sábado, 29 de enero de 2011

Federico Martín Bahamontes: de la humildad a la fama en diez años

Federico Martín Bahamontes es y será uno de los emblemas de Toledo. Pasará a la historia como uno de los mejores escaladores en la historia del ciclismo mundial y por ser el primer corredor español en vencer en el Tour de Francia, allá por 1959.
De él queda poco por escribir pues son miles los artículos, reportajes y vídeos que existen sobre Fede. Son conocidos sus humildes orígenes como repartidor de fruta por las calles de la ciudad, de los que nunca renegó, más bien al contrario, siempre se enorgullece de ellos. Y ese es el motivo que me lleva a escribir esta entrada, pues por casualidades de la vida y de un modo absolutamente fortuito he localizado una fotografía que prueba que en efecto, el gran Águila de Toledo trabajó desde muy joven repartiendo fruta. En un reportaje realizado por la empresa americana Acme Photo el día 2 de septiembre de 1949 fue tomada una fotografía de la Calle Hombre de Palo en la que el fotógrafo quiso retratar la vida cotidiana de la ciudad de esos días. Por completo desconocía el fotógrafo americano que como protagonista de esa estampa costumbrista estaba retratando al que exactamente diez años después sería el ídolo de toda España y de todos los aficionados al ciclismo del mundo:
Federico Martín Bahamontes empujando un carro de fruta el día 2 de septiembre de 1949 en la calle Hombre de Palo de Toledo. Acme Photo

Allí estaba Bahamontes, con sus 21 añitos, empujando su rudimentario carro de madera -delante de la portezuela por la que se sube a la torre de la Catedral- tras haber descargado un envío de fruta para alguna tienda cercana. Como testigos mudos de la escena, algunos carteles de las pasadas fiestas del Corpus Christi, como el de la obra Maruxa representada en la plaza de toros de Toledo.
Federico Martín Bahamontes empujando un carro de fruta en septiembre de 1949

¡Quién le iba a decir a aquel humilde repartidor que por esa misma calle iba a pasar diez años después en olor de multitud, cambiando el carro por un precioso descapotable! En efecto, en 1954 comenzó su carrera como ciclista profesional y en agosto de 1959 Federico Martín Bahamontes vencía en París y a su regreso a Toledo fue recibido como un héroe. Aunque hace ya tiempo publiqué una entrada con las fotografías de aquel recibimiento, bien merece la ocasión que hoy os muestre algunas no incluidas entonces y que debemos agradecer a Javier Felage. Durante los días en que se celebraba el Tour, la mítica tienda de Marciano -que aún hoy subsiste- exponía en su escaparate los datos más relevantes de la última etapa:
Escaparate de la tienda de Marciano durante el Tour de 1959
Seguidores de Bahamontes siguen una etapa del Tour de 1959 en el escaparate de la tienda de Marciano

Cuando se confirmó la victoria del corredor español el recibimiento fue apoteósico y constituyó un verdadero día de fiesta para todos los toledanos. En esta fotografía aparecen jóvenes celebrando la victoria en Zocodover y al fondo podemos ver uno de los primitivos Katangas de color azul con techo blanco:
Jóvenes celebran en Zocodover la victoria de Bahamontes en el Tour de 1959
Celebración del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959

Aquí podéis ver algunas fotos del recorrido del descapotable que portaba al gran escalador y que no incluí en su día:
Comitiva por las calles de Toledo en la celebración del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Comitiva por las calles de Toledo en la celebración del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959

Estas son imágenes del aspecto de la Plaza del Ayuntamiento:
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración del Tour ganado por Bahamontes en 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Celebración en la Plaza del Ayuntamiento del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959

Se celebró una misa en agradecimiento por la victoria donde puede verse a Federico junto al entonces alcalde D. Luis Montemayor Mateo:
Misa en celebración del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Misa en celebración del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959
Misa en celebración del Tour ganado por Bahamontes en agosto de 1959

Estas son imágenes del banquete:
Banquete en la celebración del Tour ganado por Bahamontes en 1959
Banquete en la celebración del Tour ganado por Bahamontes en 1959
Banquete en la celebración del Tour ganado por Bahamontes en 1959
Banquete en la celebración del Tour ganado por Bahamontes en 1959

Aquí tenemos los preparativos para enmarcar su maillot:
El Maillot de Bahamontes en el Tour de 1959 durante las celebraciones de la victoria
El Maillot de Bahamontes en el Tour de 1959 durante las celebraciones de la victoria

Los dueños de la tienda de Marciano, tan volcada con el ciclista, le entregaron un águila tallada en madera como obsequio:
El propietario de la tienda de Marciano hace entrega a Bahamontes de un águila de madera tras vencer en el Tour de 1959

Y se descubrió la placa en la Plaza de la Magdalena que dedica al ciclista la misma, situada justo donde más tarde se ubicaría su tienda:
Federico Martín Bahamontes descubre la placa en su honor que le dedica la Plaza de la Magdalena de Toledo en 1959

Con el deseo de que el propio Bahamontes disfrute con el descubrimiento de la fotografía de 1949 -que creo que él desconoce- me gustaría que esta entrada sirviera de homenaje a este mito del ciclismo que demostró al mundo cómo el talento, la valentía y el trabajo pueden cambiar tu vida, a mejor, para siempre.

6 comentarios

Arcipreste de Bruklin dijo...

Eduardo, gracias. Aparte de Bahamontes las fotos son un documento valioso. Como sabes hay personajes que fueron parte del sistema y que ahora, para bien o para mal, son recuerdo u olvido. Aparte de Montemayor, esta Eliseo Laguna, Victorio Macho, el director de la escuela gimnasia, el gobernador civil, algunos concejales, Angel Vivar, entre los muchachos reconozco a amigos de mi hermano el mayor... Y un monton de gente de Toledo corriente y moliente que conocia. Ha sido una fiesta. Lo de la zarzuela Maruxa es un dato que a mi me interesa. La mujer con el mandil... Voy a volver ver las fotos y voy a recordar ese dia. GRACIAS! Espléndido trabajo el que haces!

augocas dijo...

Gracias Eduardo por estas imágenes.

Ese día lo recuerdo perfectamente. Me fui a la Vega a ver el recibimiento del "Águila de Toledo", entonces yo tenía 9 años y llevaba pantalón corto. También añadir que todo estaba abarrotado de gente que queríamos ver a Fede.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Queridos amigos Arcipreste de Bruklin y Augocas: Al igual que vosotros, yo también he repasado con detenimiento, y hasta con cierta nostalgia, esta extraordinaria secuencia fotográfica del regreso triunfal a Toledo de Bahamontes, que como en ocasiones anteriores, nos ha brindado Eduardo en su blog Toledo Olvidado para el que ya hemos agotado casi todos los calificativos laudatorios. Es una especie de homenaje a la dorada época de nuestros ídolos inmediatos. Fede, para toda la gente de mi generación, era ese icono al que no teníamos más remedio que entronizar con admiración si comparábamos la gloria de su regreso a Toledo en un lujoso descapotable y “en olor de multitudes” con su humilde deambular con su carretilla de madera llevando banastas de fruta por la Calle Hombre de Palo, no tantos años antes. Pero, en esta ocasión, si se me permite, el recuerdo nos conduce más que al “paisaje” al “paisanaje”, como muy bien habéis resaltado en vuestros comentarios, al identificar a personas que os resultaban conocidas en aquellos fechas del merecido homenaje popular al Aguila de Toledo. Por supuesto, también a mí. Además de los reseñados, por allí andaban mi primo Paco Sánchez Gallardo, que no se perdía una en estos eventos de exaltación toledana; con más edad, Jenaro Ruiz, Concejal casi perpetuo de la Corporación, muy característico con su bien poblada testa de pelo blanco; Fernando de Giles, en acrobático equilibrio en la barandilla de la abarrotada terraza del Ayuntamiento, quizá soñando ya con alguna toma televisiva o con algún cuadro vanguardista; don Ricardo Villalba, prohombre de la resistencia al asedio del Alcázar y muy cualificado promotor de todos los deportes en la histórica Escuela de Gimnasia; el señor Martín Peñato, muy significada personalidad de la política de aquellos años; Lucas Zarco, hijo, propietario de la tienda de juguetes más minúscula y estrecha de la Calle Ancha, de cuyo singular establecimiento creo que ya hemos hecho algún comentario anterior en el blog; Carlos Martín, que por entonces debía estar haciendo algún pinito en el mundillo de la incipiente radiodifusión local, tan profusamente representada en toda esta secuencia por el locutor don Eliseo Laguna; y…tantos otros –obsérvese que muy fumadores casi todos en las tomas cortas– cuya fisonomía aún recordamos como buenas gentes del pueblo de Toledo. Y, entre tanto “paisanaje”, por destacar también algo del “paisaje”, en esa joya fotográfica que es la instantánea de Fede por Hombre de Palo, enfrente al cartel de Maruxa, enfrente a la puertecilla de entrada a la Catedral, enfrente también de la viandante señora del mandil, enfrente de todo ello, el Bar Moderno, en el que por aquellas fechas “se tiraba” la mejor cerveza de Toledo y para las economías pudientes se despachaban las mejores, y acaso únicas, raciones de gambas a la plancha. Pero para Fede, eran fechas –Corpus Christi 1949– en las que con su carretilla de madera todavía tenía que pasar de largo.

augocas dijo...

.... enfrente a la puertecilla de entrada a la Catedral....

La foto es excelente con Fede empujando la carretilla del reparto de frutas y verduras.

Yo recuerdo que esta entrada que indica Ricardo Sánchez Candelas, es por donde yo he subido a ver la "Campana Gorda" allá por los principios de los años 70 y ver también la Tarasca.

Menudo susto me llevé cuando saco la cabeza el artilugio en cuestión, pues no estaba al tanto al ser la primera vez.

Fernando dijo...

¡En la quinta foto (la de los muchachos en Zocodover) aparece mi padre!

Muchas gracias por las fotos y enhorabuena por este magnífico blog!

MDO dijo...

Hola,

Felicidades por la nota y en especial por las fotos.

Tu sabes donde se le puede contactar a Bahamontes en estos días ?? Soy un Mejicano viajando por España y me encantaría conocerle. Saludos y gracias.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall