sábado, 12 de octubre de 2013

Los años dorados del C.D. Toledo fotografiados por Carlos Monroy

Como bien sabéis este es un blog dedicado a la fotografía histórica en Toledo en el que tienen cabida imágenes que por su belleza o antigüedad pueden tener ser consideradas dentro de esta categoría.
Las imágenes que hoy os muestro son históricas pese a tener solo algo más de veinte años y poseen esa belleza y fuerza que únicamente la fotografía deportiva puede conseguir.
En esta entrada un tanto especial, muy entrañable para mí por estar dedicada al club de mis amores, podréis ver de la mano de las fotografías del gran Carlos Monroy una selección de los mejores momentos protagonizados por el Club Deportivo Toledo entre los años 1991 y 1994.
Desde el punto de vista deportivo estamos ante imágenes que retratan un hecho irrepetible en España al tratarse del único caso en que un club encadenó dos ascensos consecutivos y una promoción de ascenso a Primera División, pasando de jugar en Tercera División (cuarta categoría jerárquica) a tocar con los dedos la máxima categoría.
Aquel hito irrepetible tuvo la suerte de ser retratado domingo tras domingo por el extraordinario fotógrafo Carlos Monroy, quien trabajaba por aquellos años para la edición toledana del diario La Voz del Tajo.
Todo comenzó en la temporada 1991/1992 en la que el club militaba en Tercera División tras su descenso en la campaña anterior desde Segunda B. Bajo la batuta técnica de Emilio Cruz y con la breve presidencia de Antonio Mayoral, muy pronto sustituido por Emiliano Carballo -tal vez el mayor artífice de aquella mítica gesta-, el club formó un conjunto de futbolistas excepcional para esa categoría hasta tal punto de que nada menos que nueve jugadores de aquella plantilla conformarían el grupo que rozó el ascenso a Primera en 1994 (Paniagua, Pardina, Villalvilla, Pedro Díaz, Abel, Moreiras, Dani, Lolo y Yuste). Pese a desplegar un juego espectacular para la Tercera División no fue un año fácil pues se consiguió el campeonato de liga en el último instante gracias a un gol de Cano contra el Campillo y en la fase de ascenso disputada en liguilla frente al Moralo, Mármol Macael y Algeciras es aún recordada la actuación del portero Jacinto Villalvilla en el último partido en tierras gaditanas donde se logró el ascenso. Una de las piezas claves del ascenso fue el inolvidable Óscar Engonga, un jugador dotado de una clase inconmensurable. Una fotografía suya es la primera joya fotográfica de Carlos Monroy que hoy os traigo:
Óscar Engonga golpea el balón en un partido del CD Toledo de la temporada 1991/1992  © Fotografía de Carlos Monroy

Aquel año la directiva del club tomó la curiosa iniciativa de contar con el célebre Manolo el del Bombo para conseguir dar más ambiente en el estadio. De su presencia dan fe estas dos excelentes fotografías:
Manolo el del Bombo arenga a la afición del CD Toledo en un partido de la temporada 1991/1992  © Fotografía de Carlos Monroy
Manolo el del Bombo arenga a la afición del CD Toledo en un partido de la temporada 1991/1992  © Fotografía de Carlos Monroy

La temporada siguiente, con hasta catorce jugadores procedentes de la plantilla de Tercera, se abordaba la campaña en Segunda B con un nuevo entrenador que no llegó a debutar por problemas con su documentación: el hispano-argentino Cacho Heredia. En su lugar Emiliano Carballo decidió traer al por entonces desconocido Gonzalo Hurtado. Esta decisión sin duda resultó clave como el tiempo demostró. Al excepcional plantel de futbolistas se unieron dos jugadores determinantes en el futuro inmediato del club: el veterano Roberto Simón Marina y el jovencísimo Toño Castro (tristemente desaparecido). Durante esta campaña hubo partidos verdaderamente memorables como por ejemplo el 5-0 endosado a la Unión Deportiva Salamanca en una lluviosa tarde de marzo con actuación estelar del genial jugador vasco Juan Carlos Pardina. Allí estaba Carlos Monroy para retratarlo:
1992/93: Toledo 5 – Salamanca 0
1992/93: Toledo 5 – Salamanca 0
Era un equipo que empezó a ilusionar masivamente a la afición:
Aficionados del CD Toledo durante un partido de la temporada 1992/1993
El club completó una sensacional temporada clasificándose para jugar la liguilla de ascenso a Segunda División A. En ella se enfrentó al San Andrés -hoy Sant Andreu-, Deportivo Alavés y Real Jaén. Con partidos que se pueden considerar históricos como el ganado en Vitoria 2-3 tras perder 2-0 al descanso o el agónico triunfo en Jaén, todo se decidió en el último enfrentamiento en casa ante los andaluces. Con el estadio a reventar, nada podía salir mal y el Toledo arrolló al Jaén por 3-0:
Komandos Verdes en el partido del ascenso a Segunda División C.D. Toledo-Real Jaén temporada 1992/93 © Fotografía de Carlos Monroy
Pedro Díaz en el partido del ascenso a Segunda División C.D. Toledo-Real Jaén temporada 1992/93 © Fotografía de Carlos Monroy
Juan Carlos Paniagua en el partido del ascenso a Segunda División C.D. Toledo-Real Jaén temporada 1992/93 © Fotografía de Carlos Monroy

La celebración de aquel hito histórico es aún recordada por miles de aficionados del club:
Luismi, Cano y Pedro Leal se abrazan tras el partido del ascenso a Segunda División C.D. Toledo-Real Jaén temporada 1992/93 © Fotografía de Carlos Monroy
Aficionados del CD Toledo cortan la red tras el partido del ascenso a Segunda División C.D. Toledo-Real Jaén temporada 1992/93 © Fotografía de Carlos Monroy
Jugadores del CD Toledo celebran la victoria tras el partido del ascenso a Segunda División C.D. Toledo-Real Jaén temporada 1992/93 © Fotografía de Carlos Monroy
Jugadores del CD Toledo celebran la victoria tras el partido del ascenso a Segunda División C.D. Toledo-Real Jaén temporada 1992/93 © Fotografía de Carlos Monroy

En su primer año en Segunda División, lejos de amilanarse, aquellos extraordinarios futbolistas entrenados por Gonzalo Hurtado y comandados en la dirección del club por Emiliano Carballo, maravillaron a España con un fútbol de increíble nivel. El equipo fue capaz de derrotar a equipos como el Betis, el Mallorca, el Villarreal, el Burgos, el Cádiz o el Barcelona B. Estas imágenes corresponden al partido disputado en Toledo frente al Villarreal:
Roberto Simón Marina y Juan Carlos Paniagua en el partido CD Toledo-Villarreal CF de la temporada 1993/1994 © Fotografía de Carlos Monroy
Juan Carlos Paniagua en el partido CD Toledo-Villarreal CF de la temporada 1993/1994 © Fotografía de Carlos Monroy

En aquel partido debutó uno de los pilares de aquel fenomenal equipo: el ruso Andrei Moj. Junto a él se incorporaron otros futbolistas que complementaron el bloque que procedía de Tercera y Segunda B como Parada, Camarasa, Sigüenza o Thompson. El estadio presentaba llenos partido tras partido, hubo de construirse la tribuna cubierta y cada dos semanas se vivía una fiesta en el campo con una afición volcada. Memorables tardes, como la del 2-0 al Betis vistiendo el Toledo de blanco al negarse el equipo andaluz a cambiar su indumentaria, permanecerán para siempre en la memoria de los que las vivimos:
1993/94: Toledo 2 – Betis 0
Con mil toledanos desplazados a Barcelona, un cabezazo de Pardina en el miniestadi sellaba la cuarta posición, que le permitía al Toledo disputar la promoción de ascenso:
1993/94: Barcelona B 0 – Toledo 1
El gran día había llegado y la ciudad entera respiraba fútbol. Con el estadio aún en obras el Toledo venció al Real Valladolid por 1-0 colocándose con un pie en Primera División. Las fotografías de Carlos Monroy de aquel partido son algunas de ellas bellísimas:
Juan Carlos Pardina en el partido CD Toledo-Real Valladolid de la promoción de ascenso a Primera División en la temporada 1993/1994 © Fotografía de Carlos Monroy
Juan Carlos Pardina en el partido CD Toledo-Real Valladolid de la promoción de ascenso a Primera División en la temporada 1993/1994 © Fotografía de Carlos Monroy
Andrei Moj en el partido CD Toledo-Real Valladolid de la promoción de ascenso a Primera División en la temporada 1993/1994 © Fotografía de Carlos Monroy
Juan Carlos Paniagua en el partido CD Toledo-Real Valladolid de la promoción de ascenso a Primera División en la temporada 1993/1994 © Fotografía de Carlos Monroy
1993/94: Toledo 1 – Valladolid 0
1993/94: Toledo 1 – Valladolid 0

Solo restaba un último escalón. La ciudad, enfervorecida, quedó semivacía al desplazarse 8.000 aficionados a Valladolid que tiñeron de verde la ciudad:
Algunos de los 8.000 aficionados del CD Toledo desplazados a Valladolid antes del partido de vuelta de la promoción de ascenso a Primera División Real Valladolid-CD Toledo  © Fotografía de Carlos Monroy
1993/94: Valladolid 4 – Toledo 0
1993/94: Valladolid 4 – Toledo 0

Emiliano Carballo y Gonzalo Hurtado parecían ya preocupados antes del partido. Tenían motivos.
Gonzalo Hurtado y Emiliano Carballo antes del partido de vuelta de la promoción de ascenso a Primera División Real Valladolid-CD Toledo  © Fotografía de Carlos Monroy

Un incomprensible fallo del hasta entonces infalible Villalvilla y una bochornosa y vergonzosa actuación del lamentablemente recordado colegiado canario Brito Arceo hicieron que el Valladolid remontara la eliminatoria y acabara con aquel precioso sueño:
Juan Carlos Paniagua es derribado en el partido de vuelta de la promoción de ascenso a Primera División Real Valladolid-CD Toledo  © Fotografía de Carlos Monroy
1993/94: Valladolid 4 – Toledo 0

Pese a la derrota, la Plaza de Zocodover se llenó de aficionados animando al equipo aquella misma tarde conscientes del mérito que tenia lo conseguido por aquel grupo humano:
Aficionados del CD Toledo llenan Zocodover pese a la derrota en el partido de vuelta de la promoción de ascenso a Primera División Real Valladolid-CD Toledo  © Fotografía de Carlos Monroy

A la mañana siguiente, el titular de La Voz del Tajo escrito por Jesús Espada (a quien agradezco haber hecho de puente para conseguir las imágenes en alta resolución de Carlos Monroy) resumía lo sucedido en Valladolid: "Una lágrima verde inundó Zorrilla".
El paso de los años transcurridos, ya más de veinte, hace percibir con mayor objetividad lo sucedido en aquellos maravillosos tres años y hace que cobre cada vez más valor la gesta que aquel equipo logró.
Su legado no quedó ahí sino que fue el preámbulo de siete campañas consecutivas en Segunda División, en las que en dos ocasiones más se estuvo muy cerca del ascenso. El Club Deportivo Toledo, fundado en 1928, es desde esos años un club considerado histórico con todo merecimiento y aquella proeza forjó una afición que, aunque en ocasiones pueda parecer adormecida o latente, los que conocemos el antes y el después de toda la historia sabemos que es hoy portadora de un gen indestructible -el amor por el verde de esa camiseta- que está deseando volver a revivir momentos como los retratados en estas imágenes.
Solo me queda desear que esos tiempos puedan volver a repetirse y agradecer a Carlos Monroy la cesión de estas imágenes. Me despido con el emocionante vídeo que contiene la mayoría de los goles del Toledo en aquella recordada temporada 1993/1994:

6 comentarios

Antonio Obeo Puebla dijo...

Pese a no gustarme el futbol, mi hijo Victor ha sido forofo del club desde su mas tierna infancia.
Nunca olvidará estos años , en los que tenía entre 7 y 11, sin faltar a un partido con su bufanda a animar a su club.
Recuerdo, primero su alegría y luego su decepción en la fase de ascenso con el Valladolid. Nunca olvidaremos el nombre del innombrable árbitro.
Inolvidable , también, la victoria del Real Madrid, en la que terminó ronco de cantar y gritar .
Muchas gracias, Eduardo ,por traernos estos recuerdos

Anónimo dijo...

Pelos de punta.... Gracias Eduardo

Alberto dijo...

Muchas gracias de nuevo Edu por estas fotos y rememorarnos esta pequeña historia de Toledo - en su -ambito deportivo. Estoy seguro que a Coti le habrá encantado

Anónimo dijo...

Yo con 9 años estuve en un Toledo- Espanyol, que quedo 0-1. Recuerdo un tiro al larguero del Toledo. Ese partido lo merecimos ganar. Yo estaba sentado en una de las esquinas de la grada de sol junto a un aficionado del Espanyol, aquel dia hubo una riada de aficionados catalanes.

Anónimo dijo...

Que pequeñito era yo... estoy seguro que antes de que me muera tengo que vivir algo igual al menos. Todo empieza con el día a día y el presente, esta misma temporada.

Anónimo dijo...

Impresionante resumen, que recuerdos esperos volver a vivir algo así otra vez.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall