domingo, 24 de enero de 2016

Andy Warhol en Toledo en 1983

Un día como hoy —24 de enero— de 1983, Toledo recibía la discreta y anónima visita de uno de los artistas más influyentes del mundo en el siglo XX. Nada más y nada menos que Andy Warhol recorría las empedradas calles de la vieja ciudad castellana para así cumplir uno de de sus deseos: conocer el lugar que inspiró a uno de sus artistas más admirados, el Greco. No en vano, un año antes, el 8 de marzo de 1982, en una conversación con Fernando Arrabal, Warhol confesaba a éste que:

"El Greco es el dios de la pintura."
"Él hizo siglos antes lo que yo intento hacer hoy: invertir las relaciones del hombre con el arte."


Su verdadero nombre era Andrew Warhola y nació en Pittsburgh (EE.UU.) el 6 de agosto de 1928. Se ha escrito tanto sobre él y es tal la cantidad de información que podéis encontrar sobre Warhol en la red y en infinidad de libros, que sería absurdo que me extendiera en ofreceros datos sobre su biografía. De modo resumido, se puede decir que a él le debemos una parte muy importante del desarrollo del denominado Pop Art y de otras muchas facetas vanguardistas del arte en campos como el cine o la literatura. Se trata de todo un gurú de la modernidad, cuya obra es hoy mundialmente conocida y reconocida.
Retrato de Andy Warhol

Creador de verdaderos iconos del siglo XX como son The Marilyn Diptych (1962) o Campbell's Soup Cans (1962), su obra se expone hoy en los museos más prestigiosos del planeta.
Parte del The Marilyn Diptych (1962) de Andy Warhol
Andy Warhol, Campbell's Soup Cans detail

A mi juicio, lo más reseñable de la visita de Andy Warhol a Toledo es constatar, una vez más, el enorme magnetismo de la ciudad, capaz de atraer generación tras generación a los más grandes artistas de la historia. Buena parte de ese atractivo es debido al Greco, como ha quedado demostrado en multitud de casos de ilustres visitantes relacionados con el arte y la pintura. En el siglo XX, Toledo tuvo la suerte de ser visitada por esos genios que buscaban la huella del cretense. Desde Gustav Klimt a Yves Klein, pasando por Édouard Vuillard, Pierre Bonnard o Salvador Dalí, por citar solo algunos ejemplos, nuestras calles fueron pisadas por estos abanderados de la más absoluta modernidad pictórica.
La visita de Warhol a Toledo se enmarcó en un viaje que realizó en aquel enero de 1983 en el que se reunió en Madrid con muchos intelectuales, artistas y personajes de la famosa Movida Madrileña como Alaska, Miguel Bosé, Pitita Ridruejo, Ana Obregón, Ágatha Ruiz de la Prada, Blanca Sánchez, Isabel Preysler, Juan March, Pedro Almodóvar, Ignacio Coca o Antonio de Senillosa.
La estancia de Andy Warhol en Toledo debió ser breve, probablemente sin llegar a hacer noche, pero fue suficiente para que dejara para la historia algunas fotografías. Hay que recordar que para producir muchas de sus litografías, Warhol utilizaba fotografías que eran tomadas indistintamente tanto por él como por sus asistentes y colaboradores. Durante su carrera usó preferentemente una cámara Polaroid que esta marca decidió mantener en producción únicamente para satisfacer a tan insigne cliente. Warhol era, por tanto, un notable fotógrafo que disfrutó en su vida retratando a sus numerosos invitados en su estudio The Factory.
Su experimentación fotográfica ligada a la pintura y su original visión de la fotografía instantánea influyeron notablemente en la fotografía artística posterior. De su visita a Toledo he conseguido hasta el momento recuperar cuatro fotografías tomadas por este genio, que paso a ofreceros. Comenzaremos por ver una preciosa imagen de la Plaza del Ayuntamiento con la fachada del Palacio Arzobispal al fondo. Se observa en la esquina inferior derecha el sello con el nombre de Warhol que certifica su autoría:
Palacio Arzobispal y Plaza del Ayuntamiento de Toledo el 24 de enero de 1983. Fotografía de Andy Warhol © The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc.

Es bellísima esta sensacional fotografía que obtuvo de la torre de la Catedral. Como curiosidad cabe decir que, en contra de lo que pudiera parecer, Warhol era una persona profundamente religiosa:
Catedral de Toledo el 24 de enero de 1983. Fotografía de Andy Warhol © The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc.

Es fenomenal también esta fotografía que Andy Warhol tomó al Monasterio de San Juan de los Reyes y el Palacio de los Duques de Maqueda. Probablemente Warhol desconocía que al retratar este palacio fotografiaba la que fuera vivienda de quien salvó de su inminente pérdida al Entierro del Señor de Orgaz del Greco. Me estoy refiriendo a Matías Moreno, genial pintor que rescató esta obra del olvido en 1873 y que compró, rehabilitó y habitó este palacio desde 1871.
Palacio de los Duques de Maqueda y Monasterio de San Juan de los Reyes el 24 de enero de 1983. Fotografía de Andy Warhol © The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc.

Para finalizar, Warhol visitó también el Hospital Tavera probablemente en busca de las obras del Greco que allí se conservan. En su patio obtuvo esta soberbia fotografía:
Patio del Hospital Tavera el 24 de enero de 1983. Fotografía de Andy Warhol © The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc.

Andy Warhol falleció en Nueva York el 22 de febrero de 1987, cuatro años después de conocer Toledo, debido a una arritmia postoperatoria tras una intervención de vesícula. Con él se iba un verdadero mito del arte del siglo XX. Espero que hayáis disfrutado de estas fotografías tanto como yo lo he hecho al descubrir e investigar acerca de su estancia en Toledo. Creo que esta entrada es una nueva muestra de algo que debemos valorar cada mañana al despertar: tenemos la suerte de habitar una ciudad absolutamente fascinante. ¡Disfrutemos de ella y cuidémosla como se merece!
Andy Warhol en Toledo el 24 de enero de 1983. Fotografía de Christopher Makos, publicada en su libro "Warhol Makos" (Virgin, 1988)

No hay comentarios

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall