jueves, 22 de octubre de 2009

Los tesoros de la fotografía toledana en el Victoria and Albert Museum

El Victoria and Albert Museum de Londres es uno de los museos más famosos del Reino Unido y el más grande del mundo en cuanto a artes decorativas se refiere.
Entre sus miles de obras de arte conserva una extensa colección de fotografías antiguas del siglo XIX, entre las que se encuentran varias decenas tomadas en Toledo y que están desde hace unos días disponibles en su página web.
Las imágenes que podemos admirar tomadas en Toledo corresponden a dos autores considerados auténticos mitos de la fotografía histórica: el galés Charles Clifford y el inglés Francis Frith.
Comenzaré por ofreceros las de Clifford, tal vez el fotógrafo más influyente en la España del siglo XIX pues llegó a ser el fotógrafo oficial de la corte de Isabel II. Nacido hacia 1820, se instaló en Madrid hacia 1850 y comenzó una serie de trabajos que le llevaron a fotografiar los lugares más pintorescos del país y las obras por entonces emblemáticas como las del Canal de Isabel II.
Viajó en diversas ocasiones a Toledo y por poco no fue el autor de las imágenes exteriores más antiguas aquí tomadas, pues estaán datadas en 1853, sólo un año después de las tomadas por el irlandés Edward King Tenison.
Las conservadas en el Victoria and Albert Museum comienzan pues, por orden cronológico, por las de 1853. Entre ellas destaca la primera vista real de la calle de Santo Tomé. Al verla, uno no puede dejar de admirarse de la enorme similitud existente con su estado actual pese a los más de 150 años transcurridos:
Calle de Santo Tomé de Toledo en 1853. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

También de 1853 es esta imagen del Monasterio de San Juan de los Reyes, en estado parcialmente ruinoso tras los destrozos de los franceses y que se corresponde con la imagen romántica que ese estado de semiabandono del monasterio tanto inspiró a Gustavo Adolfo Bécquer:
San Juan de los Reyes en 1853.Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

También en 1853 Clifford tomó esta imagen de la portada del Convento de San Clemente conservada en el Victoria and Albert Museum:
Convento de San Clemente en 1853. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

En 1857, año de la llegada de Bécquer a Toledo, Clifford volvió a fotografiar San Juan de los Reyes. Es bonito imaginar que ambos pudieran coincidir allí físicamente, uno retratando ese ambiente romántico con palabras y otro haciéndolo con aquellas rudimentarias, ingeniosas e incipientes artes fotográficas:
Claustro de San Juan de los Reyes en 1857. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London
Claustro de San Juan de los Reyes en 1857. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

También en 1857 fue tomada esta fotografía del interior del Alcázar, que del mismo modo estaba ruinoso por el ataque napoleónico:
Alcázar de Toledo en 1857. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

De 1857 data también esta preciosidad de imagen: la Puerta del Sol en un día de nieve y rodeada de todo tipo de enseres.
Puerta del Sol de Toledo en 1857. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

Clifford retrató la imagen general de la ciudad en ese mismo año 1857 en estas dos imágenes que pueden componerse como una sóla:
Toledo en 1857. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London
Toledo en 1857. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

Ya en 1858, Clifford tomó estas fotografías de la Puerta de los Leones de la Catedral, y de la fachada principal:
Puerta de los Leones de la Catedral de Toledo en la primavera de 1858. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London
Catedral de Toledo en 1858. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

Ese mismo año fotografió la fachada del Museo de Santa Cruz:
Museo de Santa Cruz en 1858. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

También de ese año es la fotografía de los restos del Artificio de Juanelo:
Puente de Alcántara y Artificio de Juanelo en la primavera de 1858. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

El Puente de San Martín también fue inmortalizado por Clifford en 1858:
Puente de San Martín en 1858. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

La Puerta del Sol volvió a ser retratada por Clifford en 1858, esta vez en un día soleado:
Puerta del Sol hacia 1858. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

En 1859 fue tomada la que probablemente es la más antigua vista de la Catedral desde la Calle Ancha. Todo un privilegio para la vista:
Catedral desde la Calle Ancha en 1859. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

De 1859 es también esta vista de la Catedral:
Catedral de Toledo en 1859. Fotografía de Charles Clifford. © Victoria and Albert Museum, London

En cuanto a las fotografías del inglés Francis Frith en el Victoria and Albert Museum, deciros que se trata de auténticas joyas muy poco conocidas. Frith fue uno de los primeros fotógrafos occidentales en adentrarse en Oriente Medio, fotografiando países como Egipto, Palestina o Siria. Fundó la que fue la primera compañía de producción de imágenes especializadas así como destinadas al turismo. Frith tuvo también una curiosa faceta intelectual religiosa como destacado cuáquero, promulgando una versión ultraliberal del cristianismo.
Las fotografías de Frith correspondientes a Toledo están datadas hacia 1862 ó 1863. Son de gran valor estético e histórico. Comenzaré por ofreceros esta preciosa imagen de la Casa del Diamantista y el Cerro del Bú:
(Actualización: al parecer estas fotografías no fueron tomadas por el propio Francis Frith sino por el galés Robert Peters Napper (Newport, Monmouthshire 1819 – Newport 1867) por encargo de Frith, para el cual trabajaba en aquella época antes de que sus desavenencias les separaran)
Casa del Diamantista y Cerro del Bú hacia 1860. Fotografía de Francis Frith. © Victoria and Albert Museum, London

Esta imagen del Puente de Alcántara tiene la peculiaridad de ofrecernos una vista de la Puerta de San Ildefonso apuntalada poco antes de su derribo en 1871:
Puente de Alcántara y Alcázar de Toledo hacia 1860. Fotografía de Francis Frith. © Victoria and Albert Museum, London
Puerta de San Ildefonso apuntalada antes de su derribo por ruina. Fotografía de Francis Frith

Esta fotografía del Puente de San Martín nos permite observar una curiosa garita en su acceso interior. También es interesante comprobar la práctica ausencia de edificaciones al otro lado del río, en el Barrio de Solanilla y Carretera de Navalpino:
Puente de San Martín hacia 1860. Fotografía de Francis Frith. © Victoria and Albert Museum, London

Esta instantánea corresponde a la fachada de la Catedral y la Plaza del Ayuntamiento:
Catedral de Toledo hacia 1860. Fotografía de Francis Frith. © Victoria and Albert Museum, London

Esta fotografía de Santiago del Arrabal y la Puerta de Bisagra desde las Covachuelas nos deja la curiosidad en primer término de una extraña construcción que no he sabido identificar (¿tal vez un horno?):
Santiago del Arrabal y Puerta de Bisagra hacia 1860. Fotografía de Francis Frith. © Victoria and Albert Museum, London

En esta imagen tomada desde el Alcázar podemos ver la Catedral aún con la Torre del Reloj en pie. También es curioso ver la ausencia en el caserío del Teatro de Rojas, no finalizado hasta 1879. Lo que se ve en su lugar es el corral de comedias allí existente hasta su demolición iniciada en 1866 para ejecutar el nuevo teatro:
Catedral de Toledo hacia 1860. Fotografía de Francis Frith. © Victoria and Albert Museum, London

Esta es una vista general de la ciudad desde enfrente de la Casa del Diamantista:
Vista de Toledo hacia 1860. Fotografía de Francis Frith. © Victoria and Albert Museum, London

Sirva esta entrada de pequeño homenaje a estos dos genios de la fotografía del siglo XIX, y de reconocimiento a la estupenda labor de difusión que lleva a cabo el Victoria and Albert Museum de Londres. Ójala cunda el ejemplo en los museos de España.

Y hablando de tesoros, no puedo finalizar esta entrada sin compartir con todos vosotros la llegada del mayor tesoro posible: mi hijo Eduardo acaba de nacer y ha llenado de felicidad a mí y a los que más quiero.

17 comentarios

Anónimo dijo...

Felicidades por tu hijo. Nunca comento tu blog, pero siempre lo leo.

carceles del alma dijo...

Doble valor de esta nueva entrada, ya que has seguido estando aquí, y no has olvidado a tus seguidores a pesar de tu reciente paternidad. Alguien... algún día le comentará esta obra de su padre, de la que él estará orgulloso.
Mil felicidades para ti y para Ana, y disfrutar de él, que los hijos crecen rapidamente, tanto... que ni nos damos cuenta.

José María Moreno dijo...

Eduardo, recibe mi mejor enhorabuena por el nacimiento de vuestro hijo, felicidades que quiero hacer extensivas por este nuevo regalo que nos haces con esta entrega de las fotos de Francis Frith no ya por su valor documental sino por su calidad.

Me intriga mucho la marcada con la Rfa 2561 donde se aprecian unos restos en la ladera que bien podrían ser ruinas de los antiguos apoyos del artificio de Juanelo pues están perfectamente alineados con la base del torreón noreste del Alcázar a donde llegaba el conducto ¿no te parece?

Lo magnífico de tus descubrimientos es lo terca que llega a ser la fotografía, a veces, para desmoronar o confirmar teorías de los historiadores, apoyadas, en general, en otras anteriores. Lástima que la fotografía no fuera inventada antes.

Citas también a Tenison, ¿has averiguado algo sobre su panorámica de Toledo anterior a la de Clifford? Yo he revuelto hasta las piedras sin ningún éxito.

Un abrazo.

Pedro Liñán de Riaza dijo...

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Millones de felicidades para ti y tu mujer!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Creo que esta fecha está confundida, ¿no?: "Nacido hacia 1820, se instaló en Madrid hacia 1950..." Felicidades por tu nuevo hijo, mucha suerte.

Alatriste dijo...

Y con el cerro del Bú ¿no sé podría hacer algo?, porque hoy día da pena ver el estado de esas excavaciones. Sobre todo con el daño que las realizadas por particulares que buscan trofeos cerámicos.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Amigo José María: Sugieres en tu comentario, relativo al fotograma de referencia 2561, la posibilidad de que esa especie de pilotes que aparecen en la ladera de Doce Cantos, pudieran ser soportes de lo que fuera la estructura del Artificio de Juanelo. Por su concreta situación en el talud del río y en relación con el punto de llegada del agua al Alcázar, a mi no me queda casi ninguna duda de que, en efecto, se trata de esos restos de El Ingenio. Aunque la apreciación en la foto dificulta cualquier certeza, y casi por exclusión, ¿qué otra cosa podrían ser esos enormes machones? Si así fuera, nos encontraríamos ante otra extraordinaria aportación del blog de Eduardo en la reconstrucción - fotográfica ahora - de esa magnífica obra de ingeniería hidráulica, que ya Cervantes, en La Ilustre Fregona, aconsejaba visitar, por su grandiosidad, a cualquiera que se acercara a Toledo. ¡Lástima que nuestra incuria colectiva haya dejado perder tantas señas de identidad de nuestra propia historia, y hasta con esa impunidad que le presta la ausencia, que tu con razón lamentas, del testimonio fotográfico!

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

Muchas gracias a todos por las felicitaciones y por los comentarios. En cuanto a la búsqueda de la panorámica de Tenison, salvo la pista ofrecida por Pedro Liñán de Riaza (ver comentarios de esa entrada) no puedo freceros ninguna novedad. En cuanto a los desmanes en el Cerro del Bu que apunta Alatriste, coincido por completo: está siendo expoliado impunemente con grandes movimientos manuales de tierra que son visibles desde la carretera del Valle. Es hora ya de recuperar para todos ese cerro y buscar en él el castro primigenio, origen de Toledo. Pero para eso, primero debe ser de titularidad pública, algo que aún no sucede por mucho que a la mayoría de las personas nos sorprenda.
Abrazos a todos.

Anónimo dijo...

Por cierto, Eduardo. ¿Sabes algo del plan que hay para el palacio de Galiana, cerca de la estación de ferrocarril? Se rumorea que la familia va a ceder los terrenos al ayuntamiento a cambio de permitirle urbanizar la parte más cercana a la estación. El resto se convertiría en un jardín botánico y el palacio albergaría actividades culturales. Gracias.

Jajaja dijo...

Enhorabuena por tu reciente paternidad, Eduardo.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

En cuanto a lo que comentais sobre el Artificio de Juanelo, yo me inclino por pensar que lo que se ve en la foto de Frith es algo relacionado con las Turbinas de Vargas, que si od fijáis aparecen en una esquinita ya construidas. Dado que estas turbinas fueron ejecutadas en 1870 (tras demoler el artificio en 1868) y la Puerta de San Ildefonso fue demolida en 1871, podemos datar claramente esta foto entre ambas fechas: 1870 o 1871. Algo más moderna, pues, que el resto de imágenes de Frith, datadas hacia 1860 según el museo (y bien datadas si nos atenemos por elemplo a la ausencia del Teatro de Rojas y la presencia del vetusto corral de comedias anterior, que no fue demolido hasta 1866).
En referencia a la pregunta sobre el Palacio de Galiana, no se nada al respecto, pero un jardín botánico sería algo estupendo en ese entorno.
Saludos.

Ricardo Sánchez Candelas dijo...

Dada la secuencia de fechas con que nos ilustra Eduardo en su último comentario,(instalación de las turbinas de Vargas, demolición del Artificio y de la Puerta de San Ildefonso, etc), y su hipótesis, totalmente lógica, de que esos elementos de construcción que aparecen en la fotografía estén relacionados con las mencionadas turbinas, sigo pensando que bien pudiera tratarse de restos del Artificio que se emplearon para la propia elevación impulsada por las turbinas. Al fin y al cabo, se trataba de subir el agua desde el mismo origen y hasta el mismo destino por el camino más corto. Con todo, una vez más, el famoso Ingenio de Juanelo Turriano, la propia mecánica de su funcionamiento, nos queda envuelto con un halo de leyenda y de incógnitas que nos permite seguir espoleando nuestra imaginación.

Anónimo dijo...

Me está viniendo a la memoria esa cúpula de la que hablabas en tu entrada de la iglesia de la Magdalena que si no me equivoco es la misma que la que aparece en la fotografía panorámica de 1857.

Anónimo dijo...

¿Has conseguido averiguar algo sobre ella?

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

En efecto se trata de esa misma fotografía y, no, desgraciadamente no he averiguado nada de esa contrucción tan curiosa que estaba en (o junto a) la Iglesia de la Magdalena.

Gregorio Pérez dijo...

Hola, Eduardo.

Ante todo enhorabuena por ese Edu Jr tan guapo (he visto alguna foto de su tía Eva, jeje).

Y darte la enhorabuena también por este magnífico blog que sigo desde hace un mes o así.

Doy clases de informática a personas mayores de 50 años y esta tarde les hablaré de tu blog. Estoy convencido de que les va a encantar.

Un saludo.

Kunzuilh dijo...

Bueno, yo también te felicito por el retoño!
Y vuelvo a expresar mi admiración por la capacidad que tienes de encontrar fotos antiguas de Toledo en los lugares más recónditos...
Saludos.

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall