viernes, 29 de diciembre de 2017

El extraño caso de la casa del anticuario Justo García Callejo

En anteriores entradas del blog ya intenté mostrar de la manera más clara posible con fotografías el grado de destrucción que sufrió en 1936 todo el entorno del Alcázar como consecuencia de los intensos bombardeos y voladuras con minas subterráneas que se sucedieron durante el asedio al baularte en los primeros meses de la Guerra Civil.
En concreto, quedó tremendamente desfigurado el trazado urbano de buena parte del antiguo Arrabal de los Francos, barrio fundado tras la reconquista de Toledo en 1085 por los francos (es decir, miembros del pueblo germánico que se estableció en tierras hoy situadas en Francia, Alemania, Bélgica y Holanda) que acompañaron y ayudaron al rey Alfonso VI, y que se establecieron en este barrio cercano al Alcázar para estar cerca del poder real. Podría decirse que el centro de este barrio era la Iglesia de la Magdalena, advocación claramente ligada a este pueblo, y más concretamente a su rama merovingia.
Cerca de esta Iglesia se situaban las calles Horno de los Bizcochos, Horno de la Magdalena y el callejón del Vino de Esquivias, nombres -no me lo negaréis- todos ellos de lo más curioso.
Calles del entorno del Alcázar (antiguo Arrabal de los Francos) en el plano de Reinoso de 1882
El espacio que distaba entre las casas más cercanas de la esquina de la cuesta del Alcázar con la propia fortaleza era muy inferior al actual, como puede comprobarse en esta fotografía:
Vista aérea del Alcázar en 1922 por Luis Ramón Marín
Vista aérea del Alcázar en 1922 por Luis Ramón Marín (detalle)

Aquí se ve esa zona en una foto hecha desde la fachada sur del propio Alcázar en 1920:
Vista del Arrabal de los Francos desde el Alcázar en 1920. Centro de estudios de C-LM.

Como decía antes, la guerra acabó con la inmensa mayoría de estas casas y propició una reordenación urbana posterior en la que se ensanchó mucho el tramo final de la Cuesta del Alcázar, acabando para siempre con la trama medieval de las casas y calles de la zona:
Alcázar destruido en 1936. Vista aérea de la zona con los cráteres de las minas y las casas destruidas.
Entorno del Alcázar hacia 1954 (foto aérea). Detalle de la imagen de la colección de Luis Alba.


Hubo sin embargo una casa que, en medio de un mar de destrucción, resistió en pie de manera casi milagrosa. Me refiero a la casa del anticuario Justo García Callejo.
Casa del Anticuario Justo García Callejo. Foto de Otto Wunderlich en 1944. Fototeca del IPCE.

Gracias a las investigaciones de Rafael del Cerro, sabemos que D. Justo García Callejo había nacido en 1875, y que tras la guerra civil, este notable anticuario la rehabilitó. Era famoso su patio repleto de piezas de cerámica, piedras, tallas o maderas, que en más de una ocasión visitaban personajes conocidos como por ejemplo la esposa de Franco, Carmen Polo, gran aficionada a adquirir valiosas piezas en anticuarios de toda España. Otras personalidades entraban en la casa en el transcurso de las visitas oficiales que se hacían a las ruinas del Alcázar.
Vista de la Catedral desde el Alcázar hacia 1950. Se ve la casa del anticuario Justo García Callejo. Fotografía de E. Boudot-Lamotte.

El patio estaba lleno de macetas con plantas y flores entre las piezas que vendía, y contaba con una galería en la planta superior. La entrada al patio es la que se observa en esta imagen detrás del vendedor de cerámica. La puerta de la izquierda, más pequeña, era la entrada a la parte de la casa donde el anticuario vivía:
Tipo toledano: vendedor de cerámica en burro ante la casa del anticuario Justo García Callejo en la C/ Horno de los Bizcochos a mediados del siglo XX.

Esta es otra imagen de la casa:
Casa del Anticuario Justo García Callejo. Libro de Víctor Crastre. Foto de Robert Julia

Sin embargo, en un extraño e inexplicable giro de la historia, esta casa que parecía que había superado el trance más difícil de su vida como fue la guerra civil, vio como la piqueta acababa con ella en la década de 1960 en el proceso de edificación que se sucedió en esta zona (se construyeron los edificios de los sindicatos y también el Hotel Alfonso VI, además de otras viviendas).

En la actualidad, si no estoy equivocado, en el lugar en el que se levantaba la casa del anticuario Justo García Callejo se encuentra el edificio del Hotel Toledo Imperial:


Esta es una curiosa imagen de la zona, en pleno proceso de reconstrucción del torreón suroeste del Alcázar hacia 1960, tomada donde hoy se levanta el hotel Alfonso VI:
Reconstrucción del Alcázar © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura Album4-1768

Actualización (2 de febrero de 2018): Añado las notas interesantísimas que me pasa Rafael del Cerro y que complementan excepcionalmente la entrada:

"Veo muy esclarecedor comparando el plano de Reinoso con la foto anterior a 1936 para ver el cambio de las antiguas calles de esta zona.
Verás que te señalo el tejado de la Editorial Católica donde se imprimió mucho tiempo El Castellano, hasta 1936. El acceso era por la C/ Juan Labrador. Aquí estuvieron los talleres de Editorial Católica Toledana hasta su cierre.
La comisión que se creó desde el Ayuntamiento, en el verano de 1936, para salvar el patrimonio artístico, en una breve alusión de los trabajos realizados, se menciona que por la tarde del 15 de septiembre acudieron a un parapeto cercano al Alcázar a retirar algunas piezas de valor. Se referían a la vivienda del anticuario Justo García Callejo que falleció en 1957.
La plaza de Capuchinos (cuya disposición original aparece en el plano de Reinoso de 1882) se modificaría por los efectos de la guerra, vividos en del verano de 1936.
En ese momento se perdió el primer tramo del callejón de Vino de Esquivias, que unía el final de la cuesta del Alcázar con la calle Horno de los Bizcochos. Este tramo pasaría por delante de la actual fachada del Hotel Alfonso VI.
El segundo y estrecho tramo de dicho callejón (que nunca tuvo salida) se fundiría desde 1936 con los solares de ambas aceras cuyas casas habían sido destruidas por los efectos de la aviación y la artillería. A finales de los años 60, cuando comenzó a reconstruirse su entorno, el referido tramo final del antiguo callejón de Vino de Esquivias renació en la trama urbana, aunque cerrado al tránsito público. Desde entonces es un punto muy fotografiado por la vista que ofrece de la torre de la Catedral."

Entorno del Alcázar antes de 1936, sobre una foto de Luis Ramón MArín. Explicación de Rafael del Cerro
Entorno del Alcázar después de 1936, hacia 1950. Explicación de Rafael del Cerro.

Espero que os haya gustado esta curiosa y extraña historia de una casa que pudo pasar a la posteridad como la única superviviente de toda una manzana, pero que terminó sus días cuando todo parecía más fácil para ella.
Aprovecho para desearos a todos un 2018 lleno de alegrías e ilusiones.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Toledo fotografiado por Louis Léon Masson a mediados del siglo XIX

Louis Léon Masson fue un fotógrafo francés nacido en Tours en 1825 y afincado en Sevilla, cuyos años de actividad más intensa fueron los comprendidos entre 1854 y 1872, por lo que es considerado uno de los pioneros de la fotografía en España. Louis Léon Masson fue el primer fotógrafo en retratar personas fallecidas en Sevilla por encargo de sus familiares. Tomó algunas de las primeras fotos conocidas de corridas de toros y regentó en la capital hispalense dos estudios, primero en la calle de las Escobas y posteriormente en la calle Sierpes.
Libro de Louis Léon Masson dedicado
Tomó algunas de las series más antiguas que se conocen de fotografías estereoscópicas de distintas ciudades españolas como Málaga, Granada, Córdoba, Toledo y, evidentemente, Sevilla. También fotografió Gibraltar. Su esposa Lorenza Simonin fue su mejor compañera profesional, hasta el punto de que tras su muerte en 1874 fue ella la que siguió regentando el negocio sevillano. Solía trabajar con negativos de papel usando la técnica del colodión húmedo, positivando las imágenes en papel a la sal y a la albúmina. En Toledo tomó varias decenas de excelentes fotografías en 1857 y, especialmente, en el año 1858. Sus fotografías toledanas, actualmente identificadas en un número de 28, se conservan en instituciones como la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca Nacional de Francia, la Real Academia de la Historia o el Fondo Fotográfico de la Universidad de Navarra, así como en colecciones particulares, entre las que destaca la colección de Juan Antonio Fernández Rivero y Teresa García Ballesteros, quienes acaban de publicar una excelente monografía sobre este autor que recomiendo comprar a todos los amantes de la fotografía.
Hoy vamos a disfrutar prácticamente la totalidad de las fotografías toledanas de Masson, de incalculable valor por su antigüedad, pues hay que recordar que estamos ante uno de los primeros fotógrafos en retratar la ciudad. La mayoría fueron tomadas en el año 1858 y algunas en 1857.
Comenzaremos por ver esta maravillosa vista de la ciudad desde el cerro del Castillo de San Servando conservada en la Biblioteca Nacional de Francia:
Puente de Alcántara, Artificio de Juanelo y Alcázar hacia 1858. Fotografía de Louis Léon Masson © Bibliothèque Nationale de France

En aquel entonces estaban aún en pie los restos del Artificio de Juanelo, pues faltaban aún diez años para su voladura con dinamita acaecida en 1868. Masson tomó tal vez la foto más original de todas las que se conservan del artificio, obtenida desde una perspectiva muy extraña (es una imagen estereoscópica de la que pongo solo una de las dos mitades), conservada en la Real Academia de la Historia en Madrid:
Artificio de Juanelo y Castillo de San Servando. Fotografía de Louis Léon Masson en 1857 © Real Academia de la Historia

Esta es una vista frontal del Artificio de Juanelo:
Artificio de Juanelo y Alcázar. Fotografía de Louis Léon Masson en 1857 © Real Academia de la Historia

Es sencillamente espectacular esta vista que Masson obtuvo del Baño de la Cava y el río Tajo:
Baño de la Cava hacia 1857. Fotografía de Louis Léon Masson

La Puerta del Sol durante su restauración hacia 1865 lucía así de bella fotografiada por el francés:
Puerta del Sol hacia 1858 por Louis Léon Masson © AKG Images signatura alb2340394

Antes de esas obras de restauración, Masson ya había fotografiado ese mismo monumento:
Puerta del Sol en 1858 por Louis Léon Masson, Biblioteca Nacional

La plaza del Ayuntamiento tenía un curiosísimo aspecto de devastación con motivo de unas obras de remodelación en 1858, con farolas tumbadas en el suelo y escombros en el pavimento:
Catedral y Plaza del Ayuntamiento en 1858 por Louis Léon Masson

Es probable que esta toma sea posterior a la anterior, una vez finalizadas las obras:
Toledo fotografiado por Louis Léon Masson © Colección Fernández Rivero

Masson retrató un primer plano de la cúpula de la Capilla Mozárabe de la Catedral:
Catedral vista por Louis Léon Masson hacia 1858

Aquí aparece el Claustro de la Catedral (erróneamente identificado como un convento cordobés):
Claustro de la catedral de Toledo en 1858 por Louis Léon Masson

Él fue probablemente el primero en fotografiar el precioso patio del Convento de San Pedro Mártir:
Patio de San Pedro Mártir hacia 1860 por Louis Léon Masson.  Museo del Prado

Del mismo modo, fue tal vez el primero en fotografiar el interior de la Sinagoga de Santa María la Blanca:
Sinagoga de Santa María la Blanca hacia 1858. Fotografía estereoscópica de Luis León Masson

Obtuvo varias imágenes del Monasterio de San Juan de los Reyes:
Claustro de San Juan de los Reyes hacia 1858. Fotografía de Louis Léon Masson © Bibliothèque Nationale de France
Toledo fotografiado por Louis Léon Masson. Colección Fernández Rivero
Toledo fotografiado por Louis Léon Masson. Colección Fernández Rivero
San Juan de los Reyes en Toledo fotografiado por Louis Léon Masson. Colección Fernández Rivero

Aquí aparece el Puente de Alcántara en 1858, vislumbrándose al fondo a la izquierda la desaparecida Puerta de San Ildefonso:
Puente de Alcántara hacia 1858 por Louis Léon Masson, Biblioteca Nacional

Esta es la vista inversa a la anterior, con el Castillo de San Servando al fondo:
Puente de Alcántara y Castillo de San Servando en 1858 fotografiado por Louis Léon Masson, Biblioteca Nacional

Aquí vemos el Hospital de Santa Cruz:
Hospital de Santa Cruz en Toledo fotografiado por Louis Léon Masson. Colección Fernández Rivero

El Patio del Alcázar, por entonces un edificio ruinoso, forma parte también de la serie de imágenes de Masson:
Alcázar de Toledo hacia 1858. Fotografía de Louis Léon Masson © Bibliothèque Nationale de France
Toledo fotografiado por Louis Léon Masson. Colección Fernández Rivero

Pero sin duda, la joya de la corona de las fotos de Masson tomadas en Toledo es la gran panorámica de 1858, considerada hasta la fecha la fotografía completa de la ciudad más antigua que se conoce. Aquí os la ofrezco en su totalidad:
Panorámica completa de Toledo en 1858 por Louis Léon Masson. Cortesía de Carlos Sánchez

Se compone de la unión de al menos tres imágenes, que vistas una a una resultan no menos interesantes:
Vista de Toledo hacia 1858. Fotografía de Louis Léon Masson © Bibliothèque Nationale de France
Vista general de Toledo en 1858 por Louis Léon Masson, Biblioteca Nacional
Vista de Toledo en 1858 por Louis Léon Masson (c) AKG signatura alb2269829
Torre de Alfarach vista en 1858 por Louis Léon Masson

Como habéis podido comprobar, se trata de verdaderos tesoros por su calidad y antigüedad: retratos del Toledo de mediados del siglo XIX que suponen un verdadero viaje en la máquina del tiempo. Espero que os hayan gustado.
© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall