viernes, 12 de abril de 2013

Ventura Reyes Prósper: un genio en el olvido

Es larga la lista de deudas históricas que nuestra ciudad acumula con la memoria de cientos de personas que desarrollaron aquí su vida de modo sobresaliente y que a día de hoy carecen de más mínimo recuerdo en forma de monumento, placa, calle, cita o premio que lleve su nombre.
Por suerte los tiempos cambian y ya no es necesario que todo pase obligatoriamente por las instituciones -allá ellas si quieren seguir manteniendo esa deuda de reconocimientos- ya que la ciudad puede ir recuperando la memoria de esas personas utilizando otras vías por medio de la sociedad civil y de Internet. Hoy quiero que este blog sirva para rendir un humilde homenaje a alguien cuya valía está tan a años luz de la media de los que suelen tomar decisiones en este país -tanto en lo intelectual como en lo humano- que hace que esta deuda sea especialmente sangrante. Me estoy refiriendo a Don Ventura Reyes Prósper.
La primera vez que oí hablar de él yo tenía 21 años: fue mi padre Ricardo Sánchez Candelas quien me hizo descubrir a este matemático, botánico, ornitólogo, naturalista, políglota, historiador y escritor. Nacido en Castuera (Badajoz) el 31 de mayo de 1863, estudió el Bachillerato en Murcia y posteriormente la carrera de Ciencias Naturales en la Universidad de Madrid. Con tan solo 22 años se doctoró en 1885. Su tesis llevó el título de “Catálogo de las aves de España, Portugal e Islas Baleares”. Don Ventura era un genio polifacético -todo un hombre típico renacentista- cuya principal pasión eran las matemáticas. Junto a su hermano Eduardo -otro sabio botánico- viajó a Alemania donde conoció a los eminentes matemáticos Félix Klein y Ferdinand Lindemann.
Ventura de los Reyes y Prósper
Ventura Reyes Prósper era un superdotado por su facilidad para dominar multitud de idiomas: se expresaba con fluidez en francés, inglés, alemán e italiano, y tenía amplios conocimientos de latín, griego, ruso, hebreo, serbio, sueco, danés y noruego lo cual le permitió leer de primera mano los trabajos publicados por los investigadores punteros de su época en multitud de materias.
Fue catedrático de Historia Natural en el Instituto Provincial de Teruel, de Matemáticas en el Instituto de Segunda Enseñanza de Albacete, de Física en los Institutos de Jaén y Cuenca, y finalmente de Física y Química y de Matemáticas en el Instituto de Toledo, ciudad a la que llegó en 1898.
Noticia del traslado de Ventura Reyes Prósper a Toledo publicada en El Día el 13 - 06 -1898
En nuestra ciudad desarrolló no solo buena parte de su obra matemática sino que se ganó la simpatía de las clases más desfavorecidas de la sociedad como persona en extremo caritativa y bondadosa, llegando a impartir gratis clases diariamente a los reclusos en el penal de la ciudad.
Ventura Reyes, director del instituto general y técnico, 1915, foto Villalba
Su actividad científica fue destacadísima en diferentes parcelas. En las Matemáticas se ocupó de dos ramas relativamente nuevas en la España de entonces: la Lógica Matemática y la Geometría no Euclidiana. Reyes Prósper escribió notas sobre problemas concretos o artículos sobre nuevas teorías totalmente desconocidas por sus compatriotas hasta el punto de ser el primer matemático español que publicó en revistas extranjeras, como por ejemplo la prestigiosa revista alemana Matematische Annalen. Mantuvo correspondencia con toda la élite matemática mundial entre los que podemos citar a Giuseppe Peano, John Venn, Moritz Pasch, C. H. Peirce, Ernst Schröder y Christine Ladd-Franklin.
Profundamente innovador en lo pedagógico, Don Ventura fue partidario de introducir la ciencia moderna desde la enseñanza secundaria, como expresó en el programa de Matemáticas para las oposiciones a Instituto presentado el 27 de agosto de 1888:

“En el presente programa procuro introducir aquellas modificaciones que en el extranjero, en Francia, Italia, Inglaterra, Rusia y Alemania especialmente, son ya vulgares. No en balde los sabios trabajan en el acrecentamiento de la Ciencia. Es menester enseñar los nuevos descubrimientos. He procurado ser extremadamente conciso en las cuestiones sencillas, pues es probado que en poquísimo tiempo pueden aprenderse”.

Hasta tal punto fue genial y visionario Don Ventura que escribió una rima muy utilizada hoy día en los círculos relacionados con la enseñanza y que se ha puesto de moda en los últimos lustros a raíz de los nefastos efectos de la LOGSE. Esta rima, que a buen seguro muchos ya conocerán sin saber que es de Reyes Prósper dice así:

Enseñar al que no sabe,
es obra de caridad.
Enseñar al que no quiere,
es una barbaridad.


Su aspecto físico era muy peculiar: orondo, barbudo y habitualmente desaliñado, en ocasiones llevaba los pantalones con los bajos casi a la altura de la pantorrilla. Las malas lenguas dicen que su higiene era algo descuidada y era tenido por un empedernido solterón. En lo que existe total acuerdo en todas las crónicas y citas es en resaltar su extrema bondad, generosidad, amabilidad y humildad.
Sufrió sin embargo algún patético ataque probablemente motivado por los celos, como por ejemplo este de un profesor excedente de religión, que envió la siguiente carta al subsecretario de instrucción pública:

«llmo. Sr:
Tengo el honor de comunicar a V. Ilt. como profesor de Religión excedente de Instituto, que el Director de éste don Ventura Reyes Prósper cuyo descuido personal es legendario y a quien en esta población se cantan por el vulgo canciones picarescas del tenor de la siguiente, «Si quieres que te caiga la lotería/Duerme con don Ventura siquiera un día»; y otras más intencionadas, se ha casado civilmente con una sobrina carnal, al objeto, según es público y notorio, de que en su día pueda recaer en ella la viudedad consiguiente, y tal así que, en efecto ni un sólo día ha vivido con ella, siendo además el supuesto matrimonio por poderes.
Y como esto burla los fines del matrimonio, constituiría en su caso una estafa al Estado y finalmente, se requiere para ser válido la apostasía de la religión católica que hasta ahora don Ventura ha profesado; pero apostasía que le inhabilitaría por lo menos, para ser Director de este Instituto General y Técnico; lo pongo en su conocimiento a V. lIt. a los efectos del oportuno expediente en que todos estos cargos han de probarse.
Dios guarde a V. lIt. muchos años. Toledo 20 agosto 1921»


Se conservan bastantes fotografías suyas en Toledo, algunas realmente curiosas, en las que aparece posando en diferentes plazas y rincones. Probablemente fueron imágenes tomadas para ilustrar algún artículo o reportaje, pues en los 24 años que vivió en la ciudad llegó a amarla y conocerla como muchos locales ya hubiesen querido. En ellas se puede comprobar que su aspecto no pasaba desapercibido.
La primera que os ofrezco, tomada hacia 1915 es esta tomada junto al Palacio de los Toledo, enfrente del Pasadizo de Balaguer. Aparece en la zona superior una ventana con arquillos hoy desaparecida:
Ventura Reyes Prósper junto al Palacio de los Toledo  © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura CGD2-008-1

Aquí le tenemos en el Callejón de Bodegones:
Ventura Reyes Prósper en el callejón de Bodegones hacia 1915 © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura CGD2-019-4

Don Ventura aparece aquí junto al Convento de Santa Isabel al lado del que fuera ábside de la Iglesia de San Antolín:
Ventura Reyes Prósper junto al ábside de Santa Isabel  © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura Album4-1264

En esta se le ve junto a la Casa de los Condes de Arcos y Añover al lado de la Iglesia de San Lorenzo:
Ventura Reyes Prósper en una casa de la Calle de San Lorenzo. © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura CGD2-007-1

El erudito aparece aquí en el Callejón del Salvador. El precioso esgrafiado de la fachada aún se conserva.
Ventura Reyes Prósper en el Callejón del Salvador hacia 1915 © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura CGD2-106

Aquí aparece en la Iglesia del Salvador. Aún faltaba mucho para descubrir que la escasa altura de esos capiteles se debía a que eran restos de una preciosa mezquita cuyo suelo había sido sobreelevado:
Iglesia del Salvador con Ventura Reyes © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura CGD2-006-1

Aquí le vemos en una casa de la Calle de la Lechuga, hoy dedicada a los hermanos Bécquer gracias a su empeño.
Ventura Reyes Prósper en un patio de la Calle de la Lechuga (Toledo)
Patio de la casa supuestamente habitada por los hermanos Becquer en la Calle de la Lechuga. Fotografía tomada en 1913 por Lucas. En el centro del patio posa D. Ventura Reyes Prósper

En esta imagen aparece bajo las grandes columnas del Instituto del que era director:
Ventura Reyes Prósper en el Patio del Instituto Universitario Lorenzana. Postal de la Edición Menor

Era un gran amante de la obra de Bécquer. Le debemos el descubrimiento del laurel de la Calle de San Ildefonso que supuestamente plantara el poeta sevillano, así como el impulso de la colocación en 1915 de la placa en su memoria en la Plaza de Santo Domingo el Real. Estas fotos son del día de aquel evento en el que pronunció un discurso.
Foto de grupo con motivo del descubrimiento de una placa en honor de Gustavo Adolfo Bécquer en la Plaza de Santo Domingo el Real en Toledo en 1915
Placa en honor de Gustavo Adolfo Bécquer en la Plaza de Santo Domingo el Real en Toledo en 1915
Descubrimiento de una placa en honor de Gustavo Adolfo Bécquer en la Plaza de Santo Domingo el Real en Toledo en 1915

Don Ventura tuvo una implicación muy importante en la celebración del III Centenario de la muerte del Greco impartiendo varias charlas con tal motivo como director del Instituto:
Ventura Reyes Prósper con representantes de la Junta Organizadora del III Centenario del Greco
Ventura Reyes Prósper con representantes de la Junta Organizadora del III Centenario del Greco
Ventura Reyes Prósper con representantes de la Junta Organizadora del III Centenario del Greco
Ventura Reyes Prósper con representantes de la Junta Organizadora del III Centenario del Greco

Tal era el carisma de este adelantado a su tiempo que el gran Félix Urabayen le dedicó un personaje en su preciosa novela Toledo: Piedad, en la que aparece descrito en el personaje llamado Agustín Montesclaros de Navalcán y del cual dice:

"Bajo la máscara externa, que el vulgo comenta siempre con regocijo, encierra este santo laico un hermoso templo de amplia cultura, donde desparrama el ingenio de su conversación, fina y ática. Su palabra suave —con este mismo sosiego debió hablar Jesús de Nazaret—, perdona siempre. Para todos los vicios tiene pronta la benevolencia de una disculpa.
Respeta todos los errores. Y todas las caídas, todos los tropezones del animal humano, encuentran piadosamente un Cirineo en su corazón..."


Ventura Reyes Prósper falleció el 27 de noviembre de 1922 -a la temprana edad de 59 años- en Madrid, a donde había acudido a recibir tratamiento por su delicado estado de salud, al parecer derivado de su elevado peso fruto de su extraordinario apetito.
Noticia de la muerte de Ventura Reyes. El Castellano, 29 de noviembre de 1922
Obituario de Ventura Reyes Prósper en El Sol el 29 - 11 -1922

De entre los muchos y preciosos textos que elogiaron al extremeño destacaré éste escrito por Alberto de Segovia por constituir no solo un texto emocionante, sino por añadir datos muy curiosos de su vida que explican muy bien la personalidad de Reyes Prósper:
Elegía a Ventura Reyes Prósper por Alberto de Segovia titulada "Elegía en mala prosa" publicada en La Acción el 20 de diciembre de 1922 (I)
Elegía a Ventura Reyes Prósper por Alberto de Segovia titulada "Elegía en mala prosa" publicada en La Acción el 20 de diciembre de 1922 (II)
Elegía a Ventura Reyes Prósper por Alberto de Segovia titulada "Elegía en mala prosa" publicada en La Acción el 20 de diciembre de 1922 (III)
Elegía a Ventura Reyes Prósper por Alberto de Segovia titulada "Elegía en mala prosa" publicada en La Acción el 20 de diciembre de 1922 (IV)
Elegía a Ventura Reyes Prósper por Alberto de Segovia titulada "Elegía en mala prosa" publicada en La Acción el 20 de diciembre de 1922 (V)

Como toledano, como ingeniero y como amante de la naturaleza, la historia y la poesía llevaba mucho tiempo recopilando datos para desde este humilde blog rendir un pequeño homenaje a este genio y me he apresurado para tenerlo justo ahora que llega el 150 aniversario de su nacimiento. Espero que gracias a esta entrada en la medida de lo posible deje de ser un perfecto desconocido. No albergo sin embargo demasiadas esperanzas de que alguna vez a nivel institucional se reconozca en Toledo su figura con algún tipo de recuerdo. Al fin y al cabo, los que toman estas decisiones suelen quedar demasiado lejos de su nivel intelectual y humano como para siquiera llegar a interesarse por su figura. Y ya sabemos que enseñar al que no quiere es una barbaridad.

Para saber más:
- Ventura Reyes Prósper, matemático extremeño, por José M. Cobos Bueno
- Ventura Reyes Prósper, Pionero de la Lógica Formal, artículo de Fernando Tomás Pérez
- Ventura Reyes Prósper (1863-1922) y la Introducción de la Nueva Lógica en España, por Luis Vega Reñón.

Relación completa de obras y artículos de Ventura Reyes Prósper:

Geometría.
- “Sur la géometrie non-Euclidienne”, Mathematische Annalen, 29 (1887), 154-156.
- “Sur les propiétés graphiques des figures centriques (Extrait d’une lettre adressé a Mr. Pash)”, Mathematische Annalen, 32 (1888), 157-158.
- “Nota acerca de la geometría proyectiva sobre la superficie esférica”, El Progreso Matemático, 13 (1892), 7-10.
- “Resolución de un problema propuesto por Jacobo Steiner”, El Progreso Matemático, 17 (1892), 147-148.
- “Recensión de Dodgson [Lewis CarolÌ] Curiosa mathematica, A new Theory of Parallels, London, 1890, 3rd edición”, El Progreso Matemático, 21(1892), 265-266.
- “Breve reseña histórica de la Geometría no-Euclídea, especialmente de dos y tres dimensiones”, El Progreso Matemático, 37 (1894), 13-16.
- “Algunas propiedades referentes a los sistemas de círculos, demostradas sin el auxilio de relaciones métricas ni del postulado euclídeo”, El Progreso Matemático, 39 (1895), 205-208.
- “Nueva demostración de las fórmulas trigonométricas de un ángulo igual a la suma o diferencia de dos dados”, Archivo de Matemáticas Puras y Aplicadas, 5 (1896), 89-91.
- “Nota sobre un punto de geometría no euclídea”, Archivo de Matemáticas Puras y Aplicadas, 3 (1897), 44-47.
- “Note sur le théoréme de Pythagore et la géométrie non-Euclidienne”, Bulletin de la Societé physico-mathematique de Kasan, Deuxiéme Série, 1 (1897), 67-68.
- “Nota de dos demostraciones nuevas de proposiciones trigonométricas”, The Educational Times, 1 (1910).
- “Restitución de una de las obras perdidas de Euclides”, Revista Matemática Hispano–Americana, 10 (1919), 323-325.

Lógica.
- “El raciocinio a máquina”, El Progreso Matemático, 9 (1891), 217-220.
- “Cristina Ladd-Franklin, matemática americana y su influencia en la lógica simbólica”, El Progreso Matemático, 12 (1891), 297-300.
- “Ernesto Schröeder. Sus merecimientos ante la lógica, su propaganda lógico-matemática, sus obras”, El Progreso Matemático, 14 (1892), 33-36.
- “Charles Santiago Peirce y Oscar Howar Mitehell”, El Progreso Matemático, 18 (1892), 170-173.
- “Proyecto de clasificación de los escritos lógico-simbólicos, especialmente de los post-booleanos”, El Progreso Matemático, 20 (1892), 229-232.
- “Nuevo modo de considerar la aritmética”, El Progreso Matemático, 25 (1893), 23-26.
- “La lógica simbólica en Italia”, El Progreso Matemático, 26 (1893), 41-43.

Biográficas.
- “Wolfgang y Juan Bolyai. Reseña bio-bibliográfica”, El Progreso Matemático, 38 (1894), 37-40.
- “Nicolás Ivanovich Lobacheski. Reseña bio-bibliográfica”, El Progreso Matemático, 36 (1893), 321-324.
- “La obra científica de Seki y sus discípulos”, Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 1 (1904), 251-254.
- “Juan Martínez Silíceo”, Revista de la Sociedad Matemática Española, 5 (1911), 153-156.

Otros trabajos.
- “Catálogo de las aves de España, Portugal e Islas Baleares”, Anales de la Sociedad Española de Historia natural, tomo XV, Madrid 1886, Pp. 5-109. También publicado por Fortanet, Madrid, 1886 y en edición facsímil por el Ayuntamiento de Badajoz en 1986.
- “Lista de los moluscos recogidos por el doctor Osorio en Fernando Poo y en el Golfo de Guinea”, Anales de la Sociedad Española de Historia Natural, 15 (1886), 340.
- “Dos toledanos ilustres en la luna”, Boletín de la Sociedad Arqueológica de Toledo, 1 (1900), 4-5.
- “Nuevas noticias acerca del astrónomo toledano Arzaquiel”, BoletÌn de la Sociedad Arqueológica de Toledo, 6 (1900), 124.
- “El pavo real en la ornamentación mudéjar”, Revista semanal de arte de Toledo, 32 (1916), 213.
- “Los viejos árboles de la vetusta Toledo”, Revista semanal de arte de Toledo, 32 (1916), 253.
- “El laurel de la casa de Becquer en Toledo”, Revista semanal de arte de Toledo, 182 (1922), 329.

11 comentarios

David Utrilla Hernández dijo...

Qué interesante personaje Don Ventura. Muchas gracias amigo Eduardo por este homenaje.

arturphoto dijo...

Interesante personaje este hombre, enhorabuena Eduardo por difundirlo.

C.Willard dijo...

Cuántas veces hemos visto esa placa, homenaje a Bécquer. Me estaba acordando de esas películas en las que un cuadro tapa la caja fuerte de la casa; y me he acordado porque parece que tú también has abierto esa placa para enseñarnos otro tesoro escondido, olvidado de Toledo, como si la propia placa fuese lo que tapa a este importante y peculiar personaje. Como siempre nos vuelves a sorprender rescatando esos tesoros del olvido ¡Enhorabuena Eduardo!

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada dedicada a Don Ventura. Muchas gracias.

Jota dijo...

Eduardo, cuanta historia en el olvido, gracias por sacar a la luz esa parte importante que nunca se debió olvidar, a sido una gran mañana de sábado, un café, unas pastas, un viaje al pasado... eres un genio! Gracias, Gracias, Gracias...

Mercedes B.S. dijo...

Hola a todos.
Me siento avergonzada al confesar mi ignorancia sobre D. Ventura Reyes.
Gracias Eduardo (y también a tu padre D. Ricardo porque te habló entonces de él) por hacerme descubrir a tan valiosa y admirable persona, aún independientemente de su paso por Toledo.

Me ha dejado muy impresionada esta entrada, por su valor en sí misma y por llevarnos a la reflexión -como tú indicas- sobre la deuda histórica "con la memoria de cientos de personas que desarrollaron aquí su vida de modo sobresaliente y que a día de hoy carecen de más mínimo recuerdo en forma de monumento, placa, calle, cita o premio que lleve su nombre".
Muchas gracias Eduardo.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Una de las más extensas y formidables entregas con las que nos ha regalado Eduardo en este blog de ya larga vida, es la que el 6 de julio del pasado año dedicó a la casa francesa Léon et Lévy. En los comentarios de aquella entrada, a propósito de ciertas fotografías de la serie, me entretuve bastante en algunas en las que los árboles tenían significativa presencia.
Uno de ellos –y ya nos había ocupado en algún comentario anterior– era el magnífico ciprés que sobresalía por encima de los tejados de la Audiencia Provincial, inmueble que había sido la Casa del Deán de la Catedral.
Pertenecía este ejemplar a la escueta enumeración de “colosos vegetales” que Reyes Prósper hacía en su artículo “Los viejos árboles de la vetusta Toledo”, publicado en la Revista Semanal de Arte “Toledo”, y fechado en febrero de 1916. Con tal motivo, también por mi parte glosaba entonces, brevemente, la obra y personalidad del autor del artículo, que ya para entonces contaba con toda mi simpatía y admiración más devotas.
Al hacer ahora Eduardo esta merecida recuperación de la figura científica y humana de don Ventura Reyes Prósper, e incorporar a este homenaje el testimonio fotográfico del desaliñado físico del personaje en distintos escenarios toledanos, recuerda que, a sus 21 años, tuvo del mismo su primera noticia en 1998. Eran, en efecto, aquellas fechas en las que impulsado, entre otras cosas por este artículo del matemático pacense afincado en Toledo, yo terminaba de escribir mi “De árboles en Toledo”.
Al detenerme con atención especial en la fotografía en la que Reyes Prósper aparece entre la columnata del patio del majestuoso edificio académico del Lorenzana, he tenido que anotar un detalle singular: como algo intrascendente, parte minúscula de esa modesta colección de venerables relicarios de los que nunca nos queremos desprender, me ha aparecido una inscripción de matrícula de honor, firmada por el entonces Director del Instituto de Enseñanza de Toledo. La firma es la de don Ventura Reyes Prósper, y el alumno matriculado era el abuelo del autor del blog, don Eduardo Butragueño Bueno, padre de mi esposa.
Supongo que cosas así, de aparente irrelevancia, completamente fortuitas, son las que en un empeño coleccionista de muchos años, con tesón y toledanismo admirables, han llenado muchas cajas de zapatos –libros, fotos, postales, “rarezas”– de las que don Luis Alba nos hablaba hace unos días, en una magnífica conferencia a dúo en la Biblioteca del Alcázar con el Archivero Municipal de Toledo, don Mariano García Ruipérez, y que, gracias a su generosidad, ya forman parte del patrimonio cultural de la ciudad.
Después de escuchar aquella conferencia, ¿puede pesarnos tener entre los viejos papeles del archivo familiar, con motivo tan casual, uno con la firma de uno de los científicos más insignes de su tiempo, precursor de las mejores investigaciones de la matemática moderna?

Francisco Javier Hidalgo dijo...

La placa de Bécquer, qué recuerdos me ha traído. Siendo niño casi siempre jugaba en calles con placas de Bécquer . En la plaza de Santo Domingo el Real jugaba casi todos los días. Plaza a la que tengo gran cariño, escuchábamos a las monjitas dominicas cantar Vísperas , en verano los vencejos, acompañaban al canto revoloteando por la espadaña,
Los viernes por la tarde tocaba jugar en la calle del Cristo de la Calavera, cuando visitábamos a la tía, vivía en el nº 1 donde está el portalón gótico. Allí está la placa que nos dice, que una de sus leyendas tiene el mismo nombre que la propia calle. Otro de los rincones mágicos de Toledo junto con el Callejón de los Niños Hermosos.
Las ventanas de mi colegio daban al patio de la casa donde vivieron los hermanos Bécquer junto con su madre y donde está el famoso laurel plantado por ellos, y que Don Ventura dedicó un artículo puesto que a él se debe el descubrimiento del laurel. Aquí hay otra placa de 1970. Este era el colegio de Santa Leocadia desaparecido hace unos años, como la práctica totalidad de los colegios del “Casco”.
Y para tener aún más presente al escritor sevillano, por aquel entonces los billetes de 100 pesetas estaban dedicados a Bécquer.
Por cierto, la Calle de la Lechuga es otro de esos casos tan frecuentes en Toledo de calles con doble nombre, el nombre oficial y el nombre popular. Según Julio Porres, en esta calle se hospedaron Gustavo Adolfo y su familia en una pensión, también nos dice que fue poco tiempo. Esta pensión aparece en las fotografías que nos ha ofrecido el autor del blog.
Saludos a todos.

Tulaytulah dijo...

Hasta ahora, ni como toledana ni como ingeniera había oído hablar de este hombre. Gracias por descubrirme una personalidad tan excepcional. Pondré todo mi empeño en conocerle un poco mejor a partir de ahora... :)

Juan Carlos Nogales dijo...

En mi profunda ignorancia, que por desgracia creo compartir con gran parte de los toledanos, al desconocer a este gran personaje, me quedo totalmente sorprendido por su absoluta genialidad.

Los grandes genios son aquellos que están ocultos, que no alardean de lo que son, que se muestran humildes, generosos y caritativos, que su labor no se ve, sino que se demuestra con los más débiles. Genios como estos merecen un gran homenaje, y creo que el que tu le has hecho a el le resultaría valiosísimo.

Gracias una vez más Eduardo por esta maravillosa entrada.

Purificación Prósper dijo...

Hola Eduardo, muy interesante el artículo, gracias por el trabajo de recopilación. Permíteme que te cuente una pequeña anécdota: Hace tiempo que sabía de la erudición de este hombre por la curiosidad que despertó en mi una plaza que hay en Valencia, de donde soy, llamada Pza. Reyes Prósper (sin que conste el nombre Ventura); como resulta que me apellido Prósper también, solía hacer la gracia a mi familia y amigos de que yo tenía linaje real y así se reflejaba en la placa de la mencionada plaza.
Al menos la persona que en su día decidió que esa plaza se llamara así, debía conocer la figura de este hombre y le homenajeó de ese modo aquí en Valencia.

Bueno, me despido reiterando mi agradecimiento.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall