Toledo) a principios del siglo XX. Foto Blanco y negro.
Colegio de Infantes (Toledo) a principios del siglo XX. Foto Rodríguez
Colegio de Infantes (Toledo) a principios del siglo XX. Detalle de pinturas en la fachada. Foto Rodríguez
Colegio de Infantes (Toledo) y Plaza de la Bellota a principios del siglo XX
Colegio de Infantes (Toledo) a principios del siglo XX
Colegio de Infantes en la Plaza de la Bellota  hacia 1923. La Esfera
Colegio de Infantes. Fotografía de Narciso Clavería publicada en mayo de 1930 en la Revista Toledo
Colegio de Infantes (Toledo) a principios del siglo XX
Manuel Anaya (actualmente cantor de la catedral y canónigo honorario) a principios de siglo en el Colegio de Infantes
Seises del Colegio de Infantes (Toledo) en 1930. Foto Benitez Casaux para Revista Estampa
Seises del Colegio de Infantes (Toledo) en 1930. Foto Benitez Casaux para Revista Estampa
Seises del Colegio de Infantes (Toledo) en 1930. Foto Benitez Casaux para Revista Estampa
Seises del Colegio de Infantes (Toledo) en 1930. Foto Benitez Casaux para Revista Estampa
Seises del Colegio de Infantes (Toledo) en 1930. Foto Benitez Casaux para Revista Estampa
1924, Seises del Colegio de Infantes con el cordero pascual
EL SEISE GREGORIO MATEO GUZMÁN DE LA PLAZA EN 1925

Uno de sus más destacados alumnos de principio de siglo fue el músico Jacinto Guerrero, al que vemos en su etapa como colegial y también en 1943 junto a los siete alumnos de ese año:
Alumnos del Colegio de Infantes (Toledo) en 1906
El músico Jacinto Guerrero a principio de siglo siendo alumno del Colegio Infantes
Colegio de Infantes (Toledo) a principios del siglo XX, con Jacinto Guerrero y 7 alumnos. Foto Rodríguez

Esta era la imagen de la portada hacia 1980, muy cerca de la fecha de su definitivo cierre como colegio en activo:
Colegio de Infantes (Toledo) en 1980
Plaza de la Bellota hacia 1970. Colección Luis Alba. Ayuntamiento de Toledo

En los años 80 y 90, con el edificio cada vez más degradado, fueron tomadas estas fotografías:
Colegio de Infantes (Toledo) en los años 80
Colegio de Infantes (Toledo) en los años 90

En 2004 fue restaurada su portada, recuperándose parte de la policromía de las decoraciones:
Tondo de la Portada del Colegio de Infantes antes de la Restauración de 2004
Restauración de la portada del Colegio de Infantes en enero de 2004
Tondo de la Portada del Colegio de Infantes después de la Restauración de 2004
Escudo de la Portada del Colegio de Infantes después de la Restauración de 2004
Tondo de la Portada del Colegio de Infantes después de la Restauración de 2004
Colegio de Infantes (Toledo) en la actualidad

Sin embargo, esta restauración no tuvo continuidad con el resto del edificio, que presenta un lamentable estado de abandono y deterioro, hasta el punto de que incluso la portada restaurada en 2004 está volviendo a sufrir graves desperfectos en su delicada piedra caliza como consecuencia de la acumulación de excrementos de palomas que han echado por tierra la inversión realizada en la restauración:
Tondo de la Portada del Colegio de Infantes en 2009 dañado por excrementos de palomas
Portada del Colegio de Infantes (Toledo)

Como os decía anteriormente, el Colegio Nuestra Señora de Los Infantes tuvo que trasladarse a unas instalaciones más modernas en la zona de expansión de la ciudad, en lo que entonces era un terreno ocupado por campos de fútbol, terraplenes y matorrales. Esta imagen data de 1974, antes del inicio de las obras, y en ella se ve el terreno que actualmente ocupa el colegio y sus alrededores:
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1974 antes de iniciarse su construcción

Entre otras curiosidades, esta imagen nos trae al recuerdo la antigua fábrica de gaseosa La Casera:
Antigua fábrica de gaseosa La Casera en Toledo en 1974

También podemos ver la excavación del vaso de la actual piscina de la Escuela de Gimnasia:
Piscina de la Escuela de Gimnasia en construcción en 1974

En 1978 comenzaron las obras del nuevo Colegio:
Inicio de las obras del Colegio de Infantes en 1978

Estas imágenes datan de 1979, y se puede ver el avance de los trabajos:
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1979
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1979
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1979
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1979

En 1989 el Colegio presentaba este aspecto:
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1989

En los años 90 se ampliaron las instalaciones y se construyó la Iglesia de San Julián:
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1994. Construcción de la Iglesia de San Julián
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1994. Construcción de la Iglesia de San Julián
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 1995. Finalizada la construcción de la Iglesia de San Julián
Colegio de Infantes de Toledo en 1995
Colegio de Infantes de Toledo en 1996
1999-vistaGeneral

Este es el aspecto actual del Colegio desde el aire:
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 2007
Vista aérea de los terrenos del Colegio de Infantes en 2007

Para terminar, quisiera agradecer a Don Sebastián, director del Colegio, la cesión de buena parte de estas fotografías. Con el deseo de que pronto se desbloquee la definitiva rehabilitación del antiguo edificio, antes de que sea demasiado tarde, sólo me queda enviar un fuerte abrazo a todos los profesores y compañeros que allí tuve y que tantas cosas me enseñaron.

Actualización (5 de noviembre de 2014): en el día de hoy ha sido por fin inaugurada la rehabilitación del edificio que desde este momento acoge el Museo de Tapices de la Catedral. Una verdadera gozada por partida doble: el edificio está al fin salvado de la ruina y el contenido es sencillamente espectacular, máxime teniendo en cuenta que hasta la fecha no podía ser admirado en su mayor parte.

El Antiguo Colegio de Infantes en Google Maps:

Ver Toledo Olvidado en un mapa más grande

En Nuevo Colegio de Infantes en Google Maps.

Ver Toledo Olvidado en un mapa más grande

Para saber más:
- Reportaje del 18 de febrero de 1930 sobre los seises del Colegio de Infantes en la Revista Estampa (PDF de 24 megabytes de tamaño).

10 comentarios

RSB dijo...

¡Cuántos recuerdos! ¡Cuánta nostalgia!

Del primitivo colegio, conservo incontables momentos. Como la clase en la que el entrañable don Jesús nos asombró a los infantes con la mágica demostración del encendido de su pitillo (¡el profesor podía fumar en clase!) mediante la aplicación de una lupa que concentró los rayos dorados de sol que entraban por el ventanón de la clase. La misma clase en la que un armatoste para mí hipnotizante, repleto de extraños botones y tiradores con incomprensibles palabras escritas en latín, de repente se convertía en un maravilloso órgano del que el señor Celada era capaz de extraer admirables melodías, con su inconfundible gesto que hacía evidente justicia al mote que la muchachería le había colocado con irreverencia pueril. La misma clase en la que conocí a mi gran amigo Hugo, y que vió nacer una amistad que dura ya casi treinta años.

Pero, sobre todos ellos, el recuerdo imborrable es el del primer día del colegio. El primer día en el que me sentí mucho mayor que "ayer". Había pasado del parvulario de la Señorita Pepita, al imponente nuevo colegio. Allí, con mi flamantes nuevos pantalones cortos grises, y mi jersey azul (en lo que fue un fracasado intento del querido Don Luis por uniformar a la tropa), en el increible patio toledano de columnas de piedra, y suelo de granito, resonó la primera voz que públicamente me llamó por mi nombre completo y apellidos (lo cual interpreté para mis adentros como la sonora certificación de mi paso a una etapa de madurez y hombría), durante el oficial repaso a la lista completa de alumnos para aseguramiento de la llegada correcta de todos los esperados. Pasada la lista, en ese mismo patio, Don Luis nos arengó con un vibrante discurso de bienvenida en el que, por encima de todo, me quedé con una idea: "el colegio lo hacemos entre todos".

Efectivamente, así fue durante aquellos maravillosos primeros años. Años en los que le debemos a él y al resto de los profesores que tuvimos la suerte de disfrutar (el temido -antes de conocer, y luego inolvidable- Don Emilio, el entrañable don Ángel, el ya mencionado don Jesús...) haber sido capaces de crear un espíritu de solidaridad, de equipo, de unión de fuerzas, que jamás olvidaré. Un espíritu que se trasladaba a la casa de uno, y que te hacía sentir un exultante orgullo cuando, ya desterrados al exilio de "los campos de don Gregorio", acarreabamos pesadas bolsas repletas de papel (que se lanzaban a la caseta de obra medio desvencijada a través de las ventanas con rejas, para ser luego vendidas al peso)como pequeña gran aportación a la economía de nuestro colegio.

Así es como resuenan aún en mi mente la voz y las palabras de don Luis, entremezcladas con el olor de los tiestos de "pilistras", y el del betún de los lustrosos zapatos en ese primer día como "Infante".

valen 62 dijo...

Los recuerdos que me traen estas últimas fotos, las de los 70, viendo los antiguos campos de Don Gregorio, cuantos partidos no habremos jugado los de nuestra generación en ellos, y la antigua fabrica de La Casera. Gracias amigo Eduardo por devolvernos a esos años de nuestra niñez.

Juan dijo...

Hola, encontré tu blog de casualidad y me parece sencillamente genial. Tiene muy buen texto y muy buna selección de fotos. Como historiador, las de la guerra civil me han impresionado y no me imaginaba que Toledo hubiese sufrido tanto en aquel verano del 36 del asedio.
Como madrileño, dada la cercanía de las dos ciudades, suelo ir bastante a pasear y desde este invierno empecé a perderme por las calles más alejadas del turismo y, anda que te anda, por el cuadrante sureste del casco viejo, me encontré con ese colegio tan impresionante como inesperado, con esas dos cariátides, y ese porte tan renacentista. Desde luego fue una sorpresa para mí ese barrio que desconocía. ¿Qué edificio era ese de las cariátides me pregunté? Pude descubrir en el mapa que me encontraba en el Colegio de Infantes.
Saludos y enhorabuna por el blog, el cual lo voy a poner entre los favoritos.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Muchas gracias a todos por los comentarios!
Un abrazo.

Quique dijo...

Buenas, Eduardo. Hay que ver lo que aprende uno con tu blog, me encanta.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por descubrirnos sitios de Toledo que todavía no cnocemos a los que vamos de vez en cuando por allí, o darnos el nombre e historia de sitios que hemos visto pero no sabemos que son!

José Enrique dijo...

Fantástico tu blog. Se puede pasar uno las horas muertas leyendo tus comentarios históricos u observando esas maravillosas instantáneas.

En particular quería preguntarte donde obtuviste una de las fotografías, en concreto en la que salen los niños de los seises con el cordero pascual. Uno de los niños es Gregorio Guzmán de la Plaza, tío-abuelo mío.

Una enorme felicitación por lo que haces para dar a conocer Toledo.

Anónimo dijo...

Que gran colegio

Uber Regé dijo...

Como todas tus entradas, es un reportaje cuidadoso y muy bien documentado. Fui alumno de Infantes entre 1966 y 1976, y conservo algunas fotografías curiosas de esa época, incluyendo la puerta, algunos profesores, etc. Naturalmente para los que es parte de nuestra pequeña historia personal el colegio de Infantes es algo grande e importante, y seguro podríamos estar horas sin fin contando detalles y anécdotas. En mi caso, es un poco lo que pasa con Toledo y su casco antiguo: considero que "Toledo" es el casco antiguo, lo otro... (Santa Teresa, Buenavista, El Polígono...), sí, sé que legalmente lo es, y que de hecho la mayoría vive ahí pero para mí... no "es" Toledo. Y con Infantes lo mismo: todo lo que no sea el edificio antiguo... Te felicito de nuevo por tu excelente trabajo. Por cierto, me ha encantado ver la letra de mi padre en los carteles que ilustraban las fotos de construcción del nuevo colegio, también él fue quien grabó unos años antes la peliculilla de esa familia que se baña en el Tajo, y que es la mía, tal vez la recuerdes :-)

Anónimo dijo...

¿Cuando se inaugura el Museo de Tapices en el Colegio de Infantes?

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall