viernes, 3 de agosto de 2012

La Panorámica desde el Valle más antigua tomada por Alphonse De Launay en 1854

Sería difícil describir con palabras la emoción que sentí hace unos días al abrir un correo que contenía una fotografía que llevaba años persiguiendo infructuosamente. En ocasiones la única pista o indicio sobre algún autor muy antiguo y poco conocido es una simple referencia en algún libro especializado o en alguna lista de una casa de subastas. A veces son solo rumores sobre el supuesto paso por Toledo de huidizos y esquivos autores que, aunque parezca mentira, están en nuestros días siendo redescubiertos.
Este era el caso de Alphonse De Launay (o Delaunay en algunas otras citas), un fotógrafo muy poco conocido y estudiado del que se decía que había visitado España en dos ocasiones, una en 1851 y otra en 1854, y en cuyo periplo aparecía en algunas citas la ciudad de Toledo.
Cuando tuve noticias de su existencia en 2009 comencé un rastreo periódico sobre cualquier pista que me pudiera llevar a alguna fotografía suya tomada en Toledo. Las escasas citas sobre subastas de imágenes suyas mencionaban precios de salida que rondaban los 6.000 euros por cada foto, lo cual automáticamente me descartaba como potencial comprador de alguna de sus fotografías y me "condenaba" a tener que localizar a alguno de los compradores y que éstos accedieran a cederme un escaneo.
Así fue cómo en uno de esos correos que periódicamente envío a ciertos contactos con pocas esperanzas de obtener éxito sonó la flauta: mi contacto acababa de estar en Paris con un coleccionista francés que le había mostrado una fotografía de Alphonse de Launay tomada en Toledo. Me dio su correo y le escribí rogándole un escaneo de la fotografía, explicándole el valor que tendría para todos los que amamos Toledo. Dos meses después, un correo de su asistente personal me alegró el día, la semana y prácticamente el año.
Allí estaba: una fotografía del legendario Alphonse De Launay, extraño personaje, discípulo del maestro entre los maestros Gustave Le Gray y del cual se saben tan sólo retazos de su vida. Nació en 1827 en Manche (Normandía, Francia) y junto con el amplio conjunto de discípulos de Gustave Le Gray, experimentó las nuevas soluciones técnicas sobre papel. Habiendo rechazado el puesto de Inspector de la Compagnie de la Vieille-Montagne, nunca dio un sesgo profesional a su actividad como fotógrafo, -aunque estuvo vinculado a las instituciones de la época, como la Societé Française de Photographie, a la que perteneció desde 1858 a 1866- sino que desarrolló su modo de vida como propietario y abogado. Fue un hombre de espíritu cultivado con aficiones como la literatura y el teatro publicando diversas obras de éxito así como un asiduo viajero.
En sus viajes se cita uno a España en 1851, por lo que existía la posibilidad de que la fotografía que me remitían desde París fuese la más antigua tomada en Toledo, aunque parece que de su viaje de 1851 sólo se conservan fotografías de Sevilla. Lo más probable es que la fotografía que os ofrezco, tomada desde la Ermita del Valle, fuese realizada en su segunda visita tres años después, en 1854. Deleitaos con ella tanto como yo lo he hecho y, a la espera de poder conseguirla a mayor resolución, admiremos los detalles que nos permite ver, como por ejemplo el de contemplar la torre mudéjar de Santa Justa y Rufina aún en pie:
Vista de Toledo desde la Ermita del Valle en 1854 por Alphonse de Launay. Cortesía de Serge Kakou

De Launay incluyó esta segunda visita en un viaje que le llevó a Argel y Orán. Se casó con Marie-Constance Chastellain, fue un devoto católico y tuvo un hijo en 1860 llamado Louis Auguste Alphonse De Launay que también fue un brillante escritor e historiador además de geólogo. Alphonse De Launay murió en 1906.

Para finalizar, tan solo agradecer infinitamente a Serge Kakou la cesión de esta joya. Os dejo con la fotografía más célebre que tomase De Launay: este retrato excepcional de su maestro Gustave Le Gray, con una expresividad al alcance de muy pocos en 1854.
Gustave Le Gray fotografiado en 1854 por Alphonse De Launay . Metropolitan Museum of New Yory

Para saber más:
- Biografía de Alphonse De Launay, por Alex Novak

6 comentarios

José María Moreno Santiago dijo...

¡Fantástico descubrimiento! Muchas gracias por compartirlo, amigo.

Antonio Obeo Puebla dijo...

Curiosa foto del Alcazar sin las cubiertas de los torreones Posiblemente en el trascurso de alguna de las restauraciones o reconstrucciones

Jota dijo...

Te puedes creer que me has emocionado???? en estos días estoy algo sensible, un "paisano" se le ocurrió en Facebook, hacer un grupo, para recordar nuestro pueblo en forma de anécdotas y de fotografías, llevamos unos día de recuerdos, al abrir mi correo hoy, tenía numerosos comentarios, tu entrada estaba entre ellos, se me han puesto literalmente los "pelos de punta", que maravilloso es este mundo y que personas, con tal generosidad, como el que te a dejado escanear esta prodigiosa fotografía y tu mismo que la compartes con todos nosotros, aunque no tengo muchos conocidos en las redes sociales, siempre comparto tus entradas, hoy con más motivo que nunca, mirar al pasado tal vez nos haga ver un futuro mejor. Gracias mil Eduardo.

Boro dijo...

Como se sabe que la fotografía es del 54 y no del 51? es por la tecnología usada al realizar la fotografía? algún cambio en el urbanismo de la zona entre esas fechas?
Aunque esta no sea la imagen más antigua de Toledo no tengo duda de que acabarás por traernos ese Grial anhelado algún día y todo será fruto de tu esfuerzo y tenacidad. Suerte con la búsqueda

Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo dijo...

Desde la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo, me uno a la emoción que describes.

De nuevo es una de las más antiguas fotos de Toledo y de nuevo es una foto del Tajo.

Gracias por compartir estos regalos; regalos para nosotros, quienes sólo seguimos el blog. Sin duda, para tí es la satisfacción de ver el fruto de tanto empeño por conseguir lo más inédito y fotografiado de Toledo.

¡Enhorabuena y mucha suerte!.

Alejandro.

Jan Puerta dijo...

Excelente blog amigo.
A pesar de no ser de Toledo, en más de una ocasión lo visité y espero poder seguir haciéndolo.
Un abrazo

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall