sábado, 2 de abril de 2016

José Isbert y Cantinflas en Toledo a finales de los años 50

Si hay dos actores de habla española de mediados del siglo XX que aunaron a partes iguales el cariño del público tanto por su capacidad de hacer reír como por la ternura que desprendían sus personajes, estos son probablemente José Isbert y Cantinflas.
Con motivo del 50º aniversario del fallecimiento de Isbert (que se cumplirá en noviembre) y del 60º aniversario del estreno de La Vuelta al Mundo en 80 días, la película más toledana de Cantinflas que le hizo ganar un Globo de Oro, hoy me apetece traeros curiosas y bellísimas fotografías de ambos en Toledo que recientemente he adquirido.
Comenzaremos por el entrañable José "Pepe" Isbert, indudablemente uno de los mejores actores españoles de todos los tiempos, quien alrededor de 1957 grabó en nuestra ciudad la película Un americano en Toledo, estrenada en 1960. En el filme compartía cartel con Silvia Morgan y Georges Riviere, actuando Isbert en el papel de mayordomo.
Cartel de Un americano en Toledo
Silvia Morgan y Jorge (Georges) Riviere en el Puente de San Martín durante el rodaje de Un Americano en Toledo en 1957. Revista Primer Plano.

Hace unas semanas compré una sensacional fotografía tomada durante el rodaje en una portada toledana. Se trata de una estampa de belleza impagable, no solo por las personas que en ella aparecen, sino por la calidad de la toma y por las curiosidades que nos deja su observación detenida. La localización concreta de la imagen se sitúa en la calle Santa Isabel, en la portada del palacio que hoy acoge el Hotel Santa Isabel. En la imagen aparece todo un catálogo de electrodomésticos que en la España de 1957 eran verdaderas novedades y productos de lujo, eso sí, de fabricación española. Me hace gracia la denominación utilizada entonces para las hoy conocidas como lavadoras: en el embalaje de la marca Otsein pueden verse con claridad las palabras "lavarropas eléctrico". A la izquierda de la vista podemos apreciar una olla exprés, y sobre la nevera se apoya en una curiosa pose el gran Pepe Isbert. La bella Silvia Morgan se apoya también en la nevera y luce un vestido típicamente de la época, muy pin-up, con un cinturón extremadamente ceñido a la cintura:
José Isbert y Silvia Morgan en Toledo durante el rodaje de Un Americano en Toledo (1960)
José Isbert en Toledo durante el rodaje de Un Americano en Toledo (1960)
Silvia Morgan en Toledo durante el rodaje de Un Americano en Toledo (1960)

Otras fotografías curiosas tomadas en Toledo durante el rodaje son estas dos, en las que vemos tanto a Isbert como a Morgan y Riviere en el interior de alguna casa típicamente toledana, con su mobiliario netamente castellano:
Pepe Isbert y Silvia Morgan en Toledo durante el rodaje de Un americano en Toledo en 1957
Pepe Isbert en Toledo
José Isbert y Georges Riviere durante el rodaje de Un Americano en Toledo en 1957

La expresividad de Isbert era sencillamente espectacular y quedó para siempre grabada en la retina de millones de españoles, en títulos como Bienvenido Mr. Marshall o La Gran Familia. Pocos años después del rodaje en Toledo, en 1963 se sometió a una operación a causa de la afección faríngea que confirió durante años su inconfundible tono de voz, quedando su corazón dañado y falleciendo finalmente tres años después, en 1966, de un infarto de miocardio:
José Isbert y Georges Riviere en Toledo durante el rodaje de Un Americano en Toledo en 1957

El otro protagonista de esta entrada es el genio mexicano Mario Moreno "Cantinflas", que rodó en Toledo ese icono del cine de mediados del siglo XX como es La Vuelta al Mundo en 80 días, adapatación de la obra de Julio Verne estrenada en 1956 y en la que compartió protagonismo con David Niven. De ese rodaje data la que es probablemente una de las fotografías más bellas jamás tomadas en Toledo: el vuelo del famoso globo "La Coquette" sobre la ciudad (el rodaje se produjo entre agosto y octubre de 1955).
El globo "La Coquette" sobrevuela Toledo durante el rodaje de La Vuelta al Mundo en 80 días entre agosto y octubre de 1955

Dado el pánico que David Niven tenía a las alturas es poco probable que fuese él quien estuviera subido en el célebre globo:
Globo La Coquette durante el rodaje de La Vuelta al Mundo en 80 días (agosto-octubre de 1955 en Toledo)
Cantinflas y David Niven en La Vuelta al Mundo en 80 días
Cantinflas y David Niven en La Vuelta al Mundo en 80 días

Pero la mejor fotografía tomada a Cantinflas en Toledo no data de aquel rodaje, sino de una visita que hizo a la ciudad en 1959. El gran fotógrafo Gerard Decaux tomó una soberbia instantánea que he tenido la suerte de obtener en alta resolución y que desde que la vi pasó a mi lista de imágenes predilectas de la ciudad. Se trata de una toma en la que el genial actor mexicano desciende bajo el Arco de Palacio ante la atónita mirada de un grupo de jóvenes seminaristas que parecen no creer lo que sus ojos están viendo:
Cantinflas en Toledo en 1959. Fotografía de Gerard Decaux

Las expresiones de los chicos son tan elocuentes que bien merecen una ampliación:
Seminaristas atónitos ante la visita de Cantinflas a Toledo en 1959. Detalle de una foto de Gerard Decaux
Visita de Cantinflas a Toledo en 1959. Detalle de una foto de Gerard Decaux

En definitiva, estamos ante nuevas muestras del privilegio de ciudad con el que contamos. Un lugar mágico por el que han pasado tantos y tantos personajes célebres debido al atractivo de la ciudad, en este caso como incomparable escenario de cine. Ojalá entre todos seamos capaces de valorar y cuidar este tesoro llamado Toledo.

9 comentarios

arturphoto dijo...

Excelente post, creo que la portada es del actual hotel Santa Isabel, me parece recordar que es en ese lugar cuando tuve la suerte de ver esta película en mi casa.

José María Moreno Santiago dijo...

Efectivamente es el actual nº 22 de la Calle de Santa Isabel, frente al pequeño pretil en la confluencia de la Calle con la Travesía de Santa Isabel. Coincide exactamente el herraje y la aldaba e incluso la pilastra inferior que ahora está restaurada.
Excelente y curiosísima entrada. No dejas de sorprendernos. Gracias

Argantonios dijo...

Gracias, una vez más, por las magníficas entradas de este blog. Cada sábado que hay publicación en Toledo Olvidado, empieza uno el día ya disfrutando.
Un saludo.

carlos pardo dijo...

Perfecta localización y descripción de José María. Por apurar, los clavos de cazoleta se llaman estoperoles

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Gracias por la correctísima identificación del lugar, amigos! Un abrazo muy fuerte a todos.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Habéis sido capaces de identificar el escenario de “el americano en Toledo” en el que aparece el gran Pepe Isbert en la portada de lo que hoy es el Hotel Santa Isabel, con el detalle añadido de que Carlos Pardo nos ilustra sobre los estoperoles, esos “clavos pequeños de cabeza ancha…”. La inagotable riqueza de nuestra lengua castellana no deja de sorprendernos. Si suponemos que la escena interior no se rodó en algún estudio cinematográfico, cabe pensar que fuera rodada también en el interior de alguna casa toledana. ¿Tal vez la llamada “Casa de las Cadenas” en la Calle de las Bulas? Se admiten opiniones.

carlos pardo dijo...

Dos pinceladas de realidad aumentada.
El aparato sobre la caja de cartón de la lavadora es una batidora Túrmix Barrens, sin su vaso de vidrio. Ese mágico aparato permitía mirar a la mayonesa mientras se hacía sin cortarse, cosa que era inevitable si ayudando a tu madre a echar el chorrito de aceite al almirez mientras ella batía, se te iba la vista a lo amarillo. Corte de salsa y regañina.

Otra más reciente: en ese Hotel se solía alojar Jean Passini, un francés que ha puesto negro sobre blanco de forma espléndida el urbanismo medieval en Toledo, con la gracia añadida, de ser lo más parecido al profesor Tornasol, el de Tintín, que yo haya conocido.

Maria dijo...

Seguidora toledana fiel desde Alemania. Simplemente genial. La fotogenia de Toledo no conoce limites y tú los traspasas continuamente.

Hotel Santa Isabel dijo...

Muchísimas gracias Eduardo por este maravilloso post. Nos hemos emocionado mucho al verlo, no sabíamos que hubiese unas fotos tan increíblemente bonitas del rodaje. Le estaríamos muy agradecidos si pudiésemos ponernos en contacto con usted o usted con nosotros para poder obtener un copia de estas maravillosas fotos y mostrarlas en el hotel. Le invitamos, de hecho, a que venga al hotel y lo conozca en persona.

Pd: Jean Passini aún es cliente del hotel, se puede decir que el Hotel Santa isabel, es su casa en Toledo. Le tenemos mucho cariño.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall