domingo, 1 de marzo de 2009

Más imágenes de la Guerra Civil en Toledo: el Estudio Fotográfico Alfonso

Alfonso Sánchez García, uno de los más destacados fotógrafos españoles del siglo XX, entró en plantilla del Estudio del fotógrafo Manuel Compañy de Madrid en 1897. Desde 1904 instala su laboratorio en su vivienda en la calle Carretas, hasta la apertura en 1910 de un estudio en la calle Fuencarral. En esta época se inicia como reportero colaborando con varios diarios y otras publicaciones periódicas. En los años veinte entran a formar parte de la plantilla del estudio sus hijos, Alfonso y Luis. Uno de ellos, Alfonso Sánchez Portela, comienza también a cubrir información gráfica para distintos periódicos. En 1935 inauguran un nuevo estudio en la calle Santa Engracia. Fue en esta nueva ubicación donde fueron revelados muchos de los negativos de las fotografías tomadas en Toledo durante la Guerra Civil en septiembre de 1936. Estas imágenes, junto con en resto del fondo fotográfico del estudio, fueron adquiridas por el Ministerio de Cultura en 1992, por lo que desde entonces son propiedad de todos los españoles. No obstante, su obtención no es gratuita ni están publicadas en ninguna página oficial, por lo que para conseguir estas sesenta imágenes que os voy a mostrar a continuación he debido abonar un euro y veinte céntimos por imagen, con el compromiso de no utilizarlas con ningún fin lucrativo, como es este caso.
Las fotografías son, una vez más, impactantes y por momentos dramáticas, al mostrar escenas muy poco agradables en escenarios que nos son a todos muy familiares en nuestro tranquilo día a día de 2009.
Comenzaré por imágenes de milicianos republicanos posando orgullosos con momias de monjas procedentes de tumbas que habían profanado en el Convento de la Concepción. Son estampas que, al menos a mí, me parecen realmente repugnantes que denotan hasta qué extremos de degradación moral se llega en un enfrentamiento bélico entre hermanos:
Milicianos republicanos posando con momias de monjas procedentes de tumbas que habían profanado en el Convento de la Concepción de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Milicianos republicanos posando con momias de monjas procedentes de tumbas que habían profanado en el Convento de la Concepción de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Otras escenas que impresionan son la evacuación de heridos en los combates en las cercanías del Alcázar durante el asedio:
Evacuación de heridos en los combates del asedio al Alcázar de Toledo en septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Evacuación de heridos en los combates del asedio al Alcázar de Toledo en septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Evacuación de heridos en los combates del asedio al Alcázar de Toledo en septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Son también muy gráficas las imágenes de los combates tomadas desde el Museo de Santa Cruz que ofrecen una estampa de la actual calle Cervantes absolutamente desoladora:
Actual Calle Cervantes de Toledo durante los combates de septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Actual Calle Cervantes de Toledo durante los combates de septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Actual Calle Cervantes de Toledo durante los combates de septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Actual Calle Cervantes de Toledo durante los combates de septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Actual Calle Cervantes de Toledo durante los combates de septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Actual Calle Cervantes (desde el Museo de Santa Cruz) de Toledo durante los combates de septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Combates desde el Museo de Santa Cruz de Toledo en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Combates desde el Museo de Santa Cruz de Toledo en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

El Museo de Santa Cruz fue también escenario de la colocación de mangas de gasolina para prender fuego:
Preparación de las mangas de gasolina para prender fuego en el Museo de Santa Cruz. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Preparación de las mangas de gasolina para prender fuego por parte de soldados republicanos. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

En dicho edificio fueron fotografiados los milicianos republicanos:
El Capitán de Asalto Magán con el Capitán de Artilleria Carrero en las operaciones sobre el Alcázar. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Interior del Museo de Santa Cruz en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Interior del Museo de Santa Cruz en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Interior del Museo de Santa Cruz en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Interior del Museo de Santa Cruz en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

De nuevo aparece Zocodover como ruinoso escenario de combates entre barricadas y carros blindados:
Plaza de Zocodover destruida en la Guerra Civil. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Carro de Combate modelo Bilbao en la Plaza de Zocodover de Toledo en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Barricada en Zocodover en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Esta imagen está tomada al inicio de las escalerillas del Miradero (que van a ser ahora restauradas), pudiéndose ver al fondo el río Tajo:
Combates en las escalerillas del Miradero de Toledo en septiembre de 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Hubo infructuosos intentos de mediación para la rendición de los sitiados protagonizados por el sacerdote Enrique Vázquez Camarasa, el comandante Vicente Rojo y el diplomático chileno Aurelio Núñez Morgado, que fueron fotografiados:
Los emisarios Comandante Vicente Rojo, Padre Enrique Vázquez Camarasa y el Decano del Cuerpo Diplomático Aurelio Núñez Morgado antes de reunirse con los sitiados en el Alcázar. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración.

Son también muy interesantes las imágenes de la supervisión que Largo Caballero efectuó de las tareas encaminadas a volar el Alcázar mediante minas y dirigidas por el General Asensio Torrado:
Largo Caballero y el General Asensio supervisan las tareas previas a la voladura del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Largo Caballero y el General Asensio supervisan las tareas previas a la voladura del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Soldados republicanos supervisan el asedio del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Largo Caballero y el General Asensio supervisan las tareas previas a la voladura del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Largo Caballero y el General Asensio supervisan las tareas previas a la voladura del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Soladados republicanos observan el vuelo de aviones enemigos sobre Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Artillería republicana dispara sobre Toledo en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Los instantes de la voladura del Alcázar mediante minas fueron fotografiados, siendo impresionante observar la densa humareda que provocaron y que se extendió sobre todo el cielo de Toledo:
Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Momento de la explosión de una de las minas destinadas a volar el Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Dichas voladuras fueron también observadas desde el Museo de Santa Cruz y aledaños:
Milicianos observan la voladura del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Milicias republicanas observan la voladura del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Combates desde el Museo de Santa Cruz de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Combates desde el Museo de Santa Cruz de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Milicianos observan el asedio del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Milicianos observan el asedio del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
El Alcázar en pleno asedio en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura


Mientras, la población civil se agrupaba donde podía en las zonas menos peligrosas:
Población civil agrupada en la Cuesta de San Justo de Toledo durante la Guerra Civil. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Población civil agrupada en la Cuesta de San Justo de Toledo durante la Guerra Civil. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Plaza del Seco de Toledo en plena guerra civil. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Alambrada junto a la Calle de la Soledad de Toledo en 1936. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Son también curiosas las imágenes de lo que según las signaturas del los archivos originales son "soldados y guardias civiles evadidos del Alcázar":
Soldados y guardias civiles evadidos del Alcázar. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Soldados y guardias civiles evadidos del Alcázar de Toledo. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Soldados y guardias civiles evadidos del Alcázar. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Soldados y guardias civiles evadidos del Alcázar. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Soldados y guardias civiles evadidos del Alcázar. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

En estas dos imágenes se observa a milicianos examinando lo que parece ser un cargamento de jamones:
Milicianos examinando fardos con jamones. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura
Milicianos examinando fardos con jamones. Fondo del Estudio Fotográfico Alfonso. Archivo General de la Administración. Ministerio de Cultura

Como colofón a esta entrada os pongo tres imágenes del archivo Rodríguez tomadas desde el mismo lugar y que dan idea del estado en que fue paulatinamente quedando el Alcázar según avanzaba el asedio y las explosiones de las minas:
Alcázar de Toledo en Plena Guerra Civil (I). Foto Rodríguez
Alcázar de Toledo en Plena Guerra Civil (II). Foto Rodríguez
Alcázar de Toledo en Plena Guerra Civil (III). Foto Rodríguez

23 comentarios

Loc@ dijo...

Entré... buff, a ver si me acuerdo del recorrido seguido: Miguel, Alatriste,no se quien y tú.
Bueno quería decirte que me ha gustado ver las imágenes que has puesto. Yo trabajé en Toledo 4 años, hasta... finales del 78 que debe ser el año en que tú naciste ¡vamos! Pues, salvo las del Alcázar visto en la distancia y otras con civiles que parecen estar por la zona de los Cobertizos, no lo reconozco.
¡qué destrozos provoca la guerra!
saludos. PAQUITA

Nilla dijo...

Como siempre, es fantástico conocer lo que nuestros abuelos pasaron. Magníficas fotos.
Saludos
Nilla

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Estremecedor documento gráfico de aquella cámara de los horrores que debió ser el Toledo de aquellos trágicos días. Pero más estremecedor que todavía hoy haya quienes de aquellos odios ya olvidados y superados, afortunadamente para todos, pretenden hacer mercancía política de ventaja electoral,¡más de setenta años después!, resucitando esa vieja película de buenos y malos que, con nuestras lógicas y humanas diferencias y con las discrepantes pero legítimas ideas de cada cual, nos impediría reconocernos como hermanos.
El reportaje es, sencillamente, alucinante, y que un ciudadano, contribuyente de a pie, de su bolsillo tenga que pagar a la Administración una documentación como la mostrada en esta entrada del blog es simplemente indignante y da una idea del concepto que tienen de lo público algunos que se llenan la boca con su presunta defensa. Lamentable.
Por cierto, si alguien pudiera identificar con nombres y apellidos los figurantes en alguna de las fotos -aparte los ya mencionados en el texto - sería cosa de saberlo para poder tener una referencia gráfica de quienes, es de suponer, serían líderes políticos toledanos de la época. De alguna de mis lecturas de aquellos dramáticos acontecimientos siempre me he quedado con la curiosidad de poner gestos y rostros a personas relevantes que ocuparon el protagonismo de aquellas fechas. Naturalmente, por razones obvias, no de quienes la tremenda elocuencia de la propia foto no sería su mejor carta de presentación.
Otra vez, enhorabuena a Eduardo por su extraordinario trabajo.

Anónimo dijo...

señor Ricardo, hay aun gente que no sabe donde esta sus padres o abuelos, fusilados por los que iniciaron esta carniceria. Yo soy el primero que me da Asco que haya señores como el Zapatero, que su única intención sea sacar provecho político de estos echos, pero no confundamos los terminos.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Estimado amigo "anónimo": Vaya por delante mi respeto a su comentario. Una de las tragedias de lo que usted denomina, y con razón, "esta carnicería" es que, al margen de cualquier rigor de análisis histórico objetivo, todavía se esté discutiendo quienes y cuando la empezaron, y quienes llegaron en ella a cometer mayores atrocidades. El "tu primero" y el "tu más" sigue siendo el gran enemigo de nuestra reconciliación que yo, ingenuo de mi, creía alcanzada en nuestra Constitución de 1978. Mi comentario se limitaba simplemente a poner de manifiesto que todavía hoy hay quien pretende sacar provecho político de aquella terrible desgracia nacional. Sencillamente eso. Y eso sí me parece lamentable.
Por lo demás, no pretendo empañar lo más mínimo, con comentarios al margen, todo lo que tiene de hermoso, altruista y noble el blog de Eduardo. Cometeríamos todos una gran injusticia si le contamináramos con estas miserias. De manera que, por mi parte, ni una palabra más al respecto. Sólo la de repetir mi respeto a su opinión.

Uno de Camuñas dijo...

Me uno al sentimiento fraternal y de reconciliación de Don Ricardo. Nada aporta seguir con la vista atrás, porque, como bien indican las fotos que Eduardo no acerca, si lo hacemos todos tendrán cosas horrendas de las que arrepentirse. Precisamente en mi pueblo han aparecido ahora centenares de huesos anónimos de represaliados por los republicanos. Y esas personas también tenían padres, hijos o familiares y ni siquiera en los años en que en teoría gobernaban "los suyos" hubo afán por desenterrar sus restos con ánimo revisionista o revanchista. Si algo enseñan las fotografías es que una guerra es un horror que todos debemos luchar por evitar en el futuro. Perdón y hermanamiento son las mejores vías, como bien indica Ricardo Sánchez Candelas.
Abrazos desde La Mancha.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

No os quepa ninguna duda de que una de mis ilusiones es que las fotografías que pongo de la guerra nos unan en una corriente de reconciliación y sirvan para aprender que aquello nunca debe repetirse.
Gracias a todos.

Kunzuilh dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Eduardo. Mi padre que vivió la Guerra vió salvajadas por ambos bandos... ¿de qué sirve seguir dándole vueltas? En una guerra los hombres mezquinos se aprovechan para descargar su maldad (y repito, los hay en todos los "bandos" e "ideales", o al menos esta es mi opinión).
Me da infinita pena ver estas fotos y pensar en todo el pasado que se perdió en Toledo, pasado que, en cierto modo, nos pertenecía a todos los toledanos... Desde luego, me cuesta imaginarme cómo tuvo que ser todo esto para la gente que no entendía de ideales políticos y que lo único que hacían era vivir su día a día... Esperemos que nadie fotografíe otra vez nada similar a esto...
De nuevo felicitarte por este rincón que me sirve tantas veces de descanso...
Saludos!

jeromor dijo...

No se si habeis visto el otro día en el País la foto de los rehenes del Alcázar, que aguantaron todo el asedio prisioneros de los asediados, fusilados y echados al hoyo de una explosión, después de la liberación de la fortaleza. me ha recordado la famosa jornada del foso de las fuentes árabes, los toledanos asesinados en el mismo lugar 1.000 años antes.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

En efecto, lo ví. Esa foto ya la publiqué hace unos meses en
la entrada del Asedio
.
Según muchos autores esos cadáveres no eran de rehenes sino de asaltantes, lo que pudiera confirmar el color oscuro de sus ropajes, propio de las milicias. Las fotos que tenemos de los rehenes y evadidos presentan personas con colores más heterogéneos.
Gracias por tu aportación.

José dijo...

Efectivamente, esa famosa fotografía está realizada el día 29 de septiembre de 1936, junto al hueco que dejó la segunda mina realizada por los sitiadores y que hiceron estallar el día 27 de septiembre. Los cadáveres son de sitiadores y entre ellos había fusilados tras la inmediata liberación del Alcázar y sitiadores abatidos durante los días anteriores como consecuencia de los asaltos y cuyos cadáveres fueron reunidos allí. El asunto de los rehenes del Alcázar es muy sencillo de explicar, si bien se ha tegiversado enormemente. Eduardo, mágnifico trabajo. Tengo que ponerme en contacto contigo para, humildemente, ayudarte a completar algún pie de foto. Un saludo. Pollo Libertario.

Anónimo dijo...

Me gustaría saber si es posible averiguar la identidad de los soldados republicanos de la primera y segunda foto. Soy de un pueblo de Toledo y me parece que reconozco a mi abuelo, lo que pasa es que no estoy del todo seguro. Si fuera mi abuelo, solamente decir que su hermano murió en el Alcázar cuando el asedio. Esto es una muestra de la brutalidad de ese tiempo, de una lucha fratricida.

Muchas gracias

Soldado Vikingo dijo...

Estoy escribiendo para mi blog una entrada sobre la Guerra Civil en Toledo.
Voy a coger alguna foto de aquí, espero que no te importe.
Muchas gracias.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

es curioso que ahora se pida entierro decente para estos milicianos,que se fotografian con momias de mucha antiguedad,mofandose y destruyendolas,asi como los tesoros de nuestra historia,custodiados por la iglesia,y el museo santa cruz(sin citar el resto del territorio español)lo raro es que la custodia,del corpus que tanto dinero trae a toledo,gracias al turismo,no la enviasen a rusia,para mayor riqueza de aquellos que inspiraron a los republicanos mas que su propia historia,y la de sus raices,sus antepasados.en fin,unos salvajes.memoria historica,menuda farsa¡¡¡lo que tienen que hacer es dejar el pasado en el pasado y recuperar el consenso de la democracia,que ha destruido zapatero,junto con la economia,el empleo,la dignidad de pais,con sus ministros sin carrera ni preparacion ninguna,mientras miles de parados con carrera estan sin empleo.es obsceno

Anónimo dijo...

ahi lo teneis,largo caballero,menudo personaje.supervisando directamente la destruccion de una fortaleza de cientos de años de antiguedad,por orgullo personal.ahi lo teneis,y en nuevos ministerios,madrid tiene su estatua(horrenda,por cierto)al lado de donde quitaron una de franco,asi nos va¡¡zapatero y su memoria historica, deberian pasar a la historia como el gran tragiversador del pasado.las fotos quedan,para testimonio del futuro,cuando haya generaciones menos manipulables que la actual.

Comunero dijo...

Se asedió una posición que el bando nacional se negó a abandonar, qué hacemos en mitad de una guerra? les decimos que salgan y nos maten x la noche cuando no miremos? Qué te crees que se habían refugiado huyendo de la guerra o con un fusil en la mano?

Si amigos, es una pena que tengamos que seguir removiendo los restos de la guerra, pero lo que hay que tener claro es que el pueblo que no conoce sus errores, está condenado a repetirlos. Y en mi opinión, olvidar es sugerir cosas como que "no está claro quién empezó la guerra", o "tú más". Parece que hemos vivido tanto tiempo bajo el franquismo(no solo social, sino también educativo), y ya se nos ha olvidado por qué empezó la guerra.
La guerra, y voy a tratar de ser todo lo objetivo con los hechos que se puede ser, empezó porque a unos señores no les gustó que el Frente Popular(la izquierda revolucionaria), ganara las elecciones DEMOCRATICAMENTE, y dio un intento de golpe de estado MILITARMENTE, siendo el núcleo golpista compuesto por FALANGE, IGLESIA Y EJÉRCITO(recuerdo a todos que de estas 3 instituciones no se ha metido a nadie en la cárcel por lo que hicieron). Qué pasa? que fracasó el golpe de estado y decidieron lanzarse a una guerra civil(para qué esperar a las siguientes elecciones si ellos son más chulos?), eso sí, después de todo esto, tuvieron el morro de vendernos el revisionismo histórico de que "los rojos también hicieron mucho". Pues sí señores, los rojos también hicieron mucho, pero porque una guerra es una guerra, y lo que cuenta es POR QUÉ ha habido una guerra(que parece que surgió espontaneamente, por darnos algo que estudiar...), QUÉ defendían unos, y QUÉ PASÓ DESPUÉS de la guerra, porque por desgracia los peores crímenes del franquismo no son los de la guerra.

Un saludo y enhorabuena por el blog.

PD: La foto con el humo saliendo del alcazar está retocada, de forma bastante rudimentaria de hecho, lo cual sugiere que fuese un montaje de la época(el humo verdadero se ve debajo de esa especie de neblina negra, producto del retoque).

Anónimo dijo...

en efecto,es tu opinion,y objetivísima,por cierto.en fin,cada uno que piense lo que quiera.analicemos el presente,que bastante tenemos encima,gracias al socialismo actual,o tambien lo de ahora es culpa de otros?gracias a tanto objetivismo,nos va como nos va.dejemos el pasado ya en la literatura y el contexto de la historia.y sobre todo,dejemonos de cuentos,que la republica no fue un cuento de niños.las mayores barbaridades,se cometieron antes de la guerra.por eso mismo vino dicha guerra.despues,el que quiera ser de izquierdas que lo sea,pero no trajiverses los hechos historicos,para disculpar tu ideologia.

Anónimo dijo...

¡Qué «degradación moral ... en un enfrentamiento bélico entre hermanos» ni que ocho cuartos!
Esto es maldad marxista pura y simple ¿o Ud. ha visto cosa semejante en ninguna otra parte de la tierra, a noser a manos de comunistas ....?
Las fotografías, excelentes y de muy buena calidad gráfica; el blog, interesantísimo; pero los comentarios como este, hijo, de muerte.
Anselmo

Anónimo dijo...

Mira , digais lo que digais, por interés o "ilusiones" ideológicas, lo que ocurrió fue un vulgar, y terrible en sus consecuencias, golpe estado, nada más, luego, debido a su innata maldad, lo vendieron con "guerra entre hermanos. No, sólo sedición con terribles consucuencias. En cuanto a la mafiosa y horrorosa secta católica , para qué hablar.
En cuanto al alcazar se refugiaron los ilegalmente sublevados y cogieron los rehenes que puudieron según iban para allá, mi abuelo estaba en zocodover y lo vió.
Y lo que hicieron a la salida los "sitiados", deja chico al genocidio de Hitler.
Y lo pero de todo es uqe no se ha hecho justicia y , por desgracia, ya no se hará

José Manuel Susperregui dijo...

Algunas de las fotografías que aparecen en este blog pueden ser de Robert Capa.
J. M. Susperregui

maria jose dijo...

Cuanta razón tiene ud. Lo peor es que muchos civiles se encontraron en medio sin quererlo, como mi abuelo que aceptando que habían ganados otros y reconociendo que no lo estaban haciendo tan mal, fue denunciado por otro vecino como republicano, tuvo que salir con lo puesto dejando atrás una vida de comodidad con sus 7 hijos y aun tuvo suerte por que le avisaron y pudo escapar. Otros no tuvieron tanta suerte. Ahora buscamos esos orígenes y aun nos encontramos con la falta de rigor de muchos. Tanto un bando como otro cometieron atropellos y hay que perdonar, pero no olvidemos la historia.

maria jose dijo...

Cuanta razón tiene ud. Lo peor es que muchos civiles se encontraron en medio sin quererlo, como mi abuelo que aceptando que habían ganados otros y reconociendo que no lo estaban haciendo tan mal, fue denunciado por otro vecino como republicano, tuvo que salir con lo puesto dejando atrás una vida de comodidad con sus 7 hijos y aun tuvo suerte por que le avisaron y pudo escapar. Otros no tuvieron tanta suerte. Ahora buscamos esos orígenes y aun nos encontramos con la falta de rigor de muchos. Tanto un bando como otro cometieron atropellos y hay que perdonar, pero no olvidemos la historia.

El Bloc d´Andreu dijo...

Aquí los únicos responsables de la guerra civil son los que dieron el golpe de estado al gobierno español republicano y democrático y no ver ésto es negar la evidencia de los hechos.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall