sábado, 2 de junio de 2012

Posiblemente la fotografía más antigua de Toledo

Esa caja de sorpresas llamada Fotografía Histórica de Toledo sigue ofreciéndonos periódicamente enormes satisfacciones. En esta ocasión sólo os traigo una fotografía, pero se trata de un verdadero tesoro. Había oído hablar de un tal F. A. Oppenheim en los escritos más especializados sobre fotografía histórica en España, citado como un viajero que retrató presuntamente Burgos, Salamanca, Sevilla y Granada. "Una pena que no visitara Toledo", me decía a mí mismo al leer estos artículos y ver algunas contadísimas fotografías suyas.
Hasta que un día, por casualidad, al supervisar el archivo histórico de subastas de una conocida casa especializada en fotografía observé que un postor había comprado en los años 90 una fotografía de este autor -citado erróneamente como August F. Oppenheim- tomada en Toledo...o al menos eso parecía.
De aquello hace varios meses. Hasta que un día, intrigado por el dato de la subasta y rastreando en busca de este autor, dí con el mayor experto que existe sobre este fotógrafo pionero en el mundo: el amabilísimo Ludger Derenthal, doctor responsable de la Colección de Fotografía "Art Library" de los Museos Estatales de Berlín - Patrimonio Cultural Prusiano. Me dirigí a él sin demasiadas esperanzas de que la búsqueda fuese fructífera y, como hago a menudo con muchos responsables de colecciones a lo largo del mundo, me limité a preguntarle si tenía constancia de imágenes de este autor tomadas en Toledo pues había visto que en su base de datos figuraba su nombre.
Lo que no esperaba era que en efecto sí existiera allí una imagen toledana de Oppenheim, y que además estuviera fechada en 1852, es decir, el mismo año de las fotografías del coronel irlandés Edward King Tenison con lo que posiblemente -a la espera de concretar la fecha exacta de la visita de ambos fotógrafos- se trata de la fotografía más antigua tomada en Toledo jamás y de la que tengamos constancia. Pero hay más: Ludger Derenthal conoce a la perfección a Oppenheim pues ha dedicado parte de sus investigaciones a rastrear el pasado de este hasta ahora huidizo autor. Al parecer, y según me comenta Ludger, su verdadero nombre era Felix Alexander Oppenheim, nacido en Königsberg el día 7 de octubre de 1819 -contaba pues con 33 años cuando visitó Toledo- y fallecido en Berlín el 2 de febrero de 1898. Fue según parece discípulo nada menos que de Gustave Le Gray y estableció un estudio en Dresde. Escribió algún artículo en la revista 'La Lumière' donde indica que su visita a España se produjo entre julio y diciembre de 1852. Nuestro amigo Derenthal está preparando una monografía sobre F. A. Oppenheim, que esperaré con impaciencia, pues es probable que se descubran otras tomas de este autor en Toledo. Sería raro que hubiese venido sólo para hacer una fotografía. Por el momento, la que puedo ofreceros muestra el patio del Alcázar en ruinas, tal como quedó tras el incendio acaecido el 31 de enero de 1810 durante la dominación francesa. Existe la creencia popular de que fueron los franceses quienes incendiaron el edificio adrede pero ello no ha sido nunca demostrado y parece totalmente falso. De hecho fueron ellos los que, habiendo dejado momentáneamente la ciudad, al enterarse del incendio retrocedieron y ayudaron a salvar en lo posible el edificio desalojando los cargamentos de pólvora en él guardados y que si hubiesen explotado se hubieran llevado media ciudad por delante. Cuentan Francisco Martín Arrúe y Eugenio de Olavarría y Huarte en su libro "Historia del Alcázar de Toledo" (Imprenta de Infantería de Marina. 1889) que "el fuego en su mayor violencia duró tres días y no se extinguió totalmente en más de un mes":
Patio del Alcázar de Toledo en 1852. Fotografía de Felix Alexander Oppenheim. © Art Library, National Museums in Berlin.

Esperando que la fotografía sea de vuestro agrado sólo me queda agradecer de nuevo a Ludger Derenthal y a la institución que dirige la cesión gratuita de la imagen para Toledo Olvidado. Sin duda, todo un privilegio poder ver por vez primera en Toledo una imagen tomada aquí hace la friolera de 160 años.

7 comentarios

Esaú Farelo dijo...

Otro tesoro rescatado, muchas gracias por tu trabajo

José María Moreno Santiago dijo...

Una vez más, ¡BRAVO, EDUARDO!, lo mejor es que, retrocediendo hasta la de Niepce de 1826, nos quedan todavía 26 años para seguir descubriendo tesoros. Tus investigaciones no tienen precio, muchas gracias.

JVERBO dijo...

Interesantísimo post. Quedo admirado por el calado de las investigaciones que nos muestras y la red de contactos que vas generando.
Toledo olvidado es ya, sin duda un blog de referencia.

Justo Monroy dijo...

joer edu...
sinceramente, enhorabuena. eres un crack.
me lo publico en fb

Manuel López Castro dijo...

Observar la similitud de la fotografía con este grabado:
http://www.ayto-toledo.org/archivo/imagenes/lg/Calles%20y%20edificios%20p%C3%BAblicos/Alc%C3%A1zar%20de%20Toledo%20-%20Interior/grandes/grabado075.jpg

- manolo -

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Muchas gracias a todos!
El grabado que nos trae Manolo en el anterior comentario es muy útil pues permite identificar el flanco del patio fotografiado por Oppenheim, ya que tenemos en el grabado la referencia de la escalera principal del palacio al fondo.
Un abrazo.

Jesús dijo...

Me sonaba haber leído esto hace tiempo. Ahora me encuentro con esta noticia http://www.lanzadigital.com/news/show/cultura/presentada-en-ciudad-real-la-que-puede-considerarse-como-primera-fotografia-de-toledo/108599
Indican que hay una de 1840
Siempre sorprendente mundo

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall