jueves, 3 de mayo de 2012

Toledo en los años 20 y 30 fotografiado por Otto Wünderlich

Otto Wünderlich Schum nació en Stuttgart en 1886 en una familia cuyo progenitor era abogado. Se sabe que ya a los 17 años estaba trabajando tras haber estudiado Bachillerato y Lenguas. Dedicado inicialmente al comercio, viajó a Inglaterra y Francia, tomando contacto por primera vez con la fotografía en la capital inglesa y comenzando su carrera como fotógrafo en París. Se sabe que llegó a España en el año 1913 con motivo de un negocio de importación y exportación de minerales -la Sociedad Minera El Guindo-. Antes de 1920, hacia 1917, ya había iniciado su prolífica labor como fotógrafo al servicio tanto de empresas como de instituciones de modo que su obra tiene, por un lado, una vertiente claramente industrial -gracias fotografías que realiza por encargo de las empresas- y, por otro, una faceta más documental con imágenes más espontáneas e intuitivas que recogen aspectos de la vida cotidiana de la España de los años 20 y 30 principalmente.
Como fotógrafo independiente viajó por toda España y creó una serie de postales, álbumes y estampas con el título Paisajes y Monumentos de España. Del mismo modo algunas de sus fotografías ilustraron páginas de las mejores revistas del momento como La Esfera, Blanco y Negro y Nuevo Mundo o publicaciones tan diversas como la Enciclopedia Espasa y los catálogos del Patronato Nacional de Turismo así como diferentes libros de la Editorial Labor. Wünderlich ya no se movió de España y murió en Madrd en 1975. Su legado está bastante repartido, aunque el grueso de su obra es propiedad del Estado desde que en 2008 adquiriera los 22.000 negativos del denominado Archivo Wünderlich que está siendo digitalizado en nuestros días por la Fototeca del Patrimonio Histórico.
Folleto del Patrimonio Nacional de Turismo en los años 30 ilustrado con una fotografía de Otto Wünderlich

Su repertorio tomado en Toledo, como vamos a ver a continuación, corresponde a absolutamente todas las temáticas que hemos citado, desde postales hasta imágenes de industrias pasando por la etnografía, los monumentos, las imágenes insertas en revistas y los folletos turísticos oficiales.
Comenzaremos por ver la imagen más curiosa, que nos muestra el Corral de Don Diego. Aparentemente es una fotografía simplemente muy bella, pero sin mayor interés. Sin embargo hay un detalle que la convierte en especial: se trata del curioso urinario situado a la izquierda de la puerta. Con dos tablones laterales a prueba de mirones -o mironas- y un sencillo recipiente ovalado, imagino que estaría conectado subterráneamente a algún colector. En cualquier caso, el olor que debía haber en esta plaza en aquellos años debía ser no demasiado agradable:
Corral de Don Diego en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Urinario junto al Corral de Don Diego en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Esta otra toma del Corral nos deja ver el curioso coche de línea entre Toledo y Bargas:
Corral de Don Diego en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Son muy bonitas las fotografías tomadas en el entorno del Puente de San Martín, algunas de las cuales tienen un precioso tinte etnográfico y costumbrista:
Aguador en el Puente de San Martín en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Bueyes descansan frente al Puente de San Martín en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de San Martín en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Vista del Tajo desde el Puente de San Martín en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de San Martín en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de San Martín en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de San Martín en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

El Museo del Greco forma parte destacada de la colección toledana de Wünderlich:
Museo del Greco en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Museo del Greco en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Museo del Greco en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Museo del Greco en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Museo del Greco en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Chimenea del Museo del Greco en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Cocina del Museo del Greco en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Museo del Greco en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Es curiosa esta vista de la Calle Santo Tomé desde la Plaza del Salvador:
Calle santo Tomé desde la plaza del Salvador. en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Esta nos muestra la Posada de la Hermandad:
Posada de la Hermandad en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aquí tenemos la Puerta del Sol:
Puerta del Sol en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

La Calle de Santa Isabel:
Calle de Santa Isabel en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Estas son vistas del Puente de Alcántara:
Puente de Alcántara en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de Alcántara en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Playa de Safont en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de Alcántara y Alcázar en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Vista de Toledo desde la playa de Safont en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de Alcántara en 1926. Fotografía de Otto Wünderlich
Puente de Alcántara y Alcázar en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de Alcántara en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puente de Alcántara en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aún no estaba construido el Puente Nuevo de Alcántara ni la carretera que lleva a él:
Molinos en el denominado Parador del Macho en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Cerca de allí tomó preciosas imágenes del Castillo de San Servando y el camino que junto a él descendía, con un empedrado probablemente medieval hoy desaparecido:
Rebaño desciende por el camino junto al Castillo de San Servando en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Castillo de San Servando en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Castillo de San Servando en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aquí tenemos la calle de Santo Tomé:
Calle Santo Tomé en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

La Catedral fue objeto de magistrales fotografías por parte del alemán:
Transparente de la Catedral en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Transparente de la Catedral en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Puerta de los Leones en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Claustro de la Catedral en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Claustro de la Catedral en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Interior de la Catedral de Toledo en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Claustro de la Catedral en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Catedral en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Catedral de Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aquí tenemos una toma excepcional de la zona de la Casa del Diamantista:
Casa del Diamantista en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Esta es la propia Casa del Diamantista:
Casa del Diamantista en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Casa del Diamantista en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

El Ayuntamiento:
Ayuntamiento en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Esta es una preciosa vista de la Plaza de Santa Isabel:
Plaza de Santa Isabel en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

No menos bella es esta fotografía de la Plaza de Don Fernando:
Plaza de Don Fernando en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Este es el Monasterio de San Juan de los Reyes:
San Juan de los Reyes en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Interior de San Juan de los Reyes en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Interior de San Juan de los Reyes en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
San Juan de los Reyes en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Algunas típicas escenas de patio toledano:
Patio toledano en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Patio toledano en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aquí tenemos una preciosa imagen del Convento de la Concepción Francisca:
Convento de la Concepción  en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Curioso aviso municipal en el Convento de la Concepción en los años 20. Foto Otto Wünderlich

La Posada de la Sangre también fue fotografiada:
Posada de la Sangre en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Posada de la Sangre en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Posada y Arco de la Sangre en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aquí tenemos la Mezquita del Cristo de la Luz:
Mezquita del Cristo de la Luz en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Mezquita del Cristo de la Luz en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Mezquita del Cristo de la Luz en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Mezquita del Cristo de la Luz en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

No podía faltar el Hospital de Santa Cruz:
Patio del Hospital de Santa Cruz en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Patio del Hospital de Santa Cruz en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Hospital de Santa Cruz (escalera) en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Hospital de Santa Cruz en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Hospital de Santa Cruz en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Hospital de Santa Cruz en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Esta es la Puerta Vieja de Bisagra:
Puerta vieja de Bisagra en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aquí tenemos la Sinagoga del Tránsito:
Sinagoga del Tránsito en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Esta es la Iglesia de Santiago del Arrabal:
Santiago del Arrabal en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Santiago del Arrabal en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Y aquí, la otra sinagoga, la de Santa María la Blanca:
Santa María la Blanca en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

El Palacio de Caracena:
Palacio de Caracena en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

La Casa de los Toledo:
Casa de los Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

El Palacio de Benacazón:
Palacio de Benacazón en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Estas son estampas de Zocodover:
Anciano en Zocodover en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Zocodover en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

La Calle Ancha:
Calle Ancha en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Este es el Hospital Tavera:
Hospital Tavera en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Hospital Tavera en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aquí tenemos la portada de Santo Domingo el Real:
Santo Domingo el Real en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Santo Domingo el Real en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Santo Domingo el Real en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Aún no he identificado el lugar exacto retratado en esta imagen:
Un burro de un aguador en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

El llamado Parador del Macho:
Parador del Macho en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

La Puerta de Bisagra:
Puerta de Bisagra en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

El Baño de la Cava:
Baño de la Cava en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

De temática industrial es esta foto del taller de forja del gran Julio Pascual:
Una fábrica de espadas en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Este afamado artesano de la forja tenía su casa junto a San Juan de la Penitencia. Allí Wünderlich tomó bonitas fotografías de su patio:
Patio de Toledo en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Patio en Toledo en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Un pozo en un patio de Toledo en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Esta es una fábrica de cerámica:
Una fábrica de cerámica en Toledo en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Fábrica de cerámica en Toledo en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Hay algunas vistas panorámicas:
Vista desde el cerro de la Cabeza en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Almeces de la ermita del Valle en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Caserío de Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Almeces de la Ermita del Valle en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Iglesia de San Justo y Catedral en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Catedral de Toledo en los años 20. Detalle de una Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Almez de la ermita del Valle en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico
Toledo en los años 20. Fotografía de Otto Wünderlich. © Fototeca del Patrimonio Histórico

Para finalizar tan solo agradecer a la Fototeca del Patrimonio Histórico su labor de digitalización y puesta a disposición de los contribuyentes de su enorme legado. Toledo irá apareciendo sin duda en este proceso de catalogación que aun no ha finalizado y espero estar aquí para ofrecéroslo.

14 comentarios

José María Moreno Santiago dijo...

Fantástico, Eduardo, esa Fototeca es una mina. Muchas gracias.

Pedro Liñán de Riaza dijo...

Magnifica entrada Eduardo. El patio por el que preguntas es el de la casa que tenía en la calle San Juan de la Penitencia don Julio Pascual.

http://foro.toletho.com/viewtopic.php?p=10833#p10833

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡¡Mil gracias!!
Actualizado queda. ¡Qué memoria tienes!
Un abrazo.

Julián Ardura dijo...

Magnífico post el que has publicado. Enhorabuena. Saludos.

Anónimo dijo...

Muy buen post. Gracias.

Raddle dijo...

Muchas gracias por hacernos descubrir tan bellísima y entrañable ciudad.
Un saludo.

Jota dijo...

Sublime Eduardo, que magnifico paseo, con un té en la mano, me pareció escuchar el tañer de las campanas, los gritos de los arrieros, las voces de las comadres, todo ello envuelto en esa paz y ese sosiego junto a las aguas del Tajo, hoy todo son prisas, ruido y polución, todo el mundo tiene demasiada prisa, demasiado mal humor... gracias mil por dejarnos disfrutar de este remanso de paz y de arte.
Un abrazo.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Una vez más estamos ante una espléndida recuperación fotográfica de Toledo Olvidado, en esta ocasión de la mano del alemán Otto Wünderlich, en un nuevo alarde de pasión toledanista e incansable labor de investigación de Eduardo Sánchez Butragueño.
No podría eludir en los comentarios a esta entrega mi cordial reencuentro, al menos en tres fotogramas a diferentes distancias y con distintas perspectivas, con un viejo conocido vegetal, uno de los que mereció cita especial en el breve pero compendioso artículo que, con el título “Los viejos árboles de la vetusta Toledo”, publicó don Ventura Reyes Prósper en la “Revista Semanal de Arte, Toledo”, y fechado en Febrero de 1916.
Creo recordar haber comentado en alguna ocasión anterior en el blog que, entre otros estímulos, fue este trabajo del extraordinario matemático y naturalista pacense, afincado en Toledo y llegado hasta nosotros como Profesor de Física de nuestro Instituto de Enseñanza Media, el que me impulsó a escribir mi “De árboles en Toledo”.
Me estoy refiriendo al formidable ciprés existente en el patio de la antigua Audiencia Provincial, en la Plaza del Ayuntamiento, en la que fuera en el siglo XV Casa del Señor Deán de la Catedral. Reyes Prósper le cita como “Cupressus fastigiata”, denominación botánica hoy en desuso y sustituida por la de “Cupressus sempervirens, pyramidalis o stricta”. La imagen que se nos ofrece en esta serie, tomada a la altura del número 6 de la Calle de Santa Isabel, es verdaderamente impresionante. Allí se erguía, majestuoso y bien enhiesto, hasta la fecha de su desaparición como un pináculo más de la crestería gótica de la Catedral que le sirve de fondo del paisaje. Y no son menos ilustrativas de su singular presencia, al menos otras dos fotografías de la serie en las que, a más distancia, queda memoria de la misma.
Cuando tomaba las primeras notas para la redacción de mi libro, el señor Secretario de la Audiencia que amablemente me atendía me confirmó, como yo me temía, que fue talado en las obras de remodelación y acondicionamiento del edificio para garajes y almacén. Como tengo escrito en alguna ocasión, no sé qué les pasa a los pobres árboles que, como les sucede a algunos seres humanos desafortunados, siempre tienen la culpa de algo.
Y me quiero referir con este motivo a la “confusión” entre la desaparición de este ciprés de la Audiencia Provincial y la de su hermano, por coetáneos, que se alzaba, no menos majestuoso, en los Claustros del Convento de San Clemente.
Como la cita es algo extensa, y no deseo resumir o desfigurar lo que, al respecto, en mi libro decía, la remito textualmente al siguiente comentario.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Decía yo allí: “Me sucede con este ciprés de la Audiencia, retenido en mi memoria con imprecisa imagen, algo similar a mi concreta noticia del antiguamente existente en otro entrañable enclave toledano, en este caso con evidencias inequívocas de su lamentable desaparición. Con tal motivo, volvamos por un momento al romántico itinerario que nos conduce al Convento de San Clemente. La religiosa cisterciense que me atiende en mi visita al Claustro me dice, con esa deliciosa ingenuidad de las palabras santas, que “los cipreses crecen hasta ver el río””.
Y continúa la cita: “Algo de eso fue lo que debió sucederle – y ya le tendría bien visto– a un formidable ejemplar que sobresalía por encima de los tejados del piso superior del Claustro hasta una cierta noche en que fue derribado por un fortísimo vendaval, según me refiere la religiosa acaecido en 1945. Ella, que había llegado a Toledo en 1953, tenía noticia, datada en esa fecha, de la caída del ciprés, y hasta con el detallado pormenor de haber destruido en su abatimiento parte de la techumbre del Claustro”.
Y en lo que continúa de la cita nos aparece la “confusión” a la que antes hacía mención:
“Por un momento pensé que fuera este ciprés el aludido en las Efemérides Toledanas de don Clemente Palencia, siempre tan minucioso en sus citas, y que menciona el derribo de otro en la fecha de la Navidad de 1928. El testimonio fotográfico al que me refiero no deja duda de que era ciprés, y magnífico por cierto, el árbol que con enhiesto porte, potente en su oscuro contraste verde sobre el añil, sobresalía de entre los recoletos patios claustrales de San Clemente”
“Naturalmente, y para que una vez más la desdicha acompañe a mi percepción de este lugar, el inmenso vacío de hoy, la vitalista fotografía de ayer, son imágenes sentidas o captadas, ¡cómo no!, desde la Plaza de Padilla. Pensemos de este ciprés caído, como mal menor, como benévola consolación, “que ya habría crecido hasta ver el río””.
“Pero, sin embargo, la cita de don Clemente se refería al ciprés de la Audiencia Provincial. Según el relato de Gabriel Mora del Pozo, en su glosa de las Efemérides, “aprovechando el descanso del día anterior a la Navidad visitó Toledo en este día el Ministro de Gracia y Justicia, Galo Ponte, en unión del Director General de Justicia, Ramón González Valle y del Alcalde de Toledo Fernando Aguirre. Se proyectaba complementar el edificio de la Audiencia Provincial por adquisición de una casa próxima, de cuyo patio salía un gigantesco ciprés que era más alto que la torre de la Capilla Mozárabe. El arquitecto municipal ideó perpetuar su madera para emplearlas en las puertas de la Sala de Justicia, pero en aquella tarde se realizó la dolorosa supresión del ciprés, cuatro veces centenario””.
“La cita, en cuya última frase me parece ver una contradicción confusa y de la que no he ahorrado la extensión necesaria, termina con unos versos de un poeta, probablemente local, que tiene todo el sentimiento de una elegía “al ciprés abatido”. ¿Puede quedarnos alguna duda de que se trata de uno de “los colosos vegetales” que causara la admiración de Reyes Prósper?”
“Frente a esta certeza, mantengo sólo la incertidumbre de que el ciprés al que tan escasa “gracia y justicia” se le hiciera en aquella ministerial visita, fuera sustituido por otro, también eliminado en fechas más recientes, como parece deducirse, si yo le he entendido bien, de las palabras del funcionario que me atendió”. La conclusión la remito al último comentario.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Como conclusión, si la datación que se nos ofrece de esta fotografía del ciprés de la Audiencia Provincial, “años 20”, es correcta, podríamos afirmar que, al menos de lo hasta ahora conocido, esta foto de Otto Wünderlich, es tal vez una de las últimas, quizá la última, de este espléndido ejemplar, cuya memoria hoy nos rescata Toledo Olvidado. Cosa muy de agradecer, tan solo sea por recordar en este último testimonio gráfico de su presencia toledana que de aquella visita del responsable de Gracia y Justicia, al pobre ciprés tal vez se le hiciera “Justicia” pero, desde luego, muy poca “Gracia”.

Benito Pérez Galdós y su protagonista toledano, Ángel Guerra, en enclave tan galdosiano como éste de la Calle de Santa Isabel, aún tuvieron la suerte de contemplarle infinidad de veces. Y, por supuesto, don Ventura Reyes Prósper, cuyo artículo era de 1916.
Como apostilla final, rendirme ante el prodigioso conocimiento y asombrosa memoria de don Pedro Liñán de Riaza, al extremo de identificar interioridades tan recónditas de Toledo como ese patio de la que fuera casa de don Julio Pascual. Hacen falta muchos saberes y mucho amor a esta ciudad para hacer esos admirables alardes de toledanismo.

Pedro Liñán de Riaza dijo...

Muchas gracias, don Ricardo, por las amables e inmerecidas palabras que me dedica, pero sobre todo gracias por estos magnifico textos que deja en lo comentarios del blog. Como el autentico tesoro que son los paso a Word, imprimo y guardo.

Fernando dijo...

Como siempre que visito tu blog, una gran sorpresa. Si no te importa te "robo" una foto, la del azacán, para mi blog (pinchando en mi nombre), ya que vivo en la calle los azacanes y me ha hecho mucha ilusión ver una tan detallada. Si hay algún problema con ello, no dudes en decírmelo. Y continua con este magnifico blog!

Chantal Coudrain dijo...

Gracias Eduardo por publicarlo, un documento incalculable para Toledo y el patrimonio español.
Es la segunda vez que le escribo para pedirle el favor de publicar algunas de esas fotos en mi blog.
Hasta muy pronto

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

Chantal: las fotos de esta entrada son propiedad del IPCE por lo que no soy quien para autorizar su uso.
Un abrazo.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall