miércoles, 25 de junio de 2014

El Convento de San Pablo del Granadal

Estoy seguro de que todos os habéis preguntado alguna vez qué son esas ruinas abandonadas a su suerte situadas bajo el Paseo del Miradero y la calle Gerardo Lobo, en la zona denominada Huerta del Granadal, ya cerca del río.
Pues bien, se trata de los restos del Convento de San Pablo del Granadal, edificado a partir de 1229.
Lo cierto es que la zona ya es mencionada como barranco de San Pablo en 1158, citándose en él una iglesia. Es por ello que Julio Porres Martín-Cleto plantea la posibilidad de que aquí se levantara la iglesia de San Pablo en época visigoda, al dividirse en dos la iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo (una fue probablemente al palacio visigodo o pretorio conocida como San Pedro in alficen, en lo que hoy es el Alcázar, y la otra -dedicada a San Pablo- tal vez a este lugar).
Esa iglesia parece ser la que en 1162 el arzobispo cedió a la basílica de Santa Leocadia según reza un documento. El huerto que la rodeaba, denominado ya del Granadal por la abundancia de este árbol frutal, es citado en documentos de 1182, 1194 y 1210, que lo sitúan junto a la Puerta del Vado y junto a otra puerta denominada de los Grederos o de Atelafín. No podemos olvidar que este fértil paraje quedaba junto a la orilla del río por entonces, pues hasta aquí llegaba el brazo derecho del río que en este tramo se dividía en dos dejando en medio la célebre Isla de Antolínez, que no fue desecada hasta comienzos del XIX.
Si bien la iglesia de San Pablo del Granadal había sido cedida como hemos visto a la Basílica de Santa Leocadia, era la Catedral su propietaria. De este modo el cabildo catedralicio permutó los terrenos con el rey Fernando III el Santo el 7 de septiembre de 1229. La permuta se hizo para permitir al rey que allí se estableciera la Orden de Predicadores o Dominicos, que edificaron allí el convento que ha llegado ruinoso a nuestros días.
Fue construido al año siguiente, en 1230, también bajo la advocación de San Pablo y en él permanecieron hasta 1407 en que por motivos de salubridad (la cercanía del río debió ocasionarles problemas habituales, como paludismo, mosquitos, crecidas...) se mudaron a la zona alta fundando el grandioso convento de San Pedro Mártir. Los dominicos mantuvieron el huerto, destinando el edificio antiguo a simple casa de labranza. Poco a poco el deterioro del edificio por el desuso, las crecidas y el aporte de escombros desde lo alto de la ladera, fue haciendo desaparecer de la memoria de los toledanos que aquí un día se levantó un convento.
Tras ser desecada la isla de Antolínez y quedar el río reducido a un solo cauce central, tal como hoy lo conocemos, la superficie del huerto se vio incrementada.
Con motivo de las desamortizaciones, todos los bienes del convento pasaron a manos privadas, incluida la huerta y las ruinas del edificio.
El uso de los restos fue también en esta época el mismo: humilde casa de labranza para los labriegos que cultivaban el huerto.
Las primeras imágenes que tenemos del convento son grabados, respectivamente realizados en 1852 y en 1857:
Grabado de San Pablo del Granadal en 1852
Grabado del convento de San Pablo del Granadal publicado el 14 de junio de 1857 en el Semanario Pintoresco. Dibujo del natural por Cecilio Pizarro

En lo relativo a fotografías, tal vez las más llamativas son las tomadas en junio de 1914 a color por Auguste Léon (se cumple ahora un siglo de estas joyas autocromas) en la que se observa que el edificio aún conservaba la techumbre y era todavía utilizado como infravivienda por los labriegos:
Vista de la zona de la Puerta del Vado con el Hospital Tavera al fondo entre el 15 y el 17 de junio de 1914. Autocromo de Auguste Léon. © Musée Albert-Kahn - Département des Hauts-de-Seine
Ruinas del Convento de San Pablo entre el 15 y el 17 de junio de 1914. Autocromo de Auguste Léon (detalle). © Musée Albert-Kahn - Département des Hauts-de-Seine

De esa época de comienzos del siglo XX también datan estas fotografías de la huerta del Granadal que rodeaba el convento tomadas por Pedro Román:
Huerta del Granadal a principios del siglo XX. Fotografía de D. Pedro Román Martínez. Diputación de Toledo, Centro de Estudios Juan de Mariana
Huerta de San Pablo del Granadal en junio de 1905. Fotógrafo anónimo. Colección Luis Alba. Ayuntamiento de Toledo
Huerta del Granadal de San Pablo a comienzos del siglo XX. Fotografía de Pedro Román Martínez. Centro de Estudios Juan de Mariana. Diputación de Toledo
Niños junto a unos restos arqueológicos en la Huerta del Granadal. Fotografía de Pedro Román Martínez. © Fondo Rodríguez. Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

Esta es una vista aérea de la zona en 1928:
Vista aérea del Paseo del Miradero de Toledo en 1928.

Como curiosidad cabe citar que el precioso brocal árabe procedente de la mezquita aljama (hoy catedral) estuvo en este convento dominico y se salvó de ser destruido gracias a una curiosa leyenda. Según esa tradición, basada en el desconocimiento de la lengua árabe, este brocal extraía agua milagrosa del pozo desde el tiempo del rey Alfonso VI que habría mandado escribir en caracteres arábigos las bondades de este agua. Ello libró al brocal de la destrucción cuando el corregidor Gutiérrez Tello mandó borrar cualquier escritura arábiga de la ciudad en el siglo XVI.
Cita del texto de Fray Román de la Higuera en el que cita el brocal de la mezquita aljama en el Semanario Pintoresco Español del 14 de mayo de 1848
En realidad, en el brocal lo que está escrito es que ese pozo fue realizado para la mezquita aljama de Toledo en el año 1032.
El brocal debía ser muy apreciado por los dominicos pues lo llevaron también a San Pedro Mártir al trasladarse allí. En este emplazamiento estuvo hasta 1872 en que fue trasladado al museo provincial:
Claustro de San Pedro Mártir (Toledo) en el siglo XIX. Fotografía de Jean Laurent. The Library of Congress of the United States of America
Brocal árabe del Claustro de San Pedro Mártir hacia 1870 fotografiado por Jean Laurent (detalle)

Volviendo a las ruinas del Granadal, en los años 70 fueron fotografiadas por Carlos Villasante y Julio Porres:
Ruinas del Convento de San Pedro y San Pablo en los años 60. Foto Villasante
Ruinas del Convento de San Pablo del Granadal en 1972. Foto Villasante

En 1979 se derrumbó la fachada, tal vez según Porres por las obras de construcción del nuevo vial que une la rotonda de Azarquiel con el Puente de Alcántara:
Ruinas del Convento de San Pedro y San Pablo en los años 60. Foto Villasante
Ruinas del Convento de San Pedro y San Pablo en los años 60. Foto Villasante
Ruinas del Convento de San Pedro y San Pablo en los años 60. Foto Villasante
Construcción de nuevo víal en la Huerta del Granadal en los años 70. Fotografía de Ricardo Sánchez Candelas
Construcción del nuevo víal que comunicaba el Granadal con el Salto del Caballo

Si bien en 2002 la zona fue excavada por una escuela taller, lo cierto es que la degradación de las ruinas ha ido en aumento con los años.
En la actualidad estamos ante una oportunidad de oro de reivindicar su puesta en valor y, al menos, consolidación con motivo de las obras del remonte mecánico de Safont que se está ejecutando.
Es una zona que va a ser vista por millones de turistas y toledanos al año y bien merecería ser cuidada al máximo. Se trata de un entorno de gran potencial arqueológico, a escasos metros de la Puerta del Vado, una puerta del siglo XI enterrada bajo escombros a modo de iceberg de la que solo visitable en su interior. Cualquier ciudad de Europa pagaría por hallar un monumento de hace casi mil años intacto. En Toledo, nos permitimos el lujo de tenerlo enterrado y presumir a la vez de cuidado del patrimonio.
En lo relativo a las ruinas del convento, como indicaba, sería deseable al menos su limpieza, consolidación y explicación a los visitantes.

El Convento de San Pablo del Granadal en Google Maps:

Ver Toledo Olvidado en un mapa más grande

2 comentarios

jav dijo...

Hay un error en el texto, en la foto de Auguste Léon pones que se cumple ahora un año de la foto, y debería poner, un siglo.

Felicidades por esta entrada...

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Gracias Jav! Corregido...son las cosas de escribir de madrugada :-)

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall